Participar en Juegos Olímpicos da “esperanza al mundo”, expresa maratonista mexicana (nota de Carina López y Wu Hao en Xinhua)

Foto: Twitter @CUFIDE_Edomex

Por Carina López y Wu Hao de Xinhua

Para la maratonista mexicana, Andrea Ramírez Limón, es un “privilegio” participar en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio, al considerar que son muy importantes porque “damos una esperanza al mundo de que podemos salir adelante”.

La atleta mexicana, de 28 años de edad, contó a Xinhua que tras una década de intensos entrenamientos y de enfrentarse al confinamiento por la pandemia del nuevo coronavirus, sueña con subir al podio, ganar una presea y escuchar el himno nacional de México en los Juegos Olímpicos de Tokio, programados para julio y agosto de este año, tras ser pospuestos en 2020.

“Correr es algo que me llena de satisfacción, soy como otra persona totalmente diferente cuando corro. Me siento en mi ambiente, siento que yo nací para ser corredora, es algo que llena mi corazón y mi mente”, expresó.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Ramírez Limón comentó que los Juegos Olímpicos “van a ser muy atípicos, a puerta cerrada y sin tanto público”, debido a la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

El camino que Andrea ha tenido que recorrer para alcanzar sus primeros Juegos Olímpicos no ha sido fácil, pues durante cuatro meses tuvo que estar en confinamiento para evitar contagiarse de la COVID-19.

“La pandemia fue algo complicada para mí porque teníamos muchos planes y competencias en puerta. Llegó la COVID y todos los eventos se cancelaron. Entonces vivimos un momento de incertidumbre de saber qué es lo que iba a pasar, si se iban a hacer los Juegos Olímpicos en el 2020 o se iban a posponer”, expresó.

El mundo ha acumulado hasta ahora más de 161 millones de casos confirmados de la COVID-19 desde el inicio de la pandemia y más de 3.3 millones de decesos relacionados al virus, según datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

La prueba atlética en la que participará Andrea está programada para llevarse a cabo el 7 de agosto próximo en la ciudad japonesa de Sapporo, donde correrá en categoría femenil el maratón de 42,195 metros.

Considerada por expertos como la mejor corredora de maratones hispana de los últimos años, Ramírez Limón aseguró en diciembre pasado el pase a sus primeros Juegos Olímpicos, al conseguir la marca olímpica con un tiempo de 2 horas 26 minutos 34 segundos, en el evento “The Marathon Project” del estado de Arizona, Estados Unidos.

A pesar de que los Juegos Olímpicos no se efectuaron el año pasado por la pandemia de la COVID-19, Andrea y su entrenador, Jonathan Morales, vieron el lado positivo de la situación y comenzaron a explorar otras áreas de oportunidad como el fortalecimiento del cuerpo, que en temporada normal no sería posible realizar.

“No dejamos de entrenar a pesar de la pandemia”, recordó la entrevistada, al comentar que solía correr sola muy temprano en la ciudad de Toluca, en el central Estado de México, “donde hay muchos espacios libres sin gente como en la montaña o bien en la casa”.

Contó que debido al confinamiento tuvo que comenzar a ejercitarse en su casa e improvisar para no perder la condición física, por ejemplo, al llenar con arena botellas de plástico para simular pesas y hacer repeticiones.

Dijo que a raíz de la emergencia sanitaria ahora valora mucho más lo que tiene como a su familia, además de volverse una persona más agradecida, porque “no sabemos si mañana podemos estar enfermos o nuestra familia puede seguir viva”.

“La pandemia fue un parteaguas para mí. Me siento muy agradecida de que afortunadamente a nosotros no nos pasó nada”, declaró la corredora.

Mencionó que la preparación en México, previo a los Juegos Olímpicos, representa para ella una ventaja, pues en el país latinoamericano se pueden experimentar todo tipo de situaciones climáticas como calor, altura y humedad.

“En México podemos entrenar en distintas condiciones. Los climas en el país son muy diferentes y esa es una gran ventaja”, refirió, al poder “entrenar en distintos climas, en diferentes temperaturas”.

La corredora disfruta también hacerlo en la naturaleza, entre árboles y flores de su natal Toluca o en parques y veredas donde llega a recorrer 10 kilómetros de subida y 10 de bajada.

“Me gusta mucho subir hasta el tope y poder apreciar la vista (del paisaje) desde arriba en Cacalomacán”, localidad del municipio de Toluca, según compartió la atleta.

Ramírez Limón, de complexión delgada y piernas largas, acudirá a Tokio con la meta de conseguir la mejor actuación de una mexicana en maratón femenil, lo que significaría quedar entre las 15 primeras del mundo. Aseguró que entrenará “muy duro” para conseguir más velocidad y mejorar su marca en maratón femenil.

“Me siento muy orgullosa de representar a México, me siento orgullosa de ser mexicana. Creo que en México hay un gran potencial, hay grandes corredores, siempre lo hemos demostrado”, afirmó.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario