Timón de Transformación Tecnológica. La tecnología, espíritu de economía progresista y adversaria de las economías planificadas y de mercado. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, la irreal “Economía Planificada” ha demostrado por evidencias históricas y eventos actuales ser un verdadero fracaso, indiscutible revelación de nuestros tiempos. Estudios y modelos matemáticos dedicados a la exploración de este “falso profeta”, muestran el denominado modelo del “caos determinístico”. El caos determinístico explica lo inexacto y lo imprevisible bajo el planteamiento matemático y eliminado la incertidumbre. Usa dentro de sus paradigmas reglas holísticas para su estudio. La resultante del modelo ha expuesto la existencia de efectos de impacto negativo; contundentes resultados sobre este fenómeno. Pero esto no para aquí, la sombra de la “Economía Planificada” es una herramienta utilizada como bandera de éxito social en todos los sentidos. Es la ilusión y la destrucción en un mismo espacio de tiempo finito. Esta es comparada y redimida como la única política económica de éxito y suficiente contra su acérrimo archirrival la famosa “Economía de Mercado”. La economía de mercado  pareciera que tiene un marco diferente, pero no es así, también guarda la misma oscura naturaleza que su rival. Es el mal contra el mal. La realidad, es que ambos pensamientos buscan en esencia el control total de las voluntades individuales mediante diferentes tretas y artimañas. La gestión de los bienes materiales, el control de los recursos monetarios (dinero), el fruto del trabajo y el resguardo unilateral en la generación del valor individual económico creado por el sudor humano, son algunas de estas astucias que efectúan estas ideologías rapaces para tomar el trono del príncipe de esta tierra, conquistar el gran tesoro y conspirar contra la sociedad.  

La defensa ante estas ideologías es la sabiduría, la ciencia y la tecnología, las cuales han custodiado al hombre desde su existencia hasta nuestros días. Los avances y uso de las tecnologías son en esencia las herramientas de apoyo para sobrevivir ante eventos de turbulencia, perturbación y otras incertidumbres. La pandemia y el deterioro económico aunado con el incremento de pobreza extrema, son oportunidades para efectuar procesos de sabiduría, ciencia e innovación tecnológica. En este sentido, estos dones no solo revelarán las tendencias apocalípticas de las economías de planeación y de mercado, sino que además contribuirán con el desarrollo e implementación de nuevas evoluciones mediante la creación de cadenas económicas locales y circulares e inteligentes de valor así como estructuras progresistas de trasformación tecnológica y digital. Incluirá además los modelos divirtualigentes que trabajan con informaciones auténticas en tiempo real, análisis de datos, sabiduría humana e inteligencia de procesamiento artificial de alto desempeño. Todo esto proyecta y define lo que es la “Economía Progresista”. La economía progresista integra todos los principales elementos productivos, económicos, financieros, políticos y sociales. Impulsa la célula del núcleo de valor económico del sistema; como son las empresas y empresarios responsables. Defiende la célula principal de la sociedad que es la familia. Promueve la economía individual e independencia financiera contra corruptos, gandules  y usureros. Reduce la polarización productiva, económica y social. Crea trabajos remunerados y dignos. Establece servicios efectivos de salud y bienestar. Genera abundancia para desterrar la pobreza y la pobreza extrema, entre otros muchos efectos y beneficios positivos.

La economía progresista es por lo tanto, el espíritu revelador del bienestar futuro. Es la puerta entreabierta apoyada por la sabiduría, ciencia y tecnología para surgir de este estado de destrucción económico y social, el cual debe detenerse. Pero la mayor reflexión, es la tragedia del hombre en no reconocer este estado de cataclismo que vivimos y no ejercer la oportunidad de la renovación económica y social mediante el uso de la tecnología, y esto mis capitanes es responsabilidad de nosotros.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

2 COMENTARIOS

  1. se oye muy bonito y muy padre, pero no toma en cuenta el factor humano, prefiero un sistema que me permita la oportunidad de asomar mi cabeza a uno que en aras de la igualdad me quite lo trabajado y se quede en el camino (normalmente el bolsillo de los lideres)

Deja un comentario