“Los memes y el caso Cienfuegos”. Autor: Ivonne Acuña Murillo

Foto: El Sol de Sinaloa

Desde siglos atrás el humor ha sido una de las maneras concretas de enunciar la propia opinión y de participar en la producción y reproducción de opinión pública. En México, el humor negro, el sarcasmo y la mofa encuentran en las redes sociales el lugar privilegiado de expresión y participación y, en los memes, representados como imágenes, video o audios de WhatsApp, al vehículo idóneo para posicionar de forma rápida y fácil las principales corrientes de opinión en torno a un asunto de interés público como el “Caso Cienfuegos”, que desde días atrás se ha convertido en el centro del debate.

Los memes pueden ser elaborados por usuarios orgánicos, es decir, por personas comunes interesadas en compartir sus pensamientos, o por grupos organizados, ya políticos, económicos o culturales, cuya intención es intervenir en la opinión pública generando corrientes de opinión a partir de estereotipos, prejuicios, sesgos, desinformación, fake news, etc. Sea como sea, la viralización de ciertos memes produce un efecto multiplicativo en la opinión pública buscando crear la ilusión de que existe una opinión mayoritaria en torno a temas de interés colectivo.

En el primer caso, el de los usuarios orgánicos, los memes transcienden a otras expresiones como los cartones políticos, hechos por caricaturistas de renombre, para colocarse como la representación de la opinión de quien no necesariamente cuenta con habilidades y conocimientos gráficos ni con espacio en medios de comunicación como la prensa y la televisión.

En el segundo, la lucha por las percepciones entre los expertos y expertas encuentra en los memes un medio de fácil acceso y comprensión para colocar en la esfera pública temas sensibles que bien pueden cambiar el rumbo de un gobierno, en el mejor de los casos, o desprestigiarlo atacando su base de legitimidad, en el peor de ellos. De hecho, comienza a considerarse a los memes como poderosa arma para desinformar y manipular la información y como un instrumento eficaz capaz de penetrar en lugares y formas que el marketing político tradicional nunca lo ha hecho.

La razón: para la mayoría de la gente que recibe un meme, por cualquier medio o red social, es casi imposible saber si este es producto de la imaginación de un usuario orgánico, que así comparte su opinión, o de un grupo de expertos en comunicación cuya intención última es persuadirle e invitarle a tomar una postura afín a la perspectiva de quien paga a dicho grupo.

Solamente quien se dedica al estudio de la realidad social en alguno de sus aspectos: políticos, económicos, culturales, ecológicos, mediáticos, comunicativos es capaz de inferir si el meme que consume conlleva la doble intención de desinformar, mentir, tergiversar los hechos y sí, además, forma parte de una bien orquestada campaña mediática que busca alcanzar un determinado fin político.

Así, a través de los memes es posible también entablar una lucha a favor o en contra de un gobernante, causa o proyecto de país. En lo que respecta a México y el “Caso Cienfuegos”, un análisis rápido por los memes producidos permite muy bien ubicar las ideas de fondo y la serie de hipótesis que en los últimos días han circulado para tratar de comprender el hecho que se relata enseguida.

El 15 de octubre de 2020, el general en retiro Salvador Cienfuegos Zepeda, fue detenido en el aeropuerto de los ángeles, California, en Estados Unidos (E.U.), cuando iniciaba sus vacaciones familiares. La detención se llevó a cabo a petición de la Administración de Control de Drogas (DEA) por supuestos vínculos con el crimen organizado, por recibir sobornos de millones de dólares, por ofrecer protección al cártel de drogas H2 alertándoles sobre operaciones militares en su contra y por dirigir ataques en contra de los cárteles en competencia, y por conspirar para introducir heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana a E.U.

Una vez detenido, el general Cienfuegos sería procesado en la misma corte de Nueva York que llevó el caso de Joaquín, “El Chapo”, Guzmán, y de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, durante el sexenio de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa (2006-2012).

La primera parte de este escándalo fue la aprehensión de Cienfuegos y el desconocimiento por parte del gobierno mexicano de la investigación precedente, en un marco de supuesta cooperación. La segunda fue el desistimiento del proceso en su contra por parte de la jueza Carol N. Amon, de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, a petición del propio gobierno de E.U., bajo el argumento de que “consideraciones sensibles e importantes de política exterior” eran superiores al interés del gobierno estadunidense para continuar con la acusación.

El 18 de noviembre, el general Cienfuegos fue entregado por los U.S. Marshals a las autoridades mexicanas en calidad de “hombre libre”. La investigación continuará en México a cargo de una instancia civil, la Fiscalía General de la República, cuya cabeza, Alejandro Gertz Manero, no ha hecho un solo pronunciamiento público a pesar de que no existe orden de aprehensión en contra del exsecretario de la Defensa.

Más que en relación con la detención, las hipótesis sobre las razones que llevaron al fiscal general de los Estados Unidos William P. Barr a gestionar dicho desistimiento abundan. La más difundida apunta a señalar que se trata de un “regalo” del aun presidente Donald Trump, al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), debido a la “amistad” entre ambos y en retribución a que AMLO no ha reconocido el triunfo de Joe Biden, virtual próximo presidente de los Estados Unidos. Hay quien argumenta que esta es una manzana envenenada que causará más perjuicios que beneficios al primer mandatario y su lucha en contra de la corrupción.

En relación con el supuesto regalo, ya antes se había dicho que Trump le había regalado a AMLO la captura del prófugo exgobernador de Chihuahua, César Duarte, durante su visita a Estados Unidos, en el mes de julio del presente año.

En el meme respectivo se ve, de un lado, a Trump diciendo adiós con la mano y del otro a César Duarte con una banda en los ojos por eso del respeto a su identidad, y con la leyenda: “Bye, Bye AMLO. Este es mi humilde regalo”.

Cuando la captura

Por supuesto, la captura del general Cienfuegos generó un número importante de memes, por un lado, celebrando el hecho y, por el otro, mostrando las dos corrientes de opinión principales respecto de su captura: una a favor del gobierno de la Cuarta Transformación (4T) y otra en contra.

Aquí algunos ejemplos:

1. La frase: “Yo cuando me enteré de la captura del General Cienfuegos”. La imagen: tanto Peña como Cienfuegos celebrando lo que parece un gol de la Selección Mexicana de Futbol. La autoría del meme es de “Memes políticos Libertad”.

2. Las frases: “Siguen callendo (sic) las ratas asesinas. Detienen al exsecretario Salvador Cienfuegos. Sigues tu Peñita”. La imagen: el exsecretario de la Defensa dice algo a Peña en un evento público.

3. Las frases: “Tacos de lengua (en mayúsculas y rojo) “No puedo permitir que a los soldados los traten como criminales…” General Salvador Cienfuegos. Tlatlaya, a un año. La imagen: el general diciendo un discurso.

4. Primera frase: “No puedo decir quién soy, porque recibía sobornos del narcotráfico en México”; la imagen: Cienfuegos en las sombras frente a Lisa y Barth Simpson. Segunda frase: “Hola General Cienfuegos”; la imagen: Homero afuera de su coche echando las luces encima del general Cienfuegos totalmente atónito.

5. Las frases: “La detención del general Salvador Cienfuegos sí es logro de la 4T. Se le informó a AMLO hace 15 días sobre el caso y permitió que la justicia siguiera su curso. Meade o Anaya hubieran salido corriendo a avisar y esconder a su cómplice”. La imagen: dividida en dos, de un lado AMLO con los acostumbrados lentes oscuros, y del otro lado, una foto habitual de Cienfuegos.

6. Un meme dividido en 6 cuadros: en el primero la foto de Cienfuegos con la frase “La DEA captura a Salvador Cienfuegos”, enfrente AMLO como personaje de los Simpson, de brazos cruzados diciendo “Bien…”; tercer cuadro, el mismo AMLO diciendo “Ya cumplí mi misión aquí”, enfrente Barney, respondiendo “Pero si no hiciste nada, Ganso”. Quinto cuadro AMLO sólo, enfrente el mismo AMLO desintegrándose.

7. Jerry con el cabello de AMLO y la frase: “Cuando ves que la DEA detiene al General Cienfuegos y ves que hacen el trabajo que tú no puedes”. En frente, el mismo Jerry con cabello de AMLO y llorando “Cuando te acuerdas que dentro de 4 años sigues tú, por pactar con el cartel de Sinaloa cuando soltaste a Ovidio en el Culiacanzo (sic)”.

En los primeros tres memes se celebra la captura del general Cienfuegos, en el cuarto, que haya sido descubierto. En el quinto se defiende y asegura la participación del gobierno de la 4T en su captura, mientras que en el sexto se niega dicha participación. En el séptimo, se augura un futuro igual para el actual primer mandatario.

Los tres últimos, marcan claramente las corrientes de opinión en torno a la injerencia del presidente mexicano en la detención del exsecretario de la Defensa Nacional y dos claras intenciones de defender o golpear al gobierno en turno. Quien vea estos memes decidirá de qué lado se pone, si es que aún no lo ha hecho, aun si no tiene más elementos para juzgar el fondo de dichos memes.

De igual manera, la vuelta del general Cienfuegos a México ha generado un número importante de memes reflejando dos posturas encontradas. Por un lado, la de quienes le buscan el lado positivo al desistimiento de las autoridades estadunidenses asumiéndolo como una victoria presidencial y, por otro lado, la de quienes pretenden denostar dicho retorno.

Aquí los ejemplos:

1. En un video, “Salvador Cienfuegos llegando a México” y celebrando como modelo en pasarela. En otro se lee “Salvador Cienfuegos enterándose que será juzgado en México y festejando como director técnico ante el triunfo de su equipo.

2. Cienfuegos frente a una mesa en la que pregunta “¿Y esta rosa?” en referencia al programa de Televisa “La Rosa de Guadalupe” y en la que dicha flor es la señal de un milagro.

3. El conductor de Miss Universo, Steve Harvey, que equivocó el nombre de una ganadora, en 2015, diciendo “Y el ganador del domingo es Cienfuegos”.

En estos memes se enfatiza la victoria que significa para Cienfuegos no ser juzgado en Estados Unidos, sino, en caso de que así sea, en México. Esto se relaciona con lo que se espera no hará la justicia mexicana, en especial el fiscal general de la República.

4. En un meme subido a Twitter, se observa a un viejo y cansado guardia que “revisa” con las manos (sin llegar a tocar) si quien entra a un local, situado a sus espaldas, lleva armas. Arriba aparece la leyenda “La FGR investigando el caso Cienfuegos”.

5. El meme mejor logrado es: “Rescatando al soldado Cienfuegos”, mismo que remite a la película “Salvando al soldado Ryan”, dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Tom Hanks. En este meme, se sustituyen los rostros de los protagonistas, ubicados en el cartel publicitario de la película, por los de Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la República, Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, el presidente López Obrador y Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional.

La alusión es clara. Cienfuegos está en México gracias al trabajo conjunto del presidente López Obrador, dos de sus secretarios de Estado, uno civil y otro militar, y del fiscal general.

Este último meme puede interpretarse de dos maneras. El regreso de Cienfuegos es un triunfo de la política y la diplomacia mexicana en función de la defensa de la soberanía nacional o producto de la “presión” que los altos mandos del Ejército Mexicano hubieren ejercido contra López Obrador para que “rescatara” a Cienfuegos y lo devolviera al país.

La interpretación dependerá de quien lo envié y de quien lo reciba. Sobre todo, de la intención del primero para defender o golpear a la administración de la 4T.

Este simple ejercicio, es muestra de un universo mayor en el que los memes, como forma de comunicación política, desempeñan un papel central al momento de viralizar las posturas encontradas, encaminadas a defender o denostar los resultados de cualquier gobierno.

Ivonne Acuña Murillo
Ivonne Acuña Murillo

Socióloga feminista, académica de la Universidad Iberoamericana. Analista política experta en sistema político mexicano y género. Autora de más de 250 artículos periodísticos y 25 académicos publicados en periódicos y revistas de circulación nacional. Ha contribuido al análisis del presente y el futuro de un país que se desgarra en múltiples medios escritos, radiofónicos y televisivos, tanto nacionales como internacionales.

Deja un comentario