Y sin embargo, se mueve. Autor: Federico Anaya Gallardo

Leticia Calderón Chelius comentó en SinEmbargo, una semana antes de la consulta popular, que “tal parece que nos volvimos un poco como aquella vieja canción de Amaury Pérez … nada ni nadie va a impedir”. Clara y justa, Leticia nos recordó que pese a todos los obstáculos, se habían logrado reunir (¡y con exceso!) los millones de firmas necesarios. (Liga 1.) También superamos el obstáculo del fraseo constitucional en la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Esta semana, Alejandro Saldaña Rosas, en RompevientoTV, nos dice que en los últimos quince díasla narrativa acerca de la consulta correctamente se enfocó en el derecho de las víctimas a detener la impunidad. (Liga 2.)

Saldaña Rosas nos dice que al final del proceso, “la discusión sobre la consulta popular trascendió más allá de las cúpulas”. Es verdad. También lo es que organizaciones y personas que antes habían guardado silencio frente a una iniciativa que se identificaba sólo con el obradorismo “calibraron la importancia de la participación desde su condición de afectados directos por muchas de las decisiones asumidas por anteriores administraciones federales”. Fue refrescante ver que se “convirtieron en convocantes de la consulta el EZLN, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, colectivos de familiares de personas desaparecidas, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el Congreso Nacional Indígena.” Tristemente, parecería que este último tirón no fue suficiente.

Veamos a las derechas proclamar el naufragio de la consulta en los titulares del lunes 2 de agosto de 2021. Reforma publicó así sus ocho columnas: “Fracasa consulta: apenas vota 7%. Participan sólo alrededor de 7 millones de votantes. Abre consulta nueva confrontación entre Morena y consejeros del INE.” F.Bartolomé, en su editorial Templo Mayor reportó: “TODO en calma ayer durante la consulta popular, que se reportó sin incidentes… ¡y sin votantes! El ejercicio democrático de AMLO tuvo menos rating que un programa cuatroteísta de Canal 11. …” El Universal cabeceó “Desairan la consulta; vota menos de 8% del padrón”. El Financiero publicó en primera plana que “Participó sólo el 7.7% en consulta popular…”, pero en la sección Nacional subrayó que: “Pese a inversión de 522 MDP ciudadanía desdeña consulta…” En Mérida, las ocho columnas de El Diario de Yucatán reportaban: “Consulta se queda corta”. En Guadalajara, El Informador dedicó sólo una columna de su primera plana al asunto: “Fracasa la consulta popular; denuncian el relleno de urnas”.

Pero tengamos cuidado: este asunto no es un dilema de “vaso medio vacío/vaso medio lleno” de aquella publicidad de El Heraldo de México que hacia 1980 terminaba diciendo que “todo es cuestión de enfoques” y que había que “pensar joven”. (Liga 3.) Los enfoques sobre la consulta popular de 2021 son contrapuestos, antagónicos y llaman a militar en contra de la impunidad o a favor de ella. Para muestra, véase el peor de los botones: el tuit de Vicente Fox en que, con una animación de fotos de él mismo, Calderón y Peña, parodia la canción del rapero MC Hammer (“U Can’t Touch This”) dando a entender, burlón, que ellos son intocables. (Liga 4.)

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Estoy seguro que si acusáramos a Reforma, El Universal, El Financiero, El Diario de Yucatán o El Informador de fomentar la impunidad de la que se pavonea el expresidente Fox nos aclararían que ellos solamente reportan hechos y que no es su culpa el abstencionismo del domingo pasado. Por eso te propongo, lectora, que repasemos los hechos.

Lo más interesante es que el hecho central, la baja participación, no es único ni extraño. Otros ejercicios de democracia directa en México han tenido los mismos resultados. En 1999 los chilangos elegimos por vez primera a nuestros comités vecinales o ciudadanos. La participación sólo alcanzó el 9.4% (572,432 votos sobre un padrón de 6’030,836 personas) y luego de eliminar 10.4% de votos nulos, la participación efectiva quedó en apenas 8.5%. (En esto, sigo a María Cristina Sánchez Mejorada, “La participación ciudadana en el Distrito Federal: Reflexiones sobre la Ley y las elecciones vecinales”, El Cotidiano, volumen 16 № 99, Enero-Febrero 2000, pp. 80-91, Liga 5.) En la elección equivalente de 2016, la participación llegó a 10.9% (764,783 votos sobre una lista nominal de 7’015,099) a la que habría que restar 0.8% de votos nulos, dejando una participación efectiva de 10.1%. En la elección equivalente de 2020 la participación efectiva se desplomó al 5%. (Sigo el texto Perspectiva Ciudadana: Informe de personas observadoras y visitantes extranjeros publicado por el instituto electoral de la Ciudad de México, Liga 6.)

