¿Qué es lo que pasa en la vida de un niño para que se vea empujado a cometer un acto tan terrible como este?

Fotos: Sofy Ramírez/Antonio Meléndez/OEM-Informex.

César Acosta Amaya | OEM-Informex.

Torreón, Coahuila. – Los fatales acontecimientos ocurridos en un colegio privado de la Región, en los que se vieron involucrados menores de edad, que han llenado de luto y dolor a los laguneros, son un urgente llamado de atención a la sociedad y las autoridades para atender una grave situación en la que se encuentran no pocos niños, que carecen de los cuidados para crecer en condiciones óptimas, física, emocional y socialmente, dijo Cecilio Campos Jiménez, sociólogo en Gómez Palacio.

Surgen varias interrogantes de estos desgarradores hechos: ¿cómo obtuvo las armas el jovencito que las detonó?

Cabe hacer notar que al parecer eran de grueso calibre y las introdujo con facilidad.

¿Qué es lo que pasa en la vida de un niño para que se vea empujado a cometer un acto tan terrible como este?

¿Qué estamos haciendo las familias, la sociedad y las autoridades para brindarles a los menores la atención y los apoyos necesarios para su desarrollo armónico e integral?

La exigencia de que nos ocupemos en el bienestar de los niños y menores de edad es en primer término para las familias, pero de manera apremiante a las autoridades en la materia, para que ejercen su función de forma indiscutible e instrumenten las medidas y protocolos para prevenir este tipo situaciones, las cuales no debemos permitir ni acostumbrarnos a que sucedan, añadió.

“En todo momento se debe procurar la atención y desarrollo integral de los menores, que reciban los cuidados y oportunidades a las que tienen derecho, y que como sociedad estamos obligados a brindarles”.

Es muy triste que se lastime y se pierdan vidas humanas, más si son niños, y que lamentable que nuestra comarca se vea proyectada a nivel nacional e internacional por estos dramáticos sucesos, subrayó.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario