[VIDEO] Nuevo censo del INEGI reitera tendencia de reducción del catolicismo y la fecundidad en México: Patricio Solís (nota de Francisco Félix)

Federico Xolocotzi | OEM-Informex.

Francisco Félix | julioastillero.com

De acuerdo con los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020, analizados para Astillero Informa, por el sociólogo y demógrafo Patricio Solís, “ser no creyente en México ha dejado de ser un fenómeno raro en un sentido estadístico”, y la iglesia católica sigue perdiendo terreno, al tiempo que se mantiene la reducción en la fecundidad y una diversificación de la ubicación geográfica de la población en ciudades de tamaño medio.

El demógrafo sostuvo que se ha repetido la tendencia que se venía observando desde 2010 de reducción en términos relativos de la población que se autodenomina católica. Indicó que 2 de cada 3 mexicanos que se sumaron a la población entre 2010 y 2020 no engrosaron las filas del catolicismo. De esta forma, si la población creció en aproximadamente 14 millones de mexicanos, sólo 5 millones se sumaron a la religión católica; en tanto los otros 9 pasaron a engrosar, por un lado, el grupo de los no creyentes o creyentes sin ninguna filiación religiosa y, por otro, el de los cristianos y evangélicos.

De acuerdo con el investigador de El Colegio de México, otro aspecto del censo que debe destacarse es el hecho de que la comunidad afrodescendiente haya cobrado relevancia por primera vez. Calificó el hecho como un hito alineado con las demandas crecientes de reconocimiento de los pueblos afro, que permanecían ocultos, sin ser contabilizados. Afirmó que los resultados muestran que los estados con mayor presencia de esta población son Guerrero, con 8.5% y Oaxaca, con 4.7%. A nivel nacional, el doctor Solís señaló que 2.1% de la población se reconoce como afrodescendiente, por lo que es importante visibilizar a este sector.

En cuanto a otros aspectos demográficos, el académico destacó la tendencia mantenida de reducción de la tasa de fecundidad, que es de 2.1 hijos por mujer, nivel apenas suficiente para que tenga lugar el cambio demográfico. Señaló que dicha reducción del número de hijos por mujer es aún mayor en las grandes zonas metropolitanas del país, lo cual refleja cambios claros en la conducta de las personas.

Anuncio

Asociado a lo anterior, Patricio Solís, habló de la dinámica de envejecimiento poblacional, lo cual provoca un cambio en el perfil epidemiológico de la población, que se traduce en mayor recurrencia de enfermedades crónico-degenerativas, lo cual implicará un aumento en la demanda de servicios médicos.

Finalmente, otro aspecto a destacar a partir de los datos del nuevo censo, según el sociólogo, es el hecho de que Monterrey pasó a ser la segunda área metropolitana más grande, rebasando a Guadalajara. Lo anterior, gracias a una tasa de crecimiento anual promedio de 2.3%, superior al promedio nacional, de 1.2%. La cifra contrasta con el leve crecimiento de la Zona Metropolitana del Valle de México, de apenas 0.8% anual. Otras zonas también un crecimiento importante como Querétaro (3.7%) y Tijuana (2.1%), lo cual, dijo el académico, es señal de la diversificación del crecimiento del país hacia ciudades de menor tamaño que las tres principales.

Comenta

Deja un comentario