Raniere abusó de tres hermanas, a veces al mismo tiempo. Destruyó (y separó) a una familia mexicana (nota de SinEmbargo)

Camila fue la primera víctima en hablar durante la audiencia. Dijo que Raniere comenzó a abusar sexualmente de ella cuando tenía 15 años y él 45. Su relación duró 12 años y la dejó con cicatrices físicas y emocionales duraderas, incluido el trauma de hacerse un aborto por orden de Raniere. A pesar de lo que le sucedió a ella, su padre, Héctor, le escribió una carta al Juez en apoyo de Raniere.

Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 29 de octubre (SinEmbargo).– Nicole Hong, periodista de The New York Times, narra: “El martes, la mujer entró en una sala silenciosa y encaró al hombre que abusó sexualmente de ella cuando tenía 15 años y que también tuvo relaciones sexuales con sus hermanas mayores, a veces al mismo tiempo. Atrapó a toda su familia con su pseudofilosofía de realización personal e hizo que se enfrentaran entre sí”.

Se refiere a una de tres hermanas mexicanas que fueron abusadas por el gurú de la superación personal Keith Raniere, quien contaba con seguidores dentro del grupo NXIVM diversos, entre millonarios y actrices de Hollywood, y fue sentenciado el martes pasado a 120 años de prisión por convertir a algunas de sus seguidoras en esclavas sexuales a las que marcaba con sus iniciales.

El Juez de distrito Nicholas Garaufis llamó a Raniere “despiadado e implacable” por cometer delitos “particularmente atroces” en los que las víctimas fueron niñas y jóvenes. Dictó una sentencia inusualmente alta en el tribunal federal de Brooklyn luego de escuchar las declaraciones de las víctimas junto con los comentarios del propio acusado, en los que no mostró ningún grado de arrepentimiento.

Hong narra detalles de aquel encuentro:

“La mujer, que sólo fue identificada como Camila, inició su testimonio diciéndole al tribunal que le costaba pronunciar el nombre del hombre con gafas que estaba sentado en la mesa de la defensa vestido de prisionero: Keith Raniere, el cerebro detrás de una especie de culto llamado NXIVM, quien luego fue condenado a 120 años de prisión por sus delitos”.

“La madre, el hermano y la hermana de Camila la vieron desde la audiencia, una reunión poco común porque Raniere tensó las relaciones familiares durante años. Camila, quien ahora tiene 30 años, dijo que cuando finalmente abandonó NXIVM en 2017, batalló para volver a confiar en ellos. Su padre, quien todavía apoya a Raniere, no asistió a la sentencia”, agrega.

Camila fue la primera víctima en hablar durante la audiencia. Dijo que Raniere comenzó a abusar sexualmente de ella cuando tenía 15 años y él 45. Su relación duró 12 años y la dejó con cicatrices físicas y emocionales duraderas, incluido el trauma de hacerse un aborto por orden de Raniere. A pesar de lo que le sucedió a ella, su padre, Héctor, le escribió una carta al Juez en apoyo de Raniere.

Marianna, la hermana mayor de Camila, tuvo un hijo con Raniere y se mantuvo en contacto con él después del juicio. Ella vivía con él en México cuando fue arrestado en 2018. En 2017, el círculo íntimo de Raniere hizo arreglos para que Marianna recibiera 500 mil dólares y estableció un fideicomiso con fondos para el hijo de ella.

Raniere “violó y denigró a mis tres hijas al mentirles, manipularlas y engañarlas”, dijo a la corte Adriana, la madre de ellas. También relató que creía que Marianna y su padre “algún día volverían a ser ellos mismos”.

“La familia vivía feliz y unida en una pequeña ciudad ganadera en el centro de México. El padre fundó una empresa que fabrica herramientas de minería”, agrega el texto de The New York Times. Luego, a principios de la década de 2000, los padres se enteraron de la existencia de NXIVM. Uno por uno, cada uno de sus cuatro hijos fue reclutado en el grupo.

