Timón de Transformación Tecnológica. La tecnología, contrafuerte digital ante doctrinas antisociales desparramadas. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, el mundo está en un proceso de trasformación tecnológica y digital en todos los sentidos. Las grandes empresas que ocupan los primeros lugares en ingresos a nivel mundial, son empresas dedicadas a la tecnología digital. Las mayores controversias políticas y sociales que se dan a nivel global o local, son disipadas a través de las redes sociales, las cuales están administradas por empresas dedicadas a los negocios digitales. Las plataformas más importantes del mercado comercial, son ahora mercados digitales gestionados por empresas que usan métodos de trasformación tecnológica y digital. Aún más, la trasformación tecnológica y digital está aportando cambios en los modelos, procesos y comportamientos humanos.

Tal es el caso de la educación. La educación se ha trasformado del estado físico presencial a un estado virtual digital en línea. Esta trasformación al mundo del espacio digital ofrece mayores posibilidades y alternativas que las actuales de forma presencial y controlada por programas educativos específicos, que quizá no vaya con la actualidad tecnológica. Lo atrayente de este cambio es la ventaja de seleccionar libremente en el internet cualquier conocimiento o aprendizaje por cualquier niño, niña, hombre o mujer que desean aprender lo que ellos pretendan en función de sus aspiraciones, perfiles, capacidades y habilidades que anhelan recibir. Es la verdadera libertad del propio derecho humano de decir, construir, edificar y labrar su propia vida y espíritu ante la ultranza del dogma dirigido por grupos mal intencionados, gobiernos o doctrinas sesgadas que desean encarcelar estas mismas libertades, solo para obtener el control de las voluntades, mentes, almas, espíritus y otros oscuros deseos en beneficio egocéntrico de sus malignas mentes a través de la adiestramiento.

Pero además lo inaceptable es que estas doctrinas antisociales y desparramadas de “gobierno”, buscan coartar y controlar la libertad de los niños y los derechos de los padres en todos los sentidos. No se puede pensar que la decisión sesgada y limitada de capacidad humana y espiritual, sea utilizada para el control de la misma sociedad para beneficios oscuros. Es más, no se puede desvincular la comunión y la educación del padre y madre de sus hijos por la misma razón de natura. Sin la presencia de los padres, los hijos en su formación y educación, perderán el camino de vida, voluntad, felicidad y espíritu de luz y esto es inadmisible.

De nuevo la tecnología está presente ofreciendo la educación digital en línea. Verdadera libertad y derecho  auténtico natural de los padres de llevar a sus hijos y a ellos mismos a una dimensión del conocimiento, ciencia y sabiduría progresista a través de la trasformación tecnológica y digital. Es la libertad de escoger nuestro futuro progresista y no decadente planeado. Es más, no se puede entender cómo sería este mundo sin personajes que han aportado conocimiento y sabiduría progresista como Albert Einstein, el cual, si fuera seleccionado, adoctrinado y educado para otra actividad, no sería lo que fue. Pero aun peor, si el adoctrinamiento y selección de la educación está en manos de inexpertos y pseudolíderes que no han demostrado la capacidad de resolver problemas económicos, políticos, de salud y sociales, el resultado a corto plazo sería apocalíptico, por lo cual serán juzgados.

La educación tecnológica es el fundamento del crecimiento productivo, económico y social de un país. Es generador de oportunidades y bienestar. Es la base fundamental de un modelo progresista que busca la libertad y el derecho de dignificarnos; erigiendo nuevas formas de crecimiento mediante la integración de una educación tecnológica que construye nuevos empleos dignos y bien remunerados, pero principalmente, genera la verdadera abundancia, antídoto contra la pobreza y pobreza extrema en la cual viven muchos mexicanos de corazón, y esto mis capitanes de timón, es nuestra responsabilidad.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario