Mueren dos hermanos tras derrapar a bordo de su motocicleta en Iztapalapa (nota de Karla Rivas en OEM-Informex)

Foto: José Melton | OEM-Informex

Uno de los familiares con la voz cortada y con lágrimas comento estaban jugando pelota en la casa y solo salieron a la tienda.

Karla Rivas | OEM-Informex

Dos víctimas más se suman a la cuenta de los bikers caídos, y es que dos hermanos, circulaban en su vehículo de dos ruedas por calles de la colonia Nueva Rosita, en la alcaldía Iztapalapa, cuando una camioneta negra lee cerro el paso, por lo que derraparon perdiendo la vida al instante. No se tienen detenidos por este hecho.

Aproximadamente a las 07:30 de la noche de este jueves, una familia se encontraba reunida en su vivienda, cuando recibieron la terrible noticia de que Toscani “N” y su hermana Giselle “N”, habían sufrido un accidente en calle Filósofos en su esquina con Eje 5 Sur (Santa María Purisima).

Testigos de los hechos y vecinos de la zona que se percataron del momento justo en que ocurrió el accidente, se acercaron para auxiliar a ambos, al mismo tiempo que solicitaban apoyo a través del número de emergencia 911.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Al lugar llegaron agentes de la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México y socorristas del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), para revisar a las víctimas, pero nada pudo salvar de la muerte al motorista y a su hermana que viajaba como acompañante, pues casco, guantes o alguna otra protección que les ayudará durante el accidente quedaron ausentes, pues no portaban ninguna de ellas.

Hasta el sitio arribaron familiares de las víctimas, solo para encontrarse con una escena sangrienta, pues Toscani se encontraba junto a su moto de pista, Yamaha blanca con vivos rojos, sobre un charco de sangre y su hermana de apenas 16 años de edad, cerca de la camioneta que había provocado el terrible siniestro.

Uno de los familiares con la voz cortada y con lágrimas comento estaban jugando pelota en la casa y solo salieron a la tienda. El lugar fue acordonado y resguardo por policías capitalinos, mientras personal de Investigación Forense y Servicios Periciales, realizaban las diligencias.

Minutos más tarde el padre acudió al lugar y entre gritos y empujones pedía a sus familiares que le dejarán ver a sus hijos, al acercarse hasta ellos, grito “No mi hijo, no mi pequeña”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario