Timón Tecnológico Industria 4.0. La tecnología en el análisis de 2019 e inicio de la década 2020. Autor: Octavio Fernández

0
313
Un empleado trabaja en una línea de producción de una planta de fabricación de baterías de litio para uso automotriz. Foto: Xinhua

Esta noche celebraremos el año nuevo, dejaremos una década atrás para iniciar una nueva 2020 con muchas inseguridades, falsedades, mentiras, palabrerías, egolatrías, desconfianzas y quizá, muy lejanamente, como todo buen mexicano, una luz de esperanza, oportunidad, trabajo digno y bien remunerado, desarrollo de tecnología, impacto de estabilidad social, bienestar, alegría y sensibilidad espiritual completa. Y en verdad, de forma estricta en este recuento, descubriremos lo que se forjó, creó, fabricó, destruyó, robó, hirió, lastimó, insultó, usuró, corrompió, asesinó, abortó, ensangrentó y otras vicisitudes contaminadas y dirigidas al espíritu, alma y corazón de todos los mexicanos en estos últimos 10 años, y esto datos desafortunadamente fueron más negativos que positivos, y esto no es aceptable.

Y así, en este recuento observamos que la tecnología no se desarrolló, al contrario, se encapsuló y se esfumó por la puerta trasera, contubernio de gobierno y seudo-empresarios que prefirieron sólo mercantilizar y ganar ellos solos, olvidando su responsabilidad en el avance, innovación y tecnología en México. Por otro lado, la industria automotriz, sector privado e independiente que mantiene una sostenida economía progresista social en el país, esencia, pilar y sostén del PIB mexicano, orgullo de trabajo digno y competitividad tecnológica mundial, se ve hoy tristemente alcanzado y repentinamente amenazado por la mano débil de una estrategia de negociación publica –no empresarial sectorial–, consecuencia generada por las condiciones corruptas y usureas de nuestra estructura e historia política, la cual no debe entrometerse, pues arruina el crecimiento del sector automotriz, que con tantos años de sudor y lágrimas se construyó.

Pero no solamente este caso se puede enumerar, así está el sector salud, el sector educativo, el sector industrial, el sector comercio, el de servicios y muchos más, que sólo nos demuestran incompetencia, impunidad, desesperanza y futuro apocalíptico.

Pero la esperanza del desarrollo tecnológico para la siguiente década 2020, es una clara evidencia de oportunidades, realidad de la búsqueda de una independencia contra los manotazos, egolatrías, usuras, corrupciones y encapsulamientos provocados por una falta de una visión de 360 grados. Y así, se puede mencionar el ejemplo del caso del litio, uno de los recursos naturales invaluables mexicanos, los cuales, al ser explotados se le pueden integrar valor agregado tecnológico y ofrecer productos de finales de mejor calidad y mayor precio de ganancia. El caso del litio es típico de limitada estrategia mexicana, y es que todos hablan del recurso de litio, escriben, dan notas, dan conferencias, toda una parafasia, pero lo más triste y reiterativo, es que nadie, pero nadie habla de una estrategia de planeación y fabricación de baterías con tecnología mexicana, y esto es increíble. Y así se cierra el círculo de nuevo, de entrar a una nueva década, con clara tendencia de la misma decadencia de la que hoy dejaremos, una repetición de falta de independencia tecnológica y una oscura dependencia de liderazgos contaminados con piel de oveja, consecuencia de nuestra falta de espiritualidad, trasparencia y contubernio.

Las tecnología de nuevo nos da la posibilidades de crear las oportunidades de bienestar, trasparencia e independencia para la generación de trabajo digno y remunerado, bienestar social y lo más importante, la verdad sobre la razón, verdad que llegará tarde o temprano a nuestro país, a cada uno de los corazones que lo conforman, porque el bien siempre llega para la sanación de todos y responsabilidad de todos nosotros. Feliz año 2020.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario