La UIF colaborará con la FGR en investigación de irregularidades en la SCT durante gestión de Gerardo Ruiz Esparza (nota de SinEmbargo)

Foto: SCT.

Por Redacción / Sin Embargo

Ciudad de México, 10 de octubre (SinEmbargo).- La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) colaborará en la investigación que la Fiscalía General de la República (FGR) mantiene contra exfuncionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entre los que se encuentra el finado Gerardo Ruiz Esparza.

De acuerdo con la dependencia, un Juez de control reconoció su papel como coadyuvante en el caso, por lo que podrá colaborar y aportar pruebas a la investigación que la FGR mantiene abierta por posibles actos de corrupción y desvío de recursos, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

La UIF señaló que obtuvo el carate de coadyuvante y parte ofendida del caso, después de “agotar todas las instancias judiciales” y al argumentar que “el acuerdo ministerial que en su momento le negaba el carácter de ofendida y coadyuvante a la UIF causaba agravios al no reconocer la calidad de parte ofendida, lo que restringe lo señalado en el art. 20 Constitucional y limita las facultades de la Unidad establecidas en el art. 15 del Reglamento Interno de la SHCP, respecto a que no permite dar seguimiento a las denuncias, coadyuvar con el Ministerio Publico e intervenir en el proceso de investigación penal”.

Por lo que el Juez de control decidió otorgarle el carácter de ofendida y coadyuvante en la investigación a la UIF para que aporte pruebas e intervenga en el juicio contra dichos funcionarios, asimismo el juez considero que la UIF es garante del sistema financiero nacional y titular del bien jurídico del delito de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

Tanto a Ruiz Esparza, quien falleció el pasado 1 de abril, como a otros exfuncionarios de la SCT, se les investiga por operaciones con recursos de procedencia ilícita, según consta en la carpeta de investigación FED/FECC/UNAI-CDMX/0000002/2020, presentada por la UIF.

Gerardo Ruiz Esparza, uno de los hombres más cercanos al expresidente Enrique Peña Nieto, fue señalado en innumerables ocasiones por presuntos actos de corrupción y desvío de recursos públicos.

En específico, su nombre fue ligado a irregularidades cometidas desde el Estado de México, donde fue titular de Comunicaciones y Transportes del entonces Gobernador Peña Nieto, y en el supuesto beneficio de la constructora española OHL.

La suma de la UIF a la investigación contra Ruiz Esparza fortalece el círculo que las autoridades federales han establecido sobre gente cercana al expresidente Enrique Peña Nieto.

Por ejemplo, el periodista Salvador García Soto, columnista de El Universal, reveló que Luis Videgaray contemplaría dejar su puesto como profesor titular en el Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT, por sus siglas en inglés) para buscar refugio en Israel, debido a las posibles imputaciones sobre el caso de Emilio Lozoya y Odebrecht.

De acuerdo con el columnista, el plan del exsecretario de Hacienda y Crédito Público con Enrique Peña Nieto, habría pensado en refugiarse en Israel por lo “complicado y exigente del Tratada de Extradición entre ambos países”.

Aparentemente, relata el periodista en su columna, Videgaray se habría enterado de algo mediante sus abogados, por lo que tendría decidido dejar su puesto como director del Proyecto Mundial sobre Políticas de Inteligencia Artificial en el MIT.

“La decisión del otrora poderoso funcionario confirma que, aunque ya no se difundieron más videos ni el presidente López Obrador volvió a hablar del caso Lozoya ni de su ’escandalosa corrupción’ las investigaciones de la FGR continúan y con ellas la documentación de pruebas y elementos suficientes para acreditas por dichos y acusaciones del exdirector de Pemex contra políticos del sexenio pasado, que, si así lo determina la Fiscalía, podían ser citados a declarar o bien sujetos a una investigación sobre los delitos que les imputa Lozoya y eventualmente se les podrían librar órdenes de aprehensión si así lo ordenan los jueces”, aseveró.

RUIZ ESPARZA Y LAS ACUSACIONES 

En septiembre del año pasado, Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se refirió al binomio Peña Nieto-Ruiz Esparza.

En el sexenio de Peña, la SCT a cargo de Ruiz Esparza, “no dejó piedra sin labrar”, esto en referencia a los casos de corrupción en esa dependencia federal.

