Reunión decisiva entre Trump y Xi en la cumbre del G20

0
254
En esta fotografía de archivo del 1 de diciembre de 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump (segundo a la derecha) se reúne con su homólogo de China, Xi Jinping (a la izquierda), durante una reunión bilateral en el marco de la Cumbre del G20, en Buenos Aires. (Foto AP/Pablo Martínez Monsiváis, Archivo)

Osaka, Japón | AFP | 28/06/2019

por Ursula HYZY

La cumbre de las 20 mayores economías del mundo vive este sábado una reunión decisiva entre el presidente chino Xi Jinping y el estadounidense Donald Trump, cuyo resultado podría tener importantes consecuencias para el comercio y el crecimiento mundial.

Después de más de un mes de invectivas, Trump y Xi rebajaron el tono de sus declaraciones el viernes, el primer día de la cumbre que se celebra en Osaka, la segunda ciudad de Japón.

La reunión, prevista a las 11h30 locales (02H30 GMT) será «productiva», dijo Trump. «Terminará bien para los dos países, con un poco de suerte», afirmó.

También China dice esperar «resultado positivos», según un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores. A condición de que Estados unidos «se ponga al mismo nivel que China» y «responda a las preocupaciones legítimas» del gigante económico, dijo por su parte la agencia oficial de prensa china Xinhua. 

De esta reunión -la primera de ambos desde el cara a cara en el G20 de Buenos Aires en diciembre- dependerá si Estados Unidos decide finalmente aplicar aranceles a la totalidad de importaciones chinas, lo que tendría repercusiones para la economía global.

Trump aseguró el viernes que no «prometió» nada a su rival.

– «Cuestión dominante» –

«Es la cuestión dominante, el resto es secundario», apunta Thomas Bernes, del centro de innovación para la gobernanza internacional, un grupo de reflexión canadiense. «Lo que oímos es que no habrá un gran acuerdo pero que podría haber una tregua, que naturalmente sería útil», aseguró.

Trump, que aspira a un nuevo mandato, «puede actuar si cree que supone una ventaja política» en su país, indica este ex-alto responsable del FMI.

La tradicional declaración final en las cumbres del G20, donde se suele condenar el proteccionismo y abogar por el multilateralismo, se ha convertido en un problema en los últimos años, en especial con la llegada de Trump al poder.

A pesar de ello los acuerdos multilaterales siguen vigentes, como demuestra el acuerdo para un ambicioso tratado comercial entre la UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) alcanzado el viernes en Bruselas, a pesar de las reticencias de algunos países europeos, entre ellos Francia, que temen el impacto para su sector agrícola.

Este viernes el presidente argentino Mauricio Macri tiene prevista una rueda de prensa conjunta en Osaka junto a los representantes de la Unión Europea.

– Discordia sobre el clima – 

Otros de los grandes temas de discordia en la cumbre es la lucha contra el cambio climático, que países como Estados Unidos rechazan incluir en la declaración final y no consideran una prioridad.

Japón, que intenta mediar entre las dos posiciones, podría abogar por una declaración final demasiado neutra, advierten las oenegés.

El G20, creado en 2008 en plena crisis financiera, reúne a 20 países (entre ellos Brasil, Argentina y México) que representan el 85% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial.

Pero su papel de defensa del multilateralismo y el libre comercio está cada vez más en entredicho en un mundo donde muchos países optan por el proteccionismo, el rechazo de los grandes acuerdos económicos y prefieren las relaciones bilaterales, como en el caso de Donald Trump.

Deja un comentario