“México fue tajante: o retiran los cargos al General, o la DEA se va”. Así lo dicen New York Times y VICE (nota de SinEmbargo)

En esta imagen de enero de 2020 se observa a López Obrador junto al Fiscal de Estados Unidos, William Barr, en su visita a México. Foto: Twitter (@lopezobrador_).

Periodistas del New York Times y VICE News revelaron hoy que el Gobierno mexicano advirtió a Estados Unidos que podría expulsar de México a sus agentes antidrogas y limitar la cooperación en las investigaciones internacionales de narcóticos a menos que se retiraran los cargos contra el exsecretario de la Defensa de México, Salvador Cienfuegos.

Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 18 de noviembre (SinEmbargo/AP).– Los periodistas Alan Feuer y Natalie Kitroeff, ambos con cobertura desde Brooklyn de juicios a mexicanos de altos vuelos –Joaquín Guzmán Loera, Genaro García Luna–, narran en The New York Times hoy:

“Desde el momento en que los agentes federales estadounidenses arrestaron al exsecretario de la Defensa de México en el aeropuerto de Los Ángeles el mes pasado, hubo indignación en los niveles más altos del Gobierno mexicano por no haber estado al tanto del caso. Lo vieron como una afrenta, una traición, una violación atroz de la confianza entre los aliados”.

Agregan: “Esa percepción alcanzó un momento cumbre recientemente, cuando Palacio Nacional emitió una advertencia sin precedentes a sus contrapartes en Washington: si Estados Unidos no reconsideraba el caso contra Salvador Cienfuegos Zepeda, México consideraría expulsar del país a los agentes antidroga estadounidenses, lo que pondría en riesgo una alianza de décadas que ha servido para llevar a varios narcotraficantes ante la justicia, según tres personas con conocimiento del asunto”.

La amenaza pareció dar resultado, señalan los periodistas. El miércoles, a pedido del Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, una Jueza federal en Brooklyn desechó formalmente los cargos contra el General en retiro del Ejército mexicano.

“En el pasado –dicen Alan Feuer y Natalie Kitroeff, publicado la tarde del miércoles–, las autoridades estadounidenses han trabajado con sus contrapartes mexicanas al capturar a sospechosos importantes de narcotráfico. A menudo los mexicanos hacen las detenciones, pero no sucedió así en este caso: el Departamento de Justicia acusó discretamente a Cienfuegos el año pasado y luego esperó a que el General visitara Estados Unidos para aprehenderlo”.

William Barr, Fiscal general de Estados Unidos, saluda al Canciller mexicano, Marcelo Ebrard. Archivo, Cuartoscuro.

“Prescindir de la cooperación mexicana, molestar a un importante aliado y luego retirar la acusación es un retroceso importante para el Departamento. La historia del General retirado, que pronto regresará a México para enfrentar un futuro incierto, es, de algún modo, una fábula con moraleja sobre los efectos de la política internacional en la lucha diaria de la guerra contra las drogas”, sostienen.

Keegan Hamilton, Emily Green y Deborah Bonello coinciden, pero en una nota de VICE News.

“El Gobierno mexicano amenazó con expulsar a la DEA y limitar la cooperación con Estados Unidos en las investigaciones internacionales de narcóticos a menos que se retiraran los cargos penales contra un exsecretario de Defensa acusado de proteger a un cartel de la droga a cambio de sobornos, según pudo saber VICE World News. La amenaza nunca fue aplicada, pero tuvo el efecto deseado. El miércoles, una Jueza federal que actuó a pedido de los fiscales estadounidenses y desestimó el caso contra Salvador Cienfuegos Zepeda, el máximo funcionario militar de México de 2012 a 2018”.

“El movimiento sorprendente y sin precedentes reveló una crisis diplomática entre los países vecinos y mostró hasta dónde está dispuesto a llegar México para proteger a un alto funcionario militar de la persecución de Estados Unidos”, sostienen.

“Una orden para expulsar a los agentes del orden de Estados Unidos del país fue una de las amenazas de los funcionarios mexicanos, según dos fuentes familiarizadas con el asunto. Esa orden habría incluido a agentes de la DEA, que tiene una fuerte presencia en México y trabaja en estrecha colaboración con las fuerzas de seguridad mexicanas en las investigaciones y operaciones contra los cárteles”, agregan los periodistas, también con especialidad en cobertura de casos de mexicanos poderosos en cortes estadounidenses.

“El Canciller Marcelo Ebrard también consideró exigir reciprocidad: que a los agentes mexicanos de control de drogas se les permita realizar investigaciones en suelo estadounidense, como lo hace la DEA en México. Un funcionario policial estadounidense, que no está autorizado a hablar en público, dijo que la amenaza de expulsar a la DEA era ‘exagerada’, pero que aún así debía tomarse en serio”, agregan.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores. Foto: Cuartoscuro

“Espero que el Departamento de Justicia lo entienda bien”, dijo el funcionario estadounidense consultado por VICE News. Otro de los entrevistados agregó: “No podemos hacer negocios de esta manera. Estamos avergonzados. Estamos avergonzados”.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/18-11-2020/3896079

Deja un comentario