Timón de Tecnología Científica | La tecnología en el conocimiento y sabiduría de lo visible y lo invisible. Autor: Octavio Fernández

Y en verdad, el universo contiene una infinidad de conocimientos inexplorados por el hombre que se relacionan con el límite del conocimiento, ciencia y sabiduría. Varias centurias atrás, el átomo era aún desconocido. Hoy, es posible hablar del Bosón de Higgs, definido como la  partícula de Dios. Este “descubrimiento” fue revelado por el premio Nobel de Física Leon Lederman en su libro La partícula de Dios: si el universo es la respuesta, ¿cuál es la pregunta? en 1993. Esta denominación se relaciona por el complejo y tozudo proceso para ser visualizado y revelado para el beneficio de la sabiduría y conocimiento humano.

Existen, por lo tanto, la dimensión visible y varias dimensiones invisibles relacionadas con nivel de conocimiento, ciencia, sabiduría, tecnología y espíritu del ser humano. La dimensión visible es el resultado directo de la percepción de colores, olores, sonidos, sabores y formas a través de los sentidos y las experiencias humanas. La dimensión invisible, existe como la dimensión divina pero que es totalmente invisible para los sentidos del hombre. Una de estas dimensiones invisibles, es la fuerza de gravedad cuando las cosas caen al suelo. Los imanes se atraen o se repelen por la invisible fuerza magnética. La radio, la televisión, los celulares y otros equipos de trasmisión inalámbrica, usan las invisibles ondas electromagnéticas para trasmitir información a largas distancias. La pregunta es: ¿Cómo es posible operar estas ondas electromagnéticas invisibles para efectuar la transmisión? La respuesta es: “mediante la tecnología”. La tecnología es una herramienta capaz de trasformar las ondas electromagnéticas invisibles en elementos visibles al ser humano, para efectuar la trasmisión inalámbrica. Por ello, la tecnología es el instrumento de apoyo clave para el conocimiento de las diferentes dimensiones visibles e invisibles.

Las dimensiones invisibles son reveladas mediante teorías relacionadas con el conocimiento, sabiduría, ciencia, tecnología y espíritu divino. Por ejemplo, la teoría de cuerdas bosónicas estableces 26 dimensiones, mientras que la teoría de cuerdas precisa 10 dimensiones. ¿Será posible conceptualizarla? Lo que sí, es que los bosones o la partícula de Dios, fomentan la interacción de las demás partículas del universo para que pasen las cosas; como sucede en el efecto de las ondas electromagnéticas y las fuerzas magnéticas, y esto es asombroso.

De nuevo, la tecnología es una herramienta que nos ayuda a descubrir otras dimensiones invisibles a nuestros sentidos. Pero quizá la dimensión invisible más importante, sigue siendo la dimensión divina de Dios. Esta dimensión divina, creadora del todo, se revela al hombre en su misma dimensión terrena a través de su trasfiguración, verbo, palabra, hechos, obras, espíritu de fuego y amor… y esto es lo divino.

Octavio Fernández, PhD.
@admexusI4_0

Anuncio
Comenta

Deja un comentario