Timón de Transformación Tecnológica. La tecnología, entrometido espíritu trabajador contra el México “falso”. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, todos somos responsables de la creación teatral de la misma puesta del México “falso”. Y esta restricción aumentada a la máxima potencia, impacta directamente en el fomento al desorden, creando el caos total al modelo, que dicho sea de paso “¿cuál modelo?”, llevando a una anarquía incontrolable en continuo crecimiento develado desde hace tiempo. Esta condición desparramada indigna, se justifica por los indicadores claves del trabajo, productivos, económicos y sociales de un ecosistema llamado México. El PIB, las inversiones, los negocios, las empresas, el empleo, el flujo de dinero, los servicios de salud, la banca, los usureros, la educación, la pobreza, sí, la pobreza, la dura pobreza y la pobreza extrema, son valores concretos de verdad que no puede ser oscurecida ya que tarde o temprano saldrá a la luz. Pero esto no es una maquiavélica perorata, es la realidad que recorre en la piel de cada mexicano trabajador, dejando marcas profundas de garras malignas y dolorosas, que como respuesta de sanación se vuelca más fervorosamente, y con mucha razón, a la incesante súplica a nuestra madre Virgen de Guadalupe, pidiendo su protección y ayuda espiritual para soportar esta tribulación maligna, ya que la esperanza humana se ha ido por la letrina.

Pero si esto no fuera poco, este mexicano se anega de pensamientos que viajan en diferentes direcciones sin encontrar una solución inmediata a su situación crítica para sostener económicamente a su familia, relación directa a la falta de dinero y trabajo digno, antagonismo y contrariedad al ver a los gandules disfrutando de una invitación de cena fastuosa, posición obtenida por el sudor de su propio esfuerzo y de otros buenos mexicanos, y esto es el México “falso”.

El modelo “Divirtualigente-MX”, desarrollado específicamente para resolver las condiciones actuales, variables, restricciones e impactos de este “México falso”, muestra como primer resultado una clara polaridad entre los núcleos vulnerables y no vulnerables. Una distancia de separación muy evidente donde no existe el par de fuerza y los enlaces suficientes para generar movimiento productivo, económico y social. Es efecto de una ruptura provocada por tres factores críticos, que difícilmente se puede redimir si no hay una sincronía total entre ellos. Para lograr este recobro y solución potencial, es necesario el uso de herramientas tecnológicas, simulaciones y elementos de trasformación digital más complejos, que sólo pensar en crear nuevos negocios digitales o de comercio por internet como salvación mágica.

La verdad es mucho más allá de lo que se piensa. Muchas empresas líderes digitales se llevaron más de 10 años para ser potencias mundiales. El modelo completo se logra realizar con sistemas de procesamiento de alto rendimiento, capaces de ejecutar unas series de algoritmos en paralelo en décimas de segundo. Es la herramienta técnica para develar el discernimiento, claro, si está fundamentado mediante la modelación ética suficiente para provocar soluciones e ideas potenciales disruptivos de mejora en corto tiempo.

El hombre genera una idea cada 1-5 segundos y no tiene la capacidad de procesar una gran cantidad de variables singulares, complejas y decisiones posibles al mismo tiempo en unos cuantos milisegundos, como lo haría, en comparación, un sistema cibernético de 8 núcleos de procesamiento. Esto devela que los modelos productivos, económicos y sociales son ahora una restricción propia de política humana, es decir, pasar de un formato humano, a un modelo dinámico exitoso apoyado en algoritmos de inteligencia artificial y ciencia de datos. Es la antesala del exterminio anunciado de muchos modelos humanos actuales e ineficientes, y esto es el espíritu trabajador tecnológico contra el México “falso”.

Finalmente, esta pasión sobre la modelación, la ciencia de datos e inteligencia artificial, son ocasionados por una heroína inteligente y bella que cumple años hoy, llamada Fátima. Felicidades por ser el motor de este ímpetu de inspiración y verdad.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario