Pobladores enardecidos lo quemaron vivo y era inocente

Las pruebas genéticas no tenían compatibilidad con Alfredo “N”, quien fue linchado en Cacahoatán

Carlos Mejía/oem-Informex

TAPACHULA. Luego de que el pasado 10 de enero pobladores del ejido Faja de Ori lincharan y quemaran vivo  a un hombre acusado de abusar sexualmente y asesinar de una menor de seis años, las pruebas genéticas realizadas por las autoridades confirmaron que él no fue el responsable del ilícito.

Los hechos ocurrieron cuando los habitantes de la comunidad hallaron el cuerpo de la menor Jarid N. y señalaron a Alfredo N. como responsable del delito debido a que años antes fue acusado del mismo delito; sin embargo, obtuvo su liberación después de purgar una condena.

El grupo de personas sacó de su domicilio al hoy occiso sin que se realizaran los trabajos periciales de rigor avalados por las autoridades, a pesar de que la madre del hombre explicaba a gritos, durante la trifulca, que él había estado enfermo durante cuatro días y que no había salido de su casa. Además solicitaba que dejaran el caso en manos de las autoridades, quienes debían confirmar si era o no responsable.

Al lugar arribaron policías municipales para resguardar al sujeto señalado; sin embargo, la multitud consiguió arrebatárselo a los uniformados, quienes no pudieron evitar que fuera linchado y quemado vivo.

Casi dos meses después del acto violento, las pruebas genéticas que se le hicieron a la menor y a Alfredo, arrojaron que él no fue quien abuso y asesinó a la menor, y que fue otra persona que ya es buscada por las autoridades, pero que está desaparecida desde el día del feminicidio y linchamiento de Alfredo N. 

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario