Timón de Tecnología Progresista | La tecnología progresista entre los socios TMEC de Norteamérica. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad ¿cuál es el nivel tecnológico de Mexico en la región? ¿Desarrollamos tecnología? ¿La trasformación tecnológica y digital aspiracionista traiciona a la patria? ¿Somos competitivos en la innovación? ¿Somos mano de obra calificada y barata? ¿Las inversiones extranjeras atacan la soberanía? ¿La soberanía traiciona al pueblo? ¿El aumento en la pobreza es soberanía o traición? ¿El modelo progresista es libre y soberano? ¿El progreso cohabita con lo económico y social? ¿Los otros modelos generan progreso y libertad?

Los datos. México se encuentra en la lista de competitividad en el número 55 a nivel internacional con una calificación de 49 puntos. En infraestructura ocupa la posición 58, en gobierno el lugar 60 y en negocios la posición 47. Nuestro vecino progresistas EU en la posición 10 con una puntuación de 89 y Canadá en el lugar 14 con 87 puntos. En relación a la infraestructura EU y Canadá están en la posición 7 y 11. México, en cambio, en el 58. En referencia a la competitividad de negocios; EU y Canadá ocupan la posición 12 y 13. México en el 47. La diferencia entre México y nuestros socios comerciales es de más de 40 puntos de valor. Una distancia muy significativa, que revela que nuestro vecino estadunidense es el principal precursor aspiracionista y motor progresista de la región. ¿Qué pasaría si buscamos aspirar y progresamos a los mismos niveles?

El modelo progresista. Hoy en día disfrutamos de los favores de la tecnología. Contamos con un dispositivo inteligente, una transmisión en vivo por redes sociales, una comunicación instantánea, procesos industriales automáticos, transformaciones tecnológicas y digitales con inteligencia artificial, entre otros muchos bienes relacionados. Lo interesante es que la mayoría  de estos productos fueron desarrollados en el mercado norteamericano pero no en México. Inclusive estos bienes, en algunos casos, son fabricados en nuestro país. Increíble. ¿Y qué debemos hacer para progresar?

Las contradicciones. Este trillado refrán que se dice burlonamente: “Tan cerca de EU y tan lejos de Dios”, nos hace tener una perfunda reflexión expresándola mediante otro aforismo: “Qué bien que estamos cerca del progreso y la aspiración; pero qué triste que no estemos cercanos a Dios”. Lo que revela la preocupación sobre la traición total, pero por el otro lado, confirma que el progreso no está en contraposición con él máximo. Esto se justifica en los mismos billetes de dólar. Estos tienen en su anverso el texto en inglés: “In God we trust”, es decir, “En Dios confío”. Entonces la pregunta obligada queda, ¿cuál es la causa raíz de no alcanzar el progreso similar a nuestros vecinos del norte? ¿Somos nosotros los responsables?

La tecnología. Lo que sí se puede decir, es que el mercado de Norteamérica está en progreso y en aspiración continua, especialmente en EU y Canadá, la cual se fundamenta en la transformación tecnológica y digital, llamada también la “Cuarta Revolución Industrial”. Estas actividades de progreso tecnológico de clase mundial, están ubicadas a unas pocas horas de vuelo de nuestro país. Inclusive, se encuentran los negocios comerciales más importantes del mundo, es decir, que estamos más cerca que antes en negocios de miles de millones de dólares. Finalmente se puede decir que la soberanía es importante, sin embargo, si es usada sin sabiduría se considera como traición, en especial para el progreso de la región de Norteamérica y, esto es inaceptable. “Tan cerca del TMEC y tan cerca de Dios”.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario