México tiene una deuda con las mujeres: el trabajo de cuidados no remunerado (nota de Yahir Fragoso en OEM-Informex)

La relevancia del trabajo no remunerado es tanta que la ONU lo incluyó en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

Yahir Fragoso | OEM-Informex

Históricamente, las tareas y cuidados del hogar recaen sobre las mujeres; sin embargo, cada vez más estudios señalan el impacto que esto tiene en su salud, particularmente en lo que respecta a salud mental.

Aunado a esto, cada vez son más las mujeres que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA), lo que aumenta su carga mental, ya que en la mayoría de los casos, esto representa llevar a cabo una doble jornada (casa y trabajo).

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Esta semana, en Argentina se dio a conocer que las mujeres que no cumplan con los requisitos para recibir una jubilación podrán hacer un trámite para que se les reconozcan cierto número de semanas cotizadas dependiendo de los hijos que han tenido y cuyo cuidado ha corrido por su cuenta.

Lo anterior podría sentar un precedente para la discusión en otros países, incluido México, sobre el reconocimiento de las actividades no remuneradas en relación con los cuidados del hogar, de los hijos o enfermos, que han sido consideradas tareas de las mujeres a lo largo de los años.

Impacto de las tareas de cuidados en las mujeres

De acuerdo con cifras de ONU Mujeres, en México las mujeres desde los 12 años triplican la cantidad de tiempo dedicado por los hombres a las tareas de cuidado o trabajo no remunerado en el hogar. Por otro lado, en el trabajo remunerado la contribución de los hombres duplica la participación de las mujeres.

Es decir, existe un reparto desigual de las tareas remuneradas y no remuneradas entre hombre y mujeres. Esta distribución desproporcionada tiene consecuencias en varios niveles: el más evidente es la percepción de ingresos en consecuencia de una menor participación en el trabajo remunerado; sin embargo, a largo plazo impide el acceso de las mujeres a esquemas de jubilación.

El tipo de cuidado al que más tiempo dedican las mujeres es el proporcionado a integrantes del hogar desde cero hasta 14 años (24.9 hrs. semanales), lo que se puede extrapolar al cuidado de los hijos en el caso de las madres, que en México representan 72.4% de la población femenina de 15 años o más.

Le siguen el cuidado de personas enfermas o con alguna discapacidad que requiere cuidados especiales, y las actividades domésticas.

La relevancia del trabajo no remunerado es tal que la Organización de las Naciones Unidas lo contempla en uno de los puntos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En particular, el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 “Lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas” establece como una de sus metas: “Reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico no remunerado mediante la prestación de servicios públicos, la provisión de infraestructuras y la formulación de políticas de protección social, así como mediante la promoción de la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario