Tiemblan mercados por guerra petrolera

Imagen ilustrativa.

Aumenta el riesgo de una baja a la calificación de Pemex con el hundimiento en el precio del hidrocarburo, advierten analistas

Juan Luis Ramos, Galo Ramírez y Mario Alavez/OEM-Informex

CDMX. La caída en los precios del petróleo, derivada del brote de coronavirus y la guerra por el mercado del crudo entre Arabia y Rusia, y su impacto en la paridad del peso frente al dólar amenaza la calificación de Petróleos Mexicanos, así como la meta de recaudación del gobierno, las finanzas públicas y el objetivo de crecimiento económico de este año, coinciden analistas.

En un día, el valor de la materia prima tuvo caídas que fueron de 24.5 a 31.6 por ciento, pues Arabia Saudita se rehúsa a disminuir su producción de crudo en un entorno en el que la demanda internacional se contraerá por primera vez desde 2009, según estimaciones de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La debacle en el mercado petrolero provocó que el dólar cerrara la sesión en 21.55 pesos en ventanillas, su nivel más alto desde octubre.

El precio de la mezcla mexicana se contrajo hasta 24.43 dólares por barril, cifra que no se veía desde febrero de 2016.

El West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos tuvo su peor día desde 1991, cuando estalló la Guerra del Golfo.

Marcial Díaz abogado consultor del sector energético, estimó que la baja en el precio del petróleo aún no toca fondo, y se prolongará por seis meses.

El precio del crudo, calcula, se ubicará en 22 dólares por barril, lo que podría frenar proyectos relacionados con el tema de hidrocarburos este año.

Antes del derrumbe en los mercados, las calificadoras internacionales mostraban preocupación ante la meta de recaudación nacional para este año, y la coyuntura de los precios internacionales del petróleo aumenta el riesgo sobre la calificación de Pemex, empresa que puede perder el grado de inversión este año, dijo Sergio Luna, director de Estudios Económicos de Citibanamex.

Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s pusieron la calidad crediticia de Pemex en perspectiva negativa el año pasado, lo que indica que enfrenta un riesgo significativo de nuevas disminuciones.

La situación petrolera también aumenta la presión sobre la calificación soberana, aunque incluso con una baja en la nota, el país mantendría el grado de inversión, abundó el analista de Citibanamex.

“Este panorama genera un riesgo adicional a esta discusión de un eventual cambio de calificación de Pemex, así como del soberano. El negocio petrolero se ve más retador y eso se combina con los retos que tenía el propio Pemex”. La misma entidad financiera recortó la expectativa de crecimiento para México de uno por ciento a 0.5 por ciento para 2020, debido al impacto de la propagación del coronavirus fuera China.

Jorge Gordillo, director de Análisis Económico y Bursátil de CI Banco, indicó que la meta de crecimiento cada vez luce muy difícil de lograr, pues los ingresos fiscales serán afectados por la vía de los recursos petroleros.

El especialista auguró que en caso de que la meta de recaudación no se cumpla conforme a lo programado, el gobierno tendrá que echar mano de opciones como mayores recortes al gasto, incumplir con su meta de ahorro primario o endeudarse. “Normalmente, en estas situaciones lo más afectado es la obra pública, la inversión pública, porque es más fácil de posponer y con eso sacar ahorros, pero en caso de que se decidan por eso va a ser contraproducente para el crecimiento y será otro año perdido”, señaló.

La profundización de la crisis internacional por el coronavirus provocó que las bolsas del mundo tuvieran su peor día desde 2008.

La Bolsa Mexicana de Valores se contrajo 6.42 por ciento mientras que el Dow Jones perdió 7.7 por ciento y el Nasdaq se hundió 7.2 por ciento.

Gráfico: Luis Calderón/OEM-Informex.

TOMAN MEDIDAS

La Comisión de Cambios, integrada por el Banco de México y la Secretaría de Hacienda anunció un incremento de 10 mil millones de dólares en su programa de coberturas cambiarias, en un intento por reforzar al peso, después de una caída de cinco por ciento contra el dólar.

En un comunicado, la comisión dijo que elevó el programa vigente desde febrero de 2017 de 20 mil millones hasta 30 mil millones de dólares.

“La Comisión de Cambios ratifica su compromiso de continuar evaluando las condiciones de operación en el mercado cambiario y, en caso de ser necesario, adoptar acciones adicionales”.

El organismo añadió que podría convocar a subastas de dólares inmediatas.

Otro instrumento que tiene el Banco de México para apuntalar a la moneda es la tasa de interés referencial, pero el banco central enfrentaría la disyuntiva de apostar por el crecimiento económico o estabilizar al tipo de cambio, coinciden el Bank of America (BofA) y HSBC.

Mientras la Reserva Federal de Estados Unidos anunció la semana pasada un recorte de 50 puntos base de forma anticipada, Bank of America advierte que el Banxico tendría que reducir sus indicadores en menor medida por tres razones.

La primera es la depreciación de la moneda, pues entre más altas son las tasas los inversionistas compran más pesos. La segunda: “los precios del petróleo mucho más bajos, un peso más débil y una economía en recesión técnica ponen en riesgo las finanzas públicas. La tercera es que la inflación y las expectativas de inflación permanecen por encima del objetivo, lo que limita el margen de Banxico para seguir a la Fed”, añade el BofA. Para HSBC, la política monetaria del Banco de México se guiará mayormente por factores internos.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario