Relanzan al PRD con los mismos de siempre (nota de Carlos Lara en OEM-Informex)

Foto: Flickr Jesús Zambrano

Nombran nuevamente a Jesús Zambrano como su dirigente para evitar el declive en las elecciones

Carlos Lara | OEM-Informex

Debilitado y en medio de la amenaza de perder el registro, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) decidió ayer reciclar a sus liderazgos y nombrar de nueva cuenta a Jesús Zambrano Grijalva como su nuevo dirigente nacional para evitar el declive de cara a la elección federal del próximo año.

Zambrano Grijalba estará al frente del Sol Azteca para el periodo 2020-2023, gracias al arreglo de unidad con las aún corrientes internas que mantienen un férreo control por los órganos de dirección del partido.

Tras una maratónica reunión virtual, el nuevo dirigente nacional sostuvo en entrevista con El Sol de México que el PRD no es un negocio, sino un instrumento para dar respuesta a las aspiraciones de democratización de una sociedad desde hace más de 30 años.

“En primer lugar, el PRD no es un negocio; es el instrumento que formamos hace más de 31 años para dar respuesta a las aspiraciones de democratización de la sociedad y un país más justo. Logramos la transición democrática y hoy estamos en riesgo de retroceso”, expuso.

El político sonorense recordó que ha sido Nueva Izquierda (Los Chuchos) quienes han sido la columna vertebral del partido. “Lo hemos defendido a capa y espada, mientras otros han huido o se han vendido”, afirmó.

Al ser cuestionado sobre la eventual pérdida del registro en la elección del 2021, tajante respondió: “De ninguna manera estamos en riesgo de perder el registro. En el 2018, el momento más difícil para el PRD, obtuvimos 3 millones de sufragios, el 5.5 por ciento de la votación nacional. Fuimos el cuarto partido más votado”. Ante esto, dejo claro: “Asumo el reto con enorme orgullo y vamos a relanzar al partido”.

Jesús Zambrano y Jesús Ortega, actualmente todavía en el PRD, son los creadores de la corriente Nueva Izquierda, también conocida como “los Chuchos”, al interior del partido. / Foto: OEM-Informex

¿Por qué apostar por un cuadro que ya fue líder del partido y no por uno nuevo?, s ele preguntó.

“Fue lo que generó más consenso. Yo estaba por un cuadro que significara el relevo generacional. La mayoría se inclinó por la experiencia en estos tiempos difíciles”, respondió.

En una consulta a los más de 300 consejeros del instituto político, también se determinó que Adriana Díaz fuera la secretaría del partido, mientras que en los cargos de la Dirección Nacional Ejecutiva fueran precedidos como presidenta de la mesa directiva a Roxana Luna Porquillo; en la vicepresidencia asumirá Eloi Vázquez López y como vocal de la mesa fue designado Israel Moreno.

Al poner fin a los trabajos de la Dirección Nacional Extraordinaria, Ángel Ávila, refirió que el PRD no es un partido marginal, sino que es parte fundamental para el 2021 ya que de la mano con la militancia tendrán buenos resultados y recordó que a pesar de estar en los momentos más difíciles en el 2018, se lograron sanar las finanzas de este instituto político y construir un padrón de un millón 300 perredistas de “carne y hueso”.

Durante más de dos décadas, el PRD unificó a todos los movimientos de la izquierda en México con el fin de terminar con el control que ejercía el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y hoy, en el actual escenario se enfrenta a la peor crisis de su historia.

Después de ser la tercera fuerza política nacional, ser contrapeso con la victoria de algunas gubernaturas y liderar el destino por más de 30 años de la capital del país, la crisis llegó en el 2018 con la cataclísmica victoria de Andrés Manuel López Obrador ya que con Morena y las llamadas izquierdas, hundió al “sol azteca”.

Tan sólo en el Congreso de la Unión en el 2018 obtuvo 20 diputados y en el Senado 8, hecho que se ha visto mermado en dos años ya que el PRD se ha visto desdibujado en el nicho senatorial al quedarse sólo con tres senadores.

De acuerdo con datos de una encuesta interna, el Partido de la Revolución Democrática obtiene una calificación de 5.1 en el trabajo nacional y no figura en nada para ser contrapeso al actual gobierno de Morena y sus aliados.

En la encuesta señala que el PRI (34%) y el PAN (23%) son las únicas fuerzas políticas que le pueden hacer frente a Morena, enviando al sótano al PRD con un 4 por ciento de confianza para este fin.

En el documento, los encuestados ciudadanos y simpatizantes refieren que el PRD es como un “vochito” donde se describe como antiguo con las vestiduras rasgadas, pero “que aún funciona pero ya pasaron sus mejores épocas”, ya que carece de “un buen conductor”.

Además, se dio cuenta que uno de los principales errores del Partido de la Revolución Democrática fue el haber apoyado el Pacto por México promovido por el gobierno de Enrique Peña Nieto en el 2012, además de mantener alianzas con el PRI y el PAN.

EL PRD YA NO ES UNA OPCIÓN FUERTE

Para la izquierda que no le gusta Andrés Manuel López Obrador y Morena, el PRD ya no representa una opción fuerte, más bien el partido que se dará en “la rayita”, en el 4 por ciento de los votos porque no tiene capacidad de resurgir aunque se acerque a nuevos grupos externos, ese lugar se lo ganó Movimiento Ciudadano, afirma José Antonio Crespo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas.

En entrevista con Organización Editorial Mexicana (OEM), el politólogo, autor de “AMLO en la balanza, de la esperanza a la incertidumbre”, duda que el partido del sol azteca mantenga el registro en el proceso electoral de 2021. “Se quedará en la rayita, en el 4 por ciento de votos. No veo capacidad de resurgimiento por ahora”.

Considera que la presencia de figuras como la de Jesús Zambrano o de otros líderes que permanecieron y respaldaron la alianza con el PAN o avalaron el Pacto por México provocó una situación muy difícil en el partido.

“Se ha tratado de ampliar con grupos externos a través de Futuro XXI, con personas de otros partidos y grupos sociales, pero veo muy difícil que pueda resurgir. El PRD se ve como el vestigio de Morena, la gran mayoría de sus militantes se pasó a Morena. Desde la perspectiva de la izquierda quedó desprestigiado por haber participado en el Pacto por México y todo ese discurso”.

Explicó que después de que el grueso de perredistas se pasaron a Morena, el partido se quedó con los grupos y líderes que se pelearon con López Obrador y eran inadmisibles en Morena, por lo que mismo irán antes a cualquier otra cosa que no sea Morena.

Consideró que el PRD “ha queda desvalido” y por lo tanto para aquellos que busquen una opción en la izquierda y que no le guste López Obrador “el PRD no es algo fuerte, convincente sólo queda Movimiento Ciudadano o que eventualmente salga un partido que plante una izquierda más moderada, más democráticas o social demócrata”.

Para Crespo “hoy por hoy el PRD no representa eso, quedó muy golpeado, desprestigiado, abandonado y Movimiento Ciudadano no resulta más convincente pero sí mucho más que el PRD”.

Cabe destacar que el PRD se fundó el 5 de mayo de 1989, meses después de las controvertidas elecciones presidenciales de 1988, por Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez, Andrés Manuel López Obrador, entre otros líderes históricos de la izquierda como Heberto Castillo, Amalia Garcia o Gilberto Rincón Gallardo.

Deja un comentario