Nieto Castillo explicó que llegó a esa conclusión luego de reunirse hoy con el ingeniero Javier Jiménez Espriú, actual titular de la SCT, con quien analizó casos de corrupción de la administración pasada.

“Hoy acudí a la @SCT_mx para una reunión de trabajo con el Secretario @JimenezEspriu. Analizamos casos de corrupción relacionados con el sector durante la administración pasada. La conclusión es que ‘no dejaron piedra sin labrar’”, expuso Nieto en su cuenta de Twitter.

En mayo pasado anunció que programaría la fiscalización de la gestión financiera del Estado de México de los años 2014, 2015, 2016 y 2017 para investigar la transferencia ilegal de más de 3 mil millones de pesos transferidos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Gerardo Ruiz Esparza.

La decisión de la ASF se desprende de las denuncias presentadas por el abogado Paulo Díez Gargari y los legisladores Emilio Álvarez Icaza y Lucía Riojas.

De acuerdo con la notificación de la ASF, en los actos denunciados se advirtieron presuntas irregularidades en la concesión para la explotación, operación y conservación del tramo carretero de Chamapa-Lechería, celebrada por la SCT y el Gobierno del Estado de México. La observación directa es sobre el manejo y la administración de 3 mil 671 millones de pesos que la SCT transfirió al Estado de México.

“Se programarán los trabajos inherentes a la fiscalización de los hechos denunciados respecto de los años 2014, 2015, 2016 y 2017”, asentó la ASF.

El caso se hizo público el 29 de mayo de 2017, fecha previa a la elección de Gobernador en el Estado de México. Esa fue la primera elección en la que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sintió una competencia real en una entidad que es, aún hasta estos días, su bastión político más importante.

El abogado Paulo Díez presentó antes una nueva denuncia en la que era la Procuraduría General de la República (PGR) en contra del ex Presidente Enrique Peña Nieto, de los titulares de las secretarías de Relaciones Exteriores y de Comunicaciones y Transportes –Luis Videgaray Caso y Gerardo Ruiz Esparza, respectivamente– y del entonces candidato priista al gobierno del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, por haber creado un mecanismo que permitió canalizar 3 mil 100 millones de pesos que sirvieron para financiar campañas electorales en la entidad.

Luego, ya como titular federal de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) del Presidente Peña, Ruiz Esparza ganó denuncias y señalamientos durante los seis años de ese Gobierno, incluso por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

El 30 de marzo se informó que Ruiz Esparza había sufrido un infarto cerebral, por lo que se encontraba hospitalizado en un nosocomio de la Ciudad de México.

De acuerdo con reportes de medios, el ex titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes había sido intervenido quirúrgicamente, luego que se le hallaran tres coágulos en el cerebro.

Ruiz Esparza fue un funcionario de perfil reservado, alejado de las fiestas, de los aparentes lujos, de las fotografías. Pero eso ya no funcionó cuando las acusaciones de presunta corrupción se le acumularon.

Nació en la Ciudad de México en 1949. Estudió Derecho en la Universidad La Salle y se graduó en 1975. Desde antes de concluir sus estudios y sin cédula profesional –la obtuvo en 2015, ya como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes–, fue Delegado del Banco de México (Banxico), de 1970 a 1975; luego fue Subdirector Jurídico de la Dirección de Deuda Pública y de la Dirección de Política Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Fue en 1981 cuando llegó al Estado de México. De ese año hasta 1987, fue Subsecretario General y Secretario General de Gobierno del Estado de México de Alfredo del Mazo González y aunque luego ocupó puestos en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fue su trabajo con Del Mazo González lo que le forjó camino.

Luego de ese paseo por varias instancias federales, llegó a la Secretaría de Comunicaciones del Estado de México, con Peña Nieto como Gobernador en 2005. Coordinó la construcción del Circuito Exterior Mexiquense, el Viaducto Elevado Bicentenario, el libramiento Nororiente de Toluca, la Autopista Toluca-Zitácuaro, la Autopista Valle de Bravo y las gestiones para dotar conexión de banda ancha a 125 municipios mexiquenses.

Y luego dio el salto a nivel federal e inició funciones con la presentación de grandes proyectos, uno de ellos y el más emblemático fue el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/10-10-2020/3874774

Deja un comentario