México debe mejorar la educación superior: OCDE

0
475
Foto: Laura Lovera/OEM-Informex

Jacob Sánchez/OEM-Informex

CIUDAD DE MÉXICO. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reconoció la necesidad de que México garantice la construcción de una buena gobernabilidad en su sistema educativo universitario dentro de la nueva Ley de Educación Superior pendiente de legislar por el Congreso de la Unión.

Para ello, estima se requiere que las instituciones de educación superior tengan objetivos claros y se asigne a las autoridades federales y estatales responsabilidades bien definidas y complementarias, a fin de crear un “marco jurídico que aporte claridad y certidumbre”.

“La educación superior es uno de los motores del crecimiento incluyente. Las inversiones en el acceso a, y en la calidad de, la educación superior, se traducen en beneficios directos para nuestras sociedades, para nuestras economías, para nuestros países. Especialmente en esta era de la economía del conocimiento, tan competitiva y tan compleja”, comentó Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, al presentar los estudios “El Futuro de la Educación Superior en México: Promoviendo Calidad y Equidad” y “La Educación Superior en México: Resultados y Relevancia para el Mercado Laboral” en la UNAM.

De acuerdo con el primer documento también es fundamental consolidar y fortalecer la cohesión del sistema educativo nacional en este nivel, ya que detalla, en México convive 13 subsistemas “bastante fragmentados”.

En este sentido, critica la falta de un procedimiento efectivo de transferencia de créditos, ni un identificador único para cada estudiante, así como la carencia de la implementación de un marco nacional de calificaciones.

A fin de garantizar la calidad y equidad, la OCDE apunta la necesidad de recursos financieros adecuados y bien empleados. El informe propone incrementar la inversión pública en educación superior para ampliar aún más la cobertura y la calidad de los docentes.

Asimismo, apunta la necesidad de de mejorar el apoyo financiero público para los estudiantes, especialmente a los más desfavorecidos.

Igualmente, el escrutinio de la OCDE revela que no existe suficiente transparencia en la asignación presupuestaria a las instituciones públicas de educación superior, así como muestra que existen disparidades en el financiamiento por estudiante que reciben las instituciones, incluso dentro de un mismo subsistema.

Por ello, refiere es importante contar con información precisa para la formulación de estrategias y políticas públicas.

“Si bien México cuenta con los componentes clave de un sistema de datos sobre educación superior, no se dispone de datos suficientes sobre el financiamiento por estudiante, por grupos de edad, y tampoco por cohorte, sobre la progresión de los estudiantes y los resultados de los graduados”, comentó Ángel Gurría en el auditorio Jesús Silva Herzog, en la División de Posgrados de la Facultad de Economía.

El estudio “La Educación Superior en México: Resultados y Relevancia para el Mercado Laboral” la OCDE apunta deficiencias en la conexión del sistema de educación superior con el mercado laboral, pues refiere “los beneficios potenciales de la educación superior todavía son limitados” e indica “sigue habiendo un grado importante de frustración tanto para los egresados como para los empleadores”.

En este tenor, detalla que uno de cada dos egresados trabaja en un empleo que no requiere educación superior, así como que uno de cada cuatro trabaja en la economía informal. Mientras, apunta, paradójicamente más de la mitad de las empresas reporta dificultades para cubrir vacantes en sus puestos de trabajo.

El estudio revela que son la mujeres las más desfavorecidas en este campo, pues si bien sobrepasan a los hombres jóvenes en número de egresados, su tasa de empleo está 14 puntos por debajo de la de los hombres, lo cual representa “una de las brechas de empleo más altas de los países de la OCDE”.

Además, sugiere una mayor flexibilidad educativa y más énfasis en el aprendizaje a lo largo de la vida, ya que contextualiza, para los estudiantes mexicanos no es fácil combinar estudios y trabajo, cambiarse a otra carrera o a otra institución.

“Por ello, este estudio recomienda dar mayores facilidades a los estudiantes para que puedan moverse más fácilmente dentro del sistema, ajustar el ritmo y la modalidad de estudio a sus necesidades y puedan volver al sistema para actualizarse en cualquier momento de su vida laboral”, puntualiza en sus recomendaciones.

También, recomienda asegurar que la educación superior responda a las necesidades futuras del mercado laboral, ya que afirma las nuevas tecnologías como la robótica, y la inteligencia artificial, estamos cambiando los empleos.

“Elevar la productividad en el mercado laboral mexicano requerirá competencias, habilidades y destrezas de más alto nivel incrementar la especialización y la innovación en industrias de mediana y alta tecnología requerirá una mayor participación de investigadores y profesionales especializados así como egresados de educación superior de diferentes disciplinas”, estima la OCDE.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.


Deja un comentario