México y la muerte. Autora: Emma Rubio

0
382

Han pasado los festejos del día de muertos, muy bella tradición de nuestro país, sin embargo, ¿qué es la muerte hoy en día? Pues tal parece que la muerte es el pan de cada día. Diariamente hay desaparecidos y desaparecidas, el aumento de feminicidios es alarmante. La semana pasada fueron dos los jóvenes desaparecidos, de los que se supo, claro está, en Cancún. 4 de cada 10 asesinatos en Playa del Carmen son feminicidios. Sí, así la muerte cada día nos asecha, se lleva a muchos de nuestros jóvenes y mujeres. ¿Hay motivo para festejar la muerte? México se ha convertido en uno de los países más inseguros y lo que es de llamar la atención, es que actuamos como si fuese ya muy normal que aparezcan cuerpos por doquier, que haya decapitados, que se desaparezcan de repente los hijos de muchas mujeres. Siempre lo he dicho, hemos ido normalizando ahora hasta la muerte.

¿Cuántos muertos han aumentado en los altares que pusieron en este año? Cierto es que muchos esperábamos el día de descanso por las muy pesadas jornadas laborales que tenemos. En el sitio donde trabajo se hizo un evento muy lindo sobre el día de muertos en el que participa toda la escuela y otras escuelas hacen lo mismo; adornos, obras de teatro y muchas cosas más que implican mucho trabajo y mucho gasto. Yo como siempre, quizá de amargada, me preguntaba ¿si todo el dinero invertido en un evento como este al cual honestamente no le veo sentido se invirtiera en educación, en campañas de seguridad y bien común? Pero no, tal parece que hay que seguir generando placebos mentales para que hagamos de cuenta de que nada de lo que acontece nos afecta.

Festejemos la muerte pues y sigan actuando como si no le temiesen puesto que hoy en día en esta ciudad no sabemos cuándo nos toque por el simple hecho de estar en el momento justo en el que pasen rafagueando, o comiendo en donde esté aquél al que le deben cobrar una cuenta, o porque simple y sencillamente soy mujer y no puedo andar libre y segura por las calles de esta ciudad.

Yo sí tengo miedo a la muerte, esta muerte que se presenta constantemente en las calles de esta ciudad siendo la violencia la antesala de la misma. Bien, festejemos las tradiciones tan bellas y que conforman a una sociedad, pero si nos detenemos a pensar si en un futuro esta misma será la tradición que se reproduzca o ¿cuál?

Me alegra ver tan bellos altares, desfiles con catrinas extraordinarias como en la Ciudad de México, me maravilla ver como en muchos pueblos se viven cosas enigmáticas y mágicas y que es una maravilla que miles de personas de otros países añoran ver en vivo pero que tristemente no vienen porque ya les aterra pisar tierras mexicanas, tierras del narco y la violencia. Es una pena que nuestras tradiciones se vean opacadas por la realidad actual de un país que lejos de hacer festividades a la muerte; ahora tiene que hacer sitio a la muerte en la vida cotidiana.

Que este texto sirva de homenaje para aquellos que en estos días sus familias no supieron si ponerles o no en un altar porque aún conservan la esperanza de que en algún momento su hija, hijo, esposo, esposa, hermana, hermano aparezca ya “aunque sea” el cuerpo. Es esta la realidad que vivimos en este México donde la muerte se ha convertido más en un consuelo; si no, pregúntele a cualquiera que tenga un familiar desaparecido, la muerte termina siendo el descanso de la familia.

@Hadacosquillas

Deja un comentario