Menor fue declarado culpable del feminicidio de sus hermanas de 7 y 12 años, pero sólo recibió 5 años de cárcel (nota de OEM-Informex)

Braulio tenía 17 años de edad cuando cometió el feminicidio de sus dos hermanas menores. / Foto: Cuartoscuro.

El juez encargado le dijo a Braulio que merecía una pena de por vida por lo que le había hecho a sus hermanas, pero sólo recibió 5 años de cárcel por ser menor de edad

OEM-Informex

Yiyari y Diana, de 12 y 7 años de edad, vivían en Tecámac, Estado de México, junto con su madre, Erika, quien trabajaba en un restaurante para mantener a las menores. Ambas fueron asesinadas por Braulio, su hermano, el pasado 29 de noviembre de 2020, luego de abusar sexualmente de ellas. Sin embargo, a pesar de que la autoridad lo encontró culpable del feminicidio de sus hermanas y el intento de feminicidio de su madre, sólo recibió una condena de 5 años en prisión por ser menor de edad.

Según recogió la activista Frida Guerrera en su blog, Braulio siempre fue un niño hiperactivo, de acuerdo con las declaraciones de Erika, y tenía un carácter desafiante, alimentado porque su padre, Rubén, siempre lo consentía; sin embargo, era también él quien maltrataba al niño.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

Erika también era violentada por su entonces esposo, sin importarle que sus hijos estuvieran presentes. Ella buscaba que Braulio olvidara las agresiones, pero el niño en ocasiones le decía a su mamá que cuando creciera la llevaría lejos de ahí.

En 2008 nació Yiyari y su madre relata que se convirtió en “la luz de su vida”, a pesar de la mala situación en la que vivía constantemente la familia. Diana nació cinco años más tarde, en 2013, mientras Erika ya consideraba la posibilidad de separarse de Rubén. La decisión se concretó un año más tarde y se fue con todos sus hijos al municipio de Tecámac, en el Estado de México.

“Lo hice por mis hijos, por mis niñas, porque él siempre las hacía menos; todo era para Braulio. Sin embargo, me lleve a todos mis hijos cuando me separé”, comentó Erika en una plática con Frida Guerrera.

Cuando Braulio cumplió 12 años decidió que iría a vivir con su Rubén. Su mamá accedió porque se había vuelto muy grosero con ella. A partir de ese momento se dedicó por completo a sus hijas y buscó sacarlas adelante por todos los medios: trabajaba horas extras y participaba en tandas para solventar todos su gastos. Rubén no la apoyaba más allá de los 300 o 500 pesos que le daba de vez en cuando, recuerda Erika,

Igualmente comenta que Braulio iba y venía entre la casa de su padre y la ella. Había dejado de estudiar y Rubén lo llevaba a trabajar. “Me decía que su papá lo maltrataba, que lo llevaba a trabajar, […] que tenía las manos maltratadas”. Pero también recuerda que cada vez que su hijo regresaba con ella se le perdía dinero.

“Mis hijas muchas veces lloraban porque decían que Braulio solo iba a robarnos el dinero de la despensa, pero era mi hijo, ni modo de cerrarle la puerta” explica Erika.

En 2019 Braulio volvió a la casa de su madre. Yiyari y Diana ya estaban acopladas a la dinámica familiar. Erika llevaba algunos años con una nueva pareja, con quien tuvo otro hijo, Diego, que para entonces ya tenía 3 años.

Un año después de que su hijo volviera con ella, en junio de 2020, Braulio se quedó sólo con sus tres hermanos. Algunas horas después de que Erika se fuera a su trabajo en un restaurante cerca de su casa, el más grande sus hijos apareció y le dijo que Diego no se movía. Salió corriendo a su casa, pero cuando llegó su hijo ya no respiraba.

Braulio le dijo que ya había llamado a una ambulancia y a la policía. Erika buscó ayuda y sus vecinas llamaron a las autoridades; entonces descubrieron que nadie se había comunicado antes.

El más grande de los hermanos quedó como sospechoso y tuvo que rendir su declaración; sin embargo, más tarde las autoridades determinaron que Diego había sufrido muerte de cuna, aunque en lo profundo, su mamá siempre sospechó que su hijo había causado la muerte del bebé.

Días más tarde, una de las niñas le dijo que Braulio, quien regresó con su padre después de lo sucedido, había metido al bebé en un cuarto y lo tapó con una cobija: “lo durmió a fuerza”, recuerda Erika que le dijo.

La siguiente ocasión que vio a su hijo se presentó en su casa con una jovencita, a quien presentó como su novia. A su mamá no le pareció correcto que se llegara a su casa con una muchacha y habló con la menor para contactar a sus padres. Al días siguiente los dos se habían ido.

Después Erika supo que los dos menores se fueron a Puebla y que Braulio pretendía prostituir a la muchacha, por lo que fue detenido. Las autoridades estaban listas para acusarlo por trata de personas, pero su padre convenció a las autoridades de que se haría responsable por los actos de sus hijos desde ese momento y fue puesto en libertad.

El principio del fin comenzó en noviembre de ese mismo año, cuando el menor se presentó en casa de su madre nuevamente, diciendo que su papá lo maltrataba. En esta ocasión fue las niñas quienes convencieron a Erika de que lo dejara volver. “Ellas deseaban pasar una Navidad con su hermano”, le dijo Erika a Frida Guerrera con lágrimas en los ojos, “ellas decían que se portaba mal, pero que lo querían”.

Braulio comenzó a cuidar a las niñas mientras su mamá trabajaba porque los gastos no le permitieron seguir pagando porque los cuidaran. El trabajo de Erika estaba a sólo 10 minutos de su casa y les llamaba cada hora, por lo que pensó que todo estaría bien.

El 29 de noviembre de 2020 salió a trabajar como todos los días, aunque su hijo la despidió bruscamente de la casa. “¡Sí, ya adiós! ¡Vete!”, recuerda que le dijo. Ese día nadie contestó las llamadas que hizo a su casa, pero el trabajo era mucho y no tuvo más opción que dejarlo pasar.

Su jornada se prolongó hasta pasada la medianoche. Cuando llegó a su casa no encontró a nadie, aunque Braulio siempre la esperaba despierto. Se dirigió a la habitación donde dormía con sus hijas y vio que su hijo estaba ahorcando a una de las niñas.

Erika le comentó a Frida Guerrera que cuando se percató de lo que sucedía gritó y entonces su hijo la atacó a ella. “Intentó asesinarme. Me pico dos veces en las costillas, cinco en la cabeza, y al final, luego de forcejear con él más de hora y media, me golpeó con la cacha de una pistola”.

El golpe la dejó inconsciente. Cuando despertó, el mayor de sus hijos se había ido. Fue detenido el 3 de diciembre y el 28 de septiembre de 2021 recibió su sentencia.

El juez encargado le dijo a Braulio que merecía una condena de por vida por haber torturado, abusado sexualmente y asesinado a sus hermanas, y por el daño que le causó a su madre. Pero al ser menor de edad, sólo se le dictó una sentencia de 5 años en prisión.

Durante 2020, en México se registraron 969 feminicidios, de acuerdo con cifras del gobierno; durante el primer semestre de 2021 se contabilizaron 508, siendo el Estado de México la entidad con la incidencia más alta: 97 asesinatos.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex. Prohibida su reproducción.

Lenny Kravitz visita Chihuahua, presume fotos en redes sociales

El cantante, compositor y actor con más de tres millones de seguidores en su Instagram, realizó una publicación en su redes sociales posando con una águila real en esta ciudad Mariana Mendoza | El Heraldo de Chihuahua Lenny Kravitz, el cantante, compositor y actor con más de tres millones de seguidores en su Instagram realizó […]

Comenta

Deja un comentario