Política y fútbol: AMLO marcha en pleno Mundial y los equilibrios se mueven. Autor: José Reyes Doria

Foto: Cuartoscuro | Twitter (@FIFAWorldCup)

José Reyes Doria

@jos_redo

El Mundial es el Mundial, reconocen propios y extraños ante la popularidad arrolladora del máximo evento deportivo planetario. Una vez que rueda el balón, la atención de la gente se concentra más y más en el Mundial. Otras cosas, como el cine, las noticias, la guerra, la escuela, el amor, las intrigas o la política, pasan a segundo término: ¿a quién le interesa una marcha oficialista al otro día del partido decisivo México-Argentina?, máxime si ese día tendrá lugar el suculento platillo España-Alemania.

A la marcha que está convocando el presidente López Obrador el 27 de noviembre asistirá mucha gente, claro que sí, a pesar del Mundial. Sin embargo, el interés de la mayoría (incluso entre los marchantes) estará en los pormenores de la epopeya mundialista. Si asiste más gente que en la marcha por el INE o si son menos los asistentes, poco va a calar en el ánimo del pueblo futbolero. Uno y otro bando tratarán de robarle un poco de atención a los astros del balón, para glorificar o satanizar esa manifestación.

No es buena idea hacer actos de propaganda política como la marcha del 27 de noviembre en pleno Mundial, pues el impacto en el imaginario popular será mínimo y efímero. Por más que el número de asistentes sea muy superior a los que marcharon en defensa del INE, la emoción existencial de la inmensa mayoría de los mexicanos dependerá de las posibilidades de México en el partido definitivo ante Arabia Saudita. La gran hazaña, para la nación mundialista, será llegar al anhelado quinto partido en Qatar 2022, no una manifestación de cientos de miles de personas en una marcha política organizada por el poder.

Ahora bien: aprovechar el Mundial para sacar adelante una reforma electoral polémica sí es buena idea, si lo que se busca es imponer cambios en el sistema electoral, en el INE y en la integración del Congreso, sin que nadie lo note. El Mundial, en este caso dejaría el escenario político sin reflectores, en la penumbra propicia para que los debates y las decisiones pasen desapercibidos para la gran mayoría. Si, además, se opta por una reforma electoral que se contraponga a la Constitución, realizarla durante la justa mundialista es maquiavélicamente acertado.

La fiesta futbolera mundialista es magnífico telón de fondo para los cambios en la coyuntura política mexicana. El Mundial nos ofrecerá el lúdico solaz que nos permita observar con sosiego la reconfiguración de los equilibrios políticos. En efecto, la marcha en defensa del INE cristalizó una serie de descontentos sociales con el gobierno de López Obrador y la llamada Cuarta Transformación. Ya en otras columnas nos hemos referido a los aspectos y alcances de la reforma electoral, regresiva en muchos temas, de AMLO. Ahora, hay que ver cómo ha impactado la iniciativa de López Obrador en la disposición de diferentes actores políticos, pero sobre todo en amplias franjas sociales.

En la marcha por el INE se manifestaron las clases medias. Hubo miles de manifestantes de sectores populares empobrecidos, pero en la movilización nacional contra la reforma electoral de AMLO predominaron los clasemedieros urbanos. Buena parte de esas clases medias apoyaron a AMLO en los últimos años, pero están en desacuerdo con acciones de su gobierno como la militarización, el crecimiento de la pobreza, la asignación masiva de recursos a mega proyectos que no funcionan, la impunidad en casos flagrantes e indignantes de corrupción como el de SEGALMEX, o la imparable violencia criminal.

Las clases medias, históricamente, han sido los agentes del cambio político, social, y cultural en todo el mundo en los últimos siglos. Tienen liderazgo en todos los ámbitos de la vida nacional y pueden incidir de forma determinante en el ánimo político de las clases empobrecidas mayoritarias, así como en las cúpulas partidistas, burocráticas, mediáticas, y empresariales. La marcha por el INE galvanizó un hartazgo de las clases medias y un realineamiento de las fuerzas políticas y sociales.

La embestida contra el INE va en contra de al menos el 75% de la sociedad, que, de acuerdo con diversos sondeos, lo aprecian y le tienen confianza. Ante la expectativa de suprimir al INE, como se dice explícitamente en la iniciativa de AMLO, y como se ratifica todos los días en la descalificación despiadada que el Presidente hace de ese órgano autónomo y de quienes lo defienden; ante esta amenaza, grandes sectores sociales encuentran algo de tranquilidad en el hecho de que la configuración de fuerzas en el Congresos impedirá la desaparición del INE, pues para ello AMLO y su partido requieren mayoría calificada de dos terceras partes, y si PAN, PRI, PRD y MC se oponen, la reforma no sale.

Sin embargo, el presidente López Obrador intensificó al máximo su pretensión de concretar esa reforma, y de ser necesario, volver a doblegar al PRI para obligarlo a que vote a favor y lograr así la mayoría calificada para tronar al INE. Dados los antecedentes en la reforma eléctrica, donde el gobierno dobló al PRI, el escenario es altamente probable.

Cabe decir que, ante el aprecio social por el INE y la política de fuerza de doblegar al PRI, la reforma constitucional que pudiera realizarse en estas circunstancias, generaría una profunda fractura social, cultural y política. Porque la gran mayoría de la sociedad confía en el INE, lo siente suyo, lo identifica como una institución que se ha consolidado como una obra colectiva de la sociedad mexicana en la lucha histórica contra el autoritarismo. En las más de diez elecciones federales que ha organizado el INE, han participado alrededor de 40 millones de ciudadanos en las casillas para recibir y contar los votos de sus vecinos. Hay que pensársela dos veces antes de querer borrar eso de la memoria comunitaria.

Se concrete o no la reforma de AMLO, la ruptura social ya se dio, y se expresó en la marcha en defensa del INE del 13 de noviembre de 2022. Millones de personas vieron en este evento la señal de ruptura con el gobierno de la llamada Cuarta Transformación. Como efecto indeseable de este fenómeno, vimos que personajes impresentables como Claudio X González, Roberto Madrazo, “Alito” y demás, se dieron el cínico lujo de marchar en “defensa de la democracia”. En efecto, como dijimos en otra columna, López Obrador, con su incesante empeño de aniquilar al INE, le regaló a la oposición debilitada una formidable bandera que alcanza hasta para arropar a esos oscuros personajes.

El presidente López Obrador no ha podido convencer sobre los motivos de Estado para suprimir al INE. Dice que es muy costoso y hay una casta privilegiada que lo domina, y es cierto; pero eso se resuelve con una reforma constitucional para acotar y condicionar el financiamiento, no eliminando al Instituto. Que ha hecho muchos fraudes el INE, dice el Presidente: no se ha documentado ninguno; al contrario en el año 2000 el entonces IFE avaló la derrota del todopoderoso PRI que ganó elecciones durante 70 años, y en 2018 el INE avaló una nueva derrota del PRI y el triunfo arrollador del propio AMLO en la elección presidencial. Desde 2018, AMLO y Morena han ganado de forma apabullante casi todas las elecciones organizadas por el INE. Por todo esto, la mayoría social no entiende por qué AMLO quiere desaparecer al INE y por eso salió a manifestarse.

Y no solo salieron a las calles a oponerse frontalmente a la reforma de AMLO, sino que una buena franja de la sociedad está convencida de que, ante la falta de argumentos convincentes, el Presidente quiere suprimir al INE por un ánimo de castigo por los resultados de la elección de 2006, y, más delicado aún, porque tiene la intención de instaurar un órgano electoral a modo para manipular los resultados electorales a partir de 2024 si lo necesitan sus candidatos y su partido.

En este escenario, el Mundial de Qatar nos recuerda lecciones de vida formidables. Hasta ahora, AMLO y su partido iban en caballo de hacienda a ganar tranquilamente las elecciones de 2024. Ahora, el tema del INE ha agitado el ánimo social y revivido a la famélica y desprestigiada oposición partidista. Además, ha abierto un escenario tentador a personajes como Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard, varios gobernadores, decenas de senadores, todos morenistas, para concretar una ruptura con el régimen ante la marcada inclinación de AMLO por Claudia Sheinbaum y su estrecho grupo; Monreal y compañía calibran la posibilidad de emerger como campeones de la defensa del INE y de la democracia.

Como a Brasil y Francia, máximos favoritos para ganar la copa, a Claudia y a Marcelo les puede ocurrir lo que ha pasado con otros favoritos en Mundiales pasados. El Brasil del Mundial de 1950, la Hungría de 1954, la Holanda de 1974, el Brasil de 1982, super favoritos para coronarse, cayeron vencidos debido a errores garrafales, malas estrategias, soberbia y exceso de confianza. En tal analogía, la idea de aniquilar al INE es como el autogol, la expulsión tonta o la celebración antes de tiempo que aniquiló los sueños de esos equipos maravillosos que se quedaron con las ganas.

José Reyes Doria
José Reyes Doria

Politólogo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.
Asesor parlamentario en diversos órganos de gobierno y comisiones de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.
Colaborador en portales informativos. Conferencista sobre temas legislativos y políticos. Consultor en materia de comunicación política, prospectiva y análisis de coyuntura. Contacto: reyes_doriajose@hotmail.com

Deshielo de los glaciares liberará toneladas de bacterias desconocidas, de acuerdo con estudio (nota de Quinto Poder)

Dentro de los glaciares que se derriten hay minerales, gases, materiales orgánicos y hasta organismos vivos, muchos de los cuales nunca han sido catalogados por la ciencia y no se sabe cómo puedan interactuar con los demás seres. Redacción GLOBAL·30/11/2022 · 17:29 hs Un estudio publicado en la prestigiosa revista Nature, estima que el derretimiento de los polos continuo durante los […]

¿Cuál es el pleito entre Poncho de Nigris y Adrián Marcelo? (nota de Óscar Eduardo Guzmán en Quinto Poder)

De Nigris y Adrián Marcelo se encontraron en el Mundial de Qatar 2022 donde casi acaban peleando a golpes.  Óscar Eduardo Guzmán TENDENCIAS·30/11/2022 · 19:22 hs Dos personajes que han acaparado los reflectores en las últimas semanas son los influencers Poncho de Nigris y Adrían Marcelo, quienes casi se agarran a golpes dentro de un estadio donde se desarrolla el Mundial de […]

[Imágenes Fuertes] En Tabasco, pobladores hacen justicia, cuelgan a presunto sicario que había ejecutado a exalcalde (nota de Casimiro Sánchez en OEM-Informex)

El presunto sicario habría participado en la ejecución de un exdelegado de la ranchería La Azucena Casimiro Sánchez | El Heraldo de Tabasco   · miércoles 30 de noviembre de 2022 Cárdenas, Tabasco.- Este 30 de noviembre de 2022 un sujeto fue colgado de un árbol en la ranchería La Azucena, segunda sección. Los pobladores […]

Comenta

Deja un comentario