Peña Nieto: propiedades de lujo en Madrid, ¿problemas legales en México? Autor: Venus Rey Jr.

Foto: Cortesía.

Es del conocimiento público que Enrique Peña Nieto vive en España desde que dejó el cargo. El diario El País publicó un artículo según el cual en septiembre de 2020, Peña compró un piso de lujo en Almagro, un elegante barrio en Madrid. El inmueble costó 500 mil euros (unos 12.5 millones de pesos al tipo de cambio euro-peso de ese entonces). El inmueble fue remodelado y ahora Peña Nieto lo está vendiendo en 650 mil euros. Me tomé la libertad de entrar al sitio web donde se anuncia el piso y pude examinarlo con detenimiento. Efectivamente, se trata de un departamento de lujo, con acabados de primera, una decoración estilizada y muebles de alta gama. He tenido la oportunidad de visitar varias veces Madrid y conozco la zona. Y sí, se trata de uno de los barrios chics de esa ciudad.

No está mal comprar ni vender un inmueble en otro país. No es una actividad ilegal. Pero quisiera poner una cuestión sobre la mesa, aunque peque de ingenuo: el salario anual integrado de Peña Nieto como presidente era de $3,140,537.31 pesos. Percibió, pues, durante su sexenio, alrededor de 18.8 millones de pesos. Seguramente Peña Nieto tenía otros ahorros e ingresos –fue gobernador del Estado de México y secretario de finanzas durante el gobierno de Arturo Montiel–, pues no es lógico que una persona gaste más de dos terceras partes de sus percepciones de seis años en un apartamento que ni siquiera ocupa. Peña Nieto reside en una casa de 2500 metros cuadrados en un barrio todavía más exclusivo a las afueras de Madrid. No se sabe si la renta o si la posee en comodato (la casa es propiedad de una empresa). Pocos burócratas mexicanos pueden darse el lujo de poseer –posesión en sentido jurídico– dos viviendas muy exclusivas en la capital española. El diario El País señala que Peña compró el piso de Almagro para obtener la Visa Dorada que otorga el gobierno español a inversionistas, de manera que puedan tener una estancia legal en España, y que el apartamento no está habitado, aunque tiene todo el menaje y los enseres de lujo.

El sexenio de Peña Nieto y el “Nuevo PRI” se caracterizó por ser uno de los periodos más corruptos que ha tenido México. El nivel de náusea y hartazgo al que llegó la población fue uno de los detonantes que llevó a millones de mexicanos a votar masivamente por Andrés Manuel López Obrador en 2018. El estilo de vida de Peña Nieto en España es una muestra del cinismo de aquel “Nuevo PRI”, ese PRI de los Peñas, los Duartes (el de Chihuahua y el de Veracruz), los Borges, los Moreiras, los Medinas, los Sandovales, los Lozoyas, los Vallejos, los Anguianos, los Torre Cantú, y tantos y tantos más. Esa generación del “Nuevo PRI”, encabezada por Peña Nieto, resultó ser la más corrupta que había conocido ese partido y terminó sepultándolo. Y todavía hay quien se pregunta por qué el PRI se está quedando sin gobernadores.

Pero insisto, el quid de este texto no es criminalizar la compraventa de inmuebles en el extranjero por parte de mexicanos (algún miembro de la familia del presidente López Obrador ha realizado tales operaciones), sino el hecho de que Peña Nieto se la pasa muy contento y en total impunidad cuando según el actual gobierno, fue el artífice de tremendos actos de corrupción, como el aeropuerto de Texcoco, la casa blanca, la estafa maestra, los sobornos de Odedrecht y un muy largo etcétera.

Al empezar este sexenio pensé, quizá ilusamente, que se castigaría a los corruptos de los regímenes pasados. Peña Nieto, como muchos otros presidentes, gobernadores y altos funcionarios, salían del cargo inmensamente ricos y nadie hacía absolutamente nada. El actual gobierno prometió que las cosas serían distintas y que no habría impunidad.

Hace casi un año, el 1 de agosto de 2021, se llevó a cabo la consulta para enjuiciar a los expresidentes. Según López Obrador, fue un monumental triunfo del pueblo de México que clamó que los expresidentes fueran ajusticiados. El sexenio va a acabar pronto –le quedan poco más de dos años– y no hemos visto nada sustancial contra los expresidentes, a quienes todos los días se les acusa de las peores barbaridades: corrupción, tráfico de influencias, narcotráfico, masacres, sobornos, traición a la patria, etcétera. Mientras más se les señale y no se actúe, mayor vergüenza para las actuales autoridades, incluido el jefe del ejecutivo.

Hace unos días, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) anunciaron que están investigando al expresidente Peña Nieto por recibir más de 26 millones de pesos entre 2019 y 2021, a través de un esquema de transferencias irregulares desde México a España. No es que yo sea pesimista, pero creo que Peña Nieto y todos los expresidentes vivos van a seguir gozando de impunidad durante esta administración. Peña Nieto seguirá muy contento en Madrid y en Europa, disfrutando el dolce far niente.

Venus Rey Jr.
Venus Rey Jr.

Compositor de música sinfónica, escritor, ensayista y académico. Licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Filosofía por la Universidad Anáhuac. Su obra musical ha sido presentada en Estados Unidos, Rusia, Alemania, Reino Unido, Italia, Polonia, Ucrania, Austria, Argentina, Perú y México. Ha grabado diez discos de sus composiciones y publicado dos libros de narrativa, tres volúmenes de poesía y diversos ensayos jurídicos y filosóficos en revistas especializadas de la Universidad Iberoamericana, el ITAM y la Universidad Anáhuac. Es colaborador de Grupo Fórmula. Escribe en el diario El Economista y en las plataformas digitales de los periodistas Eduardo Ruiz Healy y Julio Hernández “Astillero”.

Comenta

Deja un comentario