No se expropió ninguna concesión de taxímetros, se canceló un contrato abusivo: Claudia Sheinbaum (nota de Cecilia Nava en OEM-Informex)

Fotograma de video.

El Gobierno de México defiende ante EU la administración de Claudia Sheinbaum por cancelar contrato de taxímetros.

Cecilia Nava | OEM-Informex.

El gobierno de México está defendiendo a la administración de Claudia Sheinbaum Pardo ante Estados Unidos, luego de que la empresa L1BRE LLC acusó al gobierno local de expropiarle una concesión otorgada a su filial Servicios Digitales Lusad para instalar 138 mil taxímetros digitales y desarrollar una aplicación móvil de transporte.

OEM-Informex publicó este miércoles que el gobierno de Estados Unidos asumió la defensa de la empresa después que el senador del Partido Republicano, George Edward Bell Holding, entregó al representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, el expediente del caso para defender a la compañía.

En videoconferencia se le preguntó a la mandataria capitalina sobre esta situación y respondió: “Ellos (empresa), están presentando una demanda legal y nosotros la estamos litigando, tanto del gobierno de la ciudad como el propio gobierno de México dado que es una demanda internacional”.

Este diario, dio a conocer que a sólo seis meses de su creación, Servicios Digitales Lusad recibió una concesión para instalar 138 mil taxímetros digitales en la flota de taxis de la Ciudad de México y explotar una aplicación móvil para que los usuarios solicitaran el servicio de forma remota.

Sheinbaum Pardo aseguró que no era una concesión sino era una obligación de los taxistas para contratar a una empresa “en un esquema monopólico donde ni siquiera hubo licitación”, y que además, la empresa, “ni había erogado absolutamente nada porque ya tenían su propio desarrollo. Detalló que la mejor opción fue hacer pública esta situación a través de la Agencia de Innovación Pública (ADIP).

No fue una expropiación, nos pareció un verdadero abuso el contrato que se había realizado en la administración pasada en donde los taxistas tenían que pagar por la utilización de una tableta en la contratación para poder entrar a un servicio en donde se sustituye el propio taxímetro y además un servicio a distancia, tipo plataforma, era un servicio muy, muy oneroso para los taxistas”, argumentó Sheinbaum sobre la cancelación del contrato.

Agregó: “Los taxistas no estaban de acuerdo en que se contratara este servicio, era una sola empresa donde no hubo licitación, fue una asignación y lo que nosotros dijimos en ese momento pues, que si los taxistas no querían que se hiciera de esta manera, que además nos parecía que era un acto monopólico, pues que no se hiciera”.

Recordó que a partir de la decisión, la ADIP desarrolló una aplicación, que no tiene nada que ver con la propuesta de L1BRE y que no tiene ningún costo para los taxistas.

Al ser cuestionada sobre si los funcionarios que otorgaron el contrato para las tabletas de los taxímetros estaban siendo investigados, como el extitular de la Secretaría de Movilidad (Semovi), Sheinbaum Pardo dijo que el secretario actual, Andrés Lajous, otorgará la información correspondiente en los próximos días.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario