Los convidados de junio. Autor: Federico Anaya Gallardo

Decía yo que la entrevista entre Carlos Alazraki y Ángel Verdugo Beltrán en Atypical Te Ve en Platicando con Alazraki (Liga 1), subida a YouTube el 14 de marzo de 2021 (video de 53:51 minutos) por momentos asume el tono de una católica confesión. Pero el penitente se quedó corto. Pasar de militante de una guerrilla a colaborador de un régimen que masacra guerrilleros no es tránsito sencillo. Sólo de oír en directo al arrepentido, lectora, podrás imaginarte que sus camaradas subversivos no estarían contentos. La conversión siempre nos vuelve traidores a los ojos de los viejos cofrades. La tortuosa lucha por la verdad acerca de la guerra sucia mexicana nos proporciona más datos. El texto conservado de la declaración que Verdugo hizo ante la tenebrosa Dirección Federal de Seguridad el 25 de mayo de 1972 efectivamente muestra que el entonces joven de 26 años había decidido cruzar el arroyo que le separaba de sus adversarios. Primero aseguró que su militancia nacía de una buena intención: rebelarse contra lo que observaba mal en su escuela o sea contra las autoridades de la misma, a las que consideraba como autoritarias”. Luego atribuyó su militancia “guevarista” a la influencia de Raúl Álvarez Garín cuya amistad cultivó al ingresar al IPN y quien fue “quien lo empezó a adoctrinar políticamente” y gracias a quien Verdugo “empezó a conocer las diferentes ideologías políticas que se plantean en favor de las masas”. ¡Ah, ya! (debió aplaudir su interrogador Nazar Haro) ¡He allí el daemon qui decipitur! (el demonio que engaña).

Quienes leen con atención los registros comentan que no era la primera ni fue la última vez que Verdugo traicionó. La declaración de 1972 lleva este título: “Frente Campesino del Norte”. Pero no es claro que Verdugo haya combatido realmente. Pudiese ser que sólo enboletó a otros. ¿De allí su insistencia en diferenciar entre gallinas echadoras y ponedoras? ¿Qué caso si al final todas se conforman a vivir disciplinadas en el gallinero? Con Alazraki el exguerrillero presume ser el autor de un bombazo en la sede nacional del PRI. Se conoce que fueron otros camaradas los que planearon ese ataque y no él. Lo cierto es que hoy en día ese cuento le permite al penitente demostrar que era un pecador auténtico y que sinceramente buscó reconciliarse. Así es que nos relata cómo el priísta Tulio Hernández Gómez (n.1937) le visitó en Lecumberri para reclamarle jocoso el intento de asesinato. (¿Qué diría ese priísta bronco al ver a Verdugo departir jocundo con el panista Diego Fernández en Atypical TeVe?) Más cerca a nuestro tiempo, Verdugo colaboró por una temporada en el entorno de Manlio Fabio Beltrones y luego se ha separado del mismo. Alazraki le pregunta en la entrevista por qué abandonó Excélsior. Verdugo explica que pretendieron censurarle. Se dice en los pasillos del Cuarto Poder que a Grupo Imagen le preocupaban las muchas barbaridades que Verdugo afirmaba. (Lectora: juzga tú misma, pues Verdugo tiene en YouTube centenas de videos. Liga 2.)

https://ipstori.com/

Yo creo que calificar de “barbaridades” a los comentarios de Verdugo es correcto, pues son desmesurados, desproporcionados y exagerados. Pero lo interesante es que son proferidos por una persona sonrosada, quien muestra buena salud o prosperidad. Verdugo es atildado, elegante. Habla correctamente. Es un buen retórico. Esta apariencia suma bien a su confesión. Alazraki-confesor puede suspirar admirado cuando Verdugo-exguerrillero le comenta que en Lecumberri no quiso estar en la sección de presos políticos porque, solidario, deseaba enseñar al resto de los reclusos. ¡Ah, ya! (aplaude el confesor) ¡exemplum poenitentibus, ejemplo de penitentes! (Explicación alterna: no estaba en esa sección porque ya había traicionado a sus compañeras y compañeros.)

Concéntrate en este adjetivo, lectora: atildado. El resto de los invitados a la mesa de Alazraki en su programa Desayunando con… comparten con Verdugo esta característica. Al principio estuvo a la mesa Diego Fernández de Cevallos. (Emisión número 3, Liga 3.) Nadie podría negar al “jefe” su capacidad retórica, lo afilado de su palabra, la enjundia con que asesta su crítica, lo bien cortado de su barba. Gracias a ello el queretano ganó el primer debate presidencial en 1994. En esa emisión de Atypical TeVe podemos ver a Verdugo arrobado (embelesado, enajenado) por las invectivas de Cevallos contra López Obrador. ¡El converso aplaude a los viejos cristianos bajo la beatífica mirada de su confesor! Lo mismo puede decirse de otro invitado, el monero Paco Calderón de Reforma. A mí me admira el detalle de sus caricaturas, lo exquisito de su descripción gráfica. Su autorretrato en una chaqueta de tweed inglés confirma a sus seguidores que “la calidad” de su pluma refleja la excelencia de su apariencia. (Ligas 4 y 5.) Pareciera que Alazraki quiere “poner puntos sobre las íes” todas las semanas y que por ello invita a aguzados comentaristas.

