Ni un voto al PAN, ni un voto al PRI, pero… ¿por quién votar? Autor: Iván Uranga

Me niego a dejar de pensar, para apoyar ciegamente a un gobernante.
-I. Uranga

Sólo un inconsciente, un estúpido o un mentiroso, afirmaría que si regresa el PAN o el PRI a tener la mayoría en el gobierno, estaría mejor la mayoría de los mexicanos.

Hace 100 años durante el gobierno de Álvaro Obregón, con la ayuda de José Vasconcelos tuvimos un proyecto de nación, que con la llegada del “Caudillo” Plutarco Elías Calles en 1924 y su ambición de poder se perdió, hasta la llegada de Lázaro Cárdenas en 1934. En 1940 Manuel Ávila Camacho revirtió la idea emanada de la Revolución de un México más justo y le dio manga ancha a la iglesia católica de nuevo y a las macroempresas que vendrían a transformar a nuestra sociedad irremediablemente en una sociedad de consumo, regida por la oferta y la demanda. Desde entonces diversos grupos de obreros, campesinos, estudiantes y profesionistas, han luchado por una sociedad más justa. Los patrones y la iglesia encontraron su fuerza política en los partidos de derecha como el PAN y los vividores encontraron en la política una forma de acceder al poder y al dinero a través del PRI, mientras la izquierda partidaria -siempre muy tímida- concretaba sus esfuerzos en conseguir un mejor trato del patrón y espacios políticos en el gobierno.

Lo absurdo es que en un territorio tan rico, después de más de 100 años de plasmados los ideales de nuestra sociedad en la Constitución de 1917, ningún gobierno impulsara, ni impulse el que cada mexicano con un trabajo digno de sólo 8 horas al día, pueda contar para él y su familia, con alimentación, casa, justicia, salud, seguridad, educación, recreación y una vejez digna mínimamente. El PRI y el PAN al frente de la Presidencia, nos demostraron que son incapaces y en 2 años y medio, el gobierno de Morena con López Obrador también, pero por primera vez puso un pan en la mesa de los más pobres. Por primera vez en cada casa de la gran mayoría de los mexicanos hay para comer, esto no implica que sea un buen gobierno, porque también cada animal de un zoológico tiene comida y está vacunado.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

La realidad es que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador al igual que los anteriores, es un mal gobierno que cuida los intereses de los grandes capitalistas dueños del poder y el dinero en el mundo, y que los proyectos que implementa e implementará desde el gobierno, ayudarán a ganar más a los que más tienen, que podrían generar más empleos esclavos, porque según la ENOE de Inegi 2020, en México sólo 4% de los mexicanos gana más de 15 mil pesos al mes (750 dólares).

Si los medios de difusión tradicionales están molestos, es porque el gobierno ya no paga su silencio. Si el PAN está tan molesto, es porque López Obrador sacó del negocio a una buena parte de los millonarios que vivían a expensas del presupuesto del Estado. Si el PRI está molesto, es porque además de a sus dirigentes, Morena le quitó el poder político que le daba sentido a su existencia, pero en realidad no se trata de partidos políticos, porque la mayoría de los candidatos de Morena pertenecieron al mismo PRI que ahora repudian, y las políticas públicas de AMLO son sólo una continuidad de ese mismo viejo régimen, salvo dos principios fundamentales: el apoyo real, aunque sea asistencial, a los pobres y ancianos y una libertad de prensa nunca antes vista.

Así que, lo que realmente está en juego este próximo domingo 6 de junio es qué grupo político en México quieres que trabaje para los dueños del poder y el dinero en el mundo, porque salvo muy contadas excepciones, los candidatos no representan realmente los intereses del pueblo, y fueron elegidos por las cúpulas del poder.

Es obvio que necesitamos un nuevo acuerdo nacional, plasmado en una nueva constitución, que nos permita refundar al país, de acuerdo a su realidad actual, cambiando radicalmente el sistema de partidos, ya que ningún partido político representa una opción real de gobierno democrático en México, así que lo único que queda -si quieres votar en estas elecciones- es elegir en función de las personas, porque muchas personas en lo individual, independientemente de su partido político, han logrado a nivel local beneficios para su pueblo.

A nivel federal, lo que debes preguntarte es si quieres o no que López Obrador siga teniendo mayoría en el Congreso, para que siga decidiendo -sólo él-, lo que es mejor para todos, o si le das poder a los otros partidos para que puedan vender su voto más caro en el Congreso, es decir, si los aliados de AMLO ganan nuevamente la mayoría del Congreso, el Presidente, seguirá haciendo las cosas como hasta ahora y tal vez mucho más centralista, porque tendrá la confianza de la renovación de su poder, con el inminente peligro que se convierta en el nuevo “Caudillo” (igual que Calles) como lo llaman ya sus fieles y si votas por cualquiera de los otros, y Morena y su aliados no obtienen la mayoría del Congreso, lo que sucederá en la práctica es que los diputados de oposición venderán su voto, para obtener benéficos personales, para que las iniciativas de López Obrador puedan alcanzar la mayoría y pueda gobernar.

Si votas o no votas, pasará exactamente lo mismo.

Es decir, le acotas el poder al Presidente o le das más poder. Tú eliges. 

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga
Iván Uranga

Especialista en Ciencias Sociales, promotor de comunidades autónomas autogestivas, investigador social, docente de Permacultura, escritor de
ensayos, novelas, cuentos, teatro y poesía.

Comenta

Deja un comentario