Timón de Tecnología Constructiva | La tecnología en la edificación constructiva social y no en la absurda destrucción. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad es más fácil ¿construir que destruir? ¿Crear que derribar? ¿Generar que demoler? ¿Crecer que bloquear? ¿Progresar que mutilar? ¿Aspirar que desbaratar? ¿Anhelar que someter? ¿Pretender que detener? ¿Ansiar que encerrar? ¿Esclavizar que libertar? ¿Controlar que asentir? ¿Liberal que conservador? ¿Mentir que decir verdad? ¿Tergiversar que trasparentar? ¿Escuchar que ofuscar? ¿Jactarse que entender? ¿Traicionar que honestidad? ¿Visualizar que alucinar? ¿Falso profeta que la voluntad del Máximo…?

Los datos. La crisis de liderazgo real político y comprometido con la sociedad a nivel mundial es de 80% desafortunadamente. 40% del total de países del orbe, su liderazgo político es dictadura o dictadura híbrida. Asimismo, 80% del liderazgo político comprometido con sus votantes, se trasforma en 3 años en un liderazgo fementido y de elite olvidando sus orígenes. Inclusive 90% se enajenan con el poder.

Las contradicciones: Los líderes políticos que ganaron sus posiciones como líderes de la sociedad y que fueron electos para defender, cambiar, aspirar, crear, progresar, etcétera, al tomar la representatividad con el tiempo se transforman en un porcentaje de 70% hacia una dirección de pensamiento e ideas individualista. De nuevo un séquito representativo de solamente 0.004 % decide por acciones incoherentes y contrarias a las necesidades de los 130 millones de mexicanos que participaron en las elecciones, creando una autocracia política. El deber ser, es la participación contundente de la población en más de 77% en las decisiones del bienestar de una democracia libre y auténtica, y así evitar la esclavitud moderna y la exclusión social de participación y olvido.

La tecnología es una herramienta capaz y suficiente para implementar la democracia digital; definida como digitocracia. Esta estructura genera una participación de la población mayoritaria, limitando los guetos de lucha de poderes individuales políticos, que no generan bienestar, progreso, libertad, crecimiento y bienestar social. Pero lo más importante de esta estructura, es la participación activa de la población votante, para cumplir e impulsar: la verdadera democracia, el bienestar social y evitar la nueva esclavitud moderna, y eso es lo importante.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Comenta

Deja un comentario