Anuncio

El problema es que detrás de lo atildado de los convidados de Alazraki hay una ferocidad poco presentable en sociedad. Diego Fernández de Cevallos nunca ha dejado de ser el joven panista que en 1967 interceptó a Hugo Gutiérrez Vega a la salida de una representación teatral en San Juan del Río y quien junto con sus hermanos encañonaron al poeta con una escopeta y lo agarraron a latigazos. El luego famoso abogado le gritaba al escritor “perro, comunista”, y le acusaba de “haberse burlado de su padre al llamarlo porfirista y reaccionario” (semblanza de Gutiérrez Vega por Luis Hernández Navarro, La Jornada, 29 de septiembre de 2015, Liga 6.) Ese es el mismo que en la campaña presidencial de 1994 tronaba contra el viejerío y a quien hoy (2021) los comensales de Alazraki le aplauden porque “se atreve” a decirle al presidente López Obrador “pajarraco”, “inepto”, “enfermo mental”. Paco Calderón, con toda su elegancia, no ha dudado en afirmar: “…dije que los muertos de Tanhuato se lo merecían, y que no lamento su muerte. ¿Por qué? Porque si te metes a la delincuencia… te mereces todo el infortunio que conlleva… y en una balacera, yo prefiero que los muertos sean los delincuentes y no los policías. Esas muertes sí las lamento.” (“Punto x Punto”, cartón del domingo 28 de agosto de 2016, en Reforma.)

Parece contradictorio… El mismo convidado que aplaudió una masacre calificada como violación grave de derechos humanos por la CNDH se presenta como “Mr. Square” (“Señor Cuadrado”) del modo siguiente: “No bloqueo calles, ni grafiteo paredes, saqueo tiendas, secuestro camiones, incendio oficinas o trasquilo prójimos… y la única minoría a la que pertenezco es aquélla de quienes trabajan, pagan impuestos, respetan la ley, evitan problemas…” (“Humenos”, cartón del domingo 21 de agosto de 2016, en Reforma.) En el ya lejano 2016 Paco Calderón tronaba contra la CNDH porque ésta, ante la barbarie de la estúpida guerra al narco, había reconocido lo que todo el pueblo ya sabía: que las fuerzas militares del Estado masacraban sin distinción a la población. (Recomendación 4VG/2016, Liga 7.) Al monero de Reforma no le importaba que la agencia ombudsman federal estuviese entonces dirigida por el muy institucional Luis Raúl González Pérez. Ya regresaré a esa contradicción.

Atildado tiene que ver con tilde, esa rayita que ponemos sobre las letras que acentuamos, la culebrilla sobre la “ene” que la vuelve “eñe” y el punto que corona a todas las íes. Las derechas son siempre quisquillosas con las formas porque no desean que veamos los fondos. Y el fondo es el que nos recuerdan las imágenes que acabo de rememorar. Que los Fernández de Cevallos golpeaban al intelectual católico que se había atrevido a criticar la injusticia social, llamándole comunista. Que Calderón aplaude a los masacradores. No en balde Palomo se burló de ellos con aquel lema de dictadorcillo, “Orden, onradez y ornato” que denuncia su intrínseca inconsistencia.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
https://www.youtube.com/watch?v=q-bsOY3HmI0

Liga 2:
https://www.youtube.com/c/AngelVerdugo/videos

Liga 3:
https://www.youtube.com/watch?v=EzpkAmcncAM&t=2s

Liga 4:
https://www.youtube.com/watch?v=Jq30Vv-HgCc

Liga 5:
https://monoaureo.files.wordpress.com/2015/05/calderon_realidad.pdf

Liga 6:
https://www.jornada.com.mx/2015/09/29/opinion/017a2pol

Liga 7:
https://www.cndh.org.mx/doctr/2016/CGSRAJ/RECO/a74/02a/CGSRyAJ-20170424-cnn-3-4VG.pdf

Federico Anaya-Gallardo
Federico Anaya-Gallardo

Abogado y politólogo. Defensor de derechos humanos. Ha trabajado en Chiapas, San Luis Potosí y Ciudad de México. Correo electrónico: agallardof@hotmail.com

Comenta

Deja un comentario