“NXIVM tenía su sede en el norte del estado de Nueva York pero su operación en México fue particularmente influyente porque estaba dirigida por el hijo de un expresidente mexicano [Emiliano Salinas], con lo que lograron atraer a un gran número de familias mexicanas poderosas y adineradas”, señala.

“La familia terminó de mudarse de México a Albany, Nueva York, cerca de Raniere y otros líderes de NXIVM. Camila dijo que conoció a Raniere cuando tenía 13 años. En su primera conversación, hablaron sobre su concurso de ortografía de octavo grado. Cuando la hizo sentir incómoda, ella trató de evitar acercarse a él, pero otros adultos la regañaron por ser grosera, dijo. Él le pidió que mantuvieran su relación en secreto, lo que la aisló por completo de su familia”, narra.

Dice que Raniere le tomó fotografías desnuda, lo que provocó su condena en el juicio por posesión de pornografía infantil. Le pedía que se pesara todos los días, estableciendo una meta por debajo de los 45 kilos. Ella estaba marcada con sus iniciales, lo que, según él, la disuadiría de ver a otros hombres.

Camila fue reclutada en un grupo secreto de NXIVM que Raniere creó en 2015. El grupo fue promovido como una hermandad para el empoderamiento de las mujeres, pero exintegrantes declararon en el juicio que les decían “esclavas” y eran obligadas a participar en una ceremonia en la que les marcaban las iniciales de Raniere cerca de la pelvis.

Las mujeres eran asignadas para tener relaciones sexuales con Raniere y se les pidió que entregaran fotografías de desnudos y otras pruebas que podrían difundirse si eran desobedientes, según los testimonios escuchados durante el juicio.

“Camila dejó NXIVM en 2017, cuando tenía 27 años, y no contaba con experiencia laboral ni educación superior. Batalló para encontrar un trabajo al tener una brecha tan larga, e inexplicable, en su currículum”, dice el Times. Se separó de Raniere a instancias de su hermana Daniela, quien cooperó con el gobierno y fue una testigo clave en el juicio del año pasado.

Poco después de cumplir 18 años, Daniela comenzó una relación sexual con Raniere y quedó embarazada. Los fiscales afirman que otra novia de Raniere hizo los arreglos para que Daniela se hiciera un aborto, lo que, según el líder de la secta, era una buena oportunidad para que perdiera peso.

“Pero cuando empezó a sentir algo por otro hombre, Raniere ordenó que la confinaran en una habitación de la casa de su familia durante casi dos años. Le dijeron que, si se marchaba sin permiso, sería separada de sus familiares. Dormía sobre una almohadilla de espuma en el suelo y pasó meses sin tener contacto con otras personas”, detalla Nicole Hong, periodista de The New York Times.

“Creo que soy inocente de los cargos… Es cierto que no tengo remordimientos por los crímenes que no creo haber cometido en absoluto”, dijo Raniere el martes.

Los fiscales habían pedido cadena perpetua, mientras que los abogados defensores dijeron que debía enfrentar 15 años tras las rejas. La sentencia puso fin a varios años de revelaciones sobre el programa de Raniere, NXIVM, que ha sido objeto de dos series documentales de televisión este año: The Vow, producida por la cadena HBO, y la serie Seduced: Inside the NXIVM Cult, de Starz.

Los fiscales dijeron que Raniere, de 60 años, dirigió lo que representaba una organización criminal, en la que inducía a la vergüenza y la culpa para influenciar y controlar a sus cómplices que le ayudaron a reclutar y preparar a las parejas sexuales de Raniere. Fue declarado culpable de cargos que incluyen crimen organizado, tráfico ilícito de extranjeros, tráfico sexual, extorsión y obstrucción de la justicia.

India Oxenberg, la hija de la actriz de Dynasty Catherine Oxenberg, lo llamó una “princesita” y un depredador sexual y lamentó que “tal vez pase el resto de mi vida con las iniciales de Keith Raniere grabadas en mi cuerpo”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/29-10-2020/3885329

Deja un comentario