Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología, templanza de una nueva forma digital productiva, económica y social ante razones de incertidumbre humana y espiritual. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, si se calcula cuál es el impacto inherente al año pasado, presente y futuro del PIB mexicano, no es muy prometedor. Esta aseveración de veracidad es el resultado continuo del análisis del modelo elástico generado por una serie de variables de concurrencias productivas, económicas y sociales integradas por factores de riesgo internos y externos financieros, económicos, productivos y sociales; así como elementos de incertidumbre de temor, sobrevivencia, valores humanos y falta de armonía espiritual, entre otros más. El modelo –mencionado en artículos anteriores– indica como resultado un panorama futuro oscuro a corto, mediano y largo plazo reflejado en una clara reducción de la actividad empresarial, dinamismo impositivo tecnológico, disminución de oportunidades de trabajos, limitada creación de puestos bien remunerados, baja en el bienestar social, política inocua, plan de desarrollo difuso, incremento de pobreza, muerte y otros hechos apocalípticos en nuestro país. Este desolador resultado es el efecto de petulancias, egolatrías, narcisismos, mentiras, soberbia y otros oscuros valores propios del libre albedrío mal usado, falta de humildad de un verdadero servicio político, ignorancia e insolencia al desarrollo tecnológico y desacato a lo divino y supremo. Así, el PIB mexicano en su componente de valor agregado interno ira desafortunadamente a mayor velocidad a la baja, debido a un mercado interno de consumo a la baja y limitado, una superposición de importaciones comercial de compra y venta en caída libre, una baja en las inversiones extranjeras y la clara reducción en las remesas por el mismo efecto mundial de reducción económica y otros elementos más… o sea un pronóstico reservado, mencionado en previos artículos, donde se menciona no solamente la falta de inteligencia en el desarrollo de tecnología, sino también la cerrazón y egolatría del  centralismo de poder y soberbia política, y esto no es aceptable.

De nuevo, la tecnología es una llave de sobrevivencia suficiente ante varias incertidumbres y factores de riesgo como se vive actualmente. El desarrollo y la innovación tecnológica aparecen aun cuando hay ideologías humanas limitadas, a través de nuevos negocios digitales disruptivos suficientes para proteger empresas, trabajos, salud, economía, manufactura, estabilidad política y bienestar social. Así, los verdaderos héroes del trabajo diario de valor agregado productivo como son: los obreros, campesinos, maestros, doctores, tecnólogos, empresarios y otros claves de la creación de bienestar –no políticos usureros y gandules que desaparecerán tarde o temprano en estas condiciones– serán beneficiados por la tecnología en todos los sentidos, creándoles una nueva estructura productiva, económica y social. Pero aún más, si la tecnología existiera en nuestro país ya desarrollada, sería capaz de identificar, desarrollar, fabricar y detener toda clase de incertidumbres, temores, miedos y creación de valores espirituales de forma expedita, porque tenemos un México tecnológicamente eficaz y eficiente, ejemplo mundial de liderazgo, sueño no imposible en el cual sería una realidad si todos lo buscamos… y que el tiempo lo hará realidad mediante la fortaleza y espíritu de luz tecnológica mexicana, y no hay opción.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario