Se preveía una tormenta política; quedó apenas en llovizna.

Deja un comentario