En otras palabras, la alta abstención en los ejercicios de participación ciudadana es un hecho constante y no una respuesta específica a la consulta popular que se acaba de realizar. ¿Significa que el pueblo desprecia la democracia? No. Frente a una participación nunca mayor al 10% en los ejercicios de democracia participativa del Distrito Federal (hoy Ciudad de México, mañana Anáhuac) las y los ciudadanos chilangos acuden a las urnas en grandes cantidades en las elecciones ordinarias: 69.86% en 2000; 43.66% en 2003; 67.24% en 2006; 41.51% en 2009; 65.98% en 2012; 44.15% en 2015; 70.44% en 2018; y 52.26% en 2021. (Liga 7.) Nota, lectora el subir y bajar de la participación. Es alta (alrededor de 70%) en elecciones de jefatura de gobierno y presidenciales. Es baja (alrededor de 45%) en elecciones sólo legislativas.

¿Qué tienen en común los ejercicios de participación ciudadana con alto abstencionismo? Que ninguno de ellos coincidió con una elección ordinaria. En EU las consultas populares, los votos revocatorios y otros ejercicios de democracia directa ocurren al mismo tiempo de las elecciones ordinarias.

¿Por qué no es así en México? Sencillo: porque todas nuestras élites comparten el mismo terror pánico al pueblo. No desean que los ejercicios de democracia directa, no-representativa, ocurran al mismo tiempo que las elecciones porque temen (y tienen razón) que las cuestiones planteadas “calentarían excesivamente” el debate público.

No debemos cansarnos de repetir que la Ley Federal de Consulta Popular de 2014 está diseñada para que NO HAYA consultas populares, tanto por el alto número de firmas necesarias para activarlas desde la ciudadanía como por el enredo de la aprobación previa de la Suprema Corte. Aparte, la regla de no-coincidencia de las consultas populares con las elecciones ordinarias asegura, como muestran los hechos, que siempre haya una baja participación en las pocas consultas que lograsen sobrevivir al viacrucis de su autorización legislativa y judicial.

Por todo lo anterior es que me pareció pertinentísima la cita musical de Calderón Chelius. La canción “No lo van a impedir” de Amaury Pérez (1979) nos recuerda que pese a las miserables trampas de las élites, debemos seguir peleando por una democracia real, desde abajo, de todas y de todos. Del pueblo, por el pueblo y para el pueblo decía un estadunidense ejemplar. Retomo de la rola cubana los siguientes versos para cerrar:

No lo van a impedir…
ni eternos sembradores de veneno
(como Fox),
ni burócratas tiernos ni podridos
(como Murayama),
ni estudiantes de leyes ni alquimistas
(como Lorencillo),
ni adorables doncellas pervertidas
(como la “señora sociedad civil”),
ni apelables procesos judiciales
A pesar del otoño, creceremos…
¡y venceremos!

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
https://www.sinembargo.mx/23-07-2021/4004796

Liga 2:
https://www.rompeviento.tv/los-claroscuros-de-la-consulta-popular/

Liga 3:
https://www.youtube.com/watch?v=mcW45ojph74

Liga 4:
https://twitter.com/VicenteFoxQue/status/1422296555365666816

Liga 5:
https://www.redalyc.org/pdf/325/32509908.pdf

Liga 6:
https://www.iecm.mx/www/publicaciones/perspectivaciudadana2020.pdf

Liga 7:
https://www.iecm.mx/elecciones/donde-votar-2/

Federico Anaya-Gallardo
Federico Anaya-Gallardo

Abogado y politólogo. Defensor de derechos humanos. Ha trabajado en Chiapas, San Luis Potosí y Ciudad de México. Correo electrónico: agallardof@hotmail.com

Comenta

Deja un comentario