Timón de Tecnología Social. La tecnología, impulsor del modelo de independencia y reducción del control social. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, el día de hoy que celebramos nuestra independencia, la reflexión y preguntas obligadas son si realmente tenemos independencia, si vivimos en libertad, si tenemos lo necesario para vivir dignamente, si podemos opinar y expresar nuestro pensamiento. ¿O se vive en la coacción ideológica de unos cuantos para obtener el control, y esto ya por muchos años? ¿O es cierto realmente que nuestros héroes nos dieron patria y libertad? ¿O ellos apalearon, como todo ser humano, a sus debilidades e intereses personales? ¿O como en todos los relatos históricos tienen la versión buena y sesgada de manipulación, o la verdad auténtica es un hecho escondido? ¿Cuál realmente es la esencia y la verdad de nuestra independencia y revolución mexicana? ¿Es usada para emancipar alegorías grotescas para envilecer la verdad y enaltecer solo el lado oscuro y egocéntrico de nuestro ser mexicano?

Pues la verdad, en verdad; quizá la verdadera verdad histórica no es la pura verdad, en verdad. Y esto es triste, porque la manipulación de la verdad, es usada para distorsionar el quehacer de hacer el bien. Más bien, se usa para la ultranza de la propia protección del ser humano por mostrar lo que no es en realidad y esto ataca al amor a la patria. Es más, por muchos años se ha presenciado el grito de independencia, donde las “vivas” recuerdan a nuestros héroes que nos dieron patria y libertad, sin embargo, lo que vivimos hoy, no es la realidad de un grito de independencia y libertad que se justifique por sí mismo. Entonces, para qué recordar el grito de independencia cada año en esta fecha. ¿Qué festejamos realmente los mexicanos, si gozamos de pobreza y pobreza extrema? Mejor sería no festejar, porque no se ha cumplido la independencia por la cual muchos mexicanos han entregado sus vidas. Quizá es mejor recordar en silencio el grito, sin celebración, porque no se ha cumplido la independencia, patria y la libertad, sino por el contrario, infelicidad, economía débil, desempleo, servicios y tasas bancarias usureras, salud, más pobreza, pobreza extrema y control social. Pero entonces, ¿dónde se perdió en el camino de la independencia, la libertad, la patria, el derecho, la economía, la salud, la seguridad, el bienestar social, el pensamiento progresista y el libre albedrio?

Pues quizá se perdió por la ignorancia, pero la tecnología, como guardián de la libertad social, económica y productiva, establece un modelo de balance entre el control y la libertad. Mientras por un lado de la balanza están las variables de control, las cuales encierran en una caja a los individuos con la intención de cumplir reglas, políticas, ideologías, pensamientos, estrategias, y otros elementos más para su dominio. Por el otro lado de la balanza, se encuentran los grados de libertad y de independencia, los cuales integran: conocimiento, entendimiento, sabiduría, enseñanza, valores, progreso, perfección, sustancia, esencia, espíritu entre otros elementos más. Bajo este balance de variables de control y libertad, se puede encontrar el estado que guarda nuestro país, ya sea hacia el lado de control, o mejor, hacia el lado de la libertad.

La tecnología de nuevo nos muestra la capacidad de poder desarrollar la libertad y la independencia real de nuestro país, buscando siempre, dentro del marco de valores sociales y espirituales, el bienestar de nuestro país. En esta búsqueda del progreso y perfeccionamiento  del estado que guarda nuestro país, el libre albedrío de cada uno de los mexicanos es obligado para poder crear el propio camino de independencia, patria y libertad que se busca. Y así, mis capitanes de timón, se dará un verdadero grito de independencia desde lo más profundo del  corazón, sonando la campana de Dolores, exclamando verdaderamente: Viva México, Viva nuestra libertad e independencia. Viva al pueblo mexicano que salva de nuevo a su pueblo mexicano.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Deja un comentario