La sucia “Red Limpia” de Pompeo (nota de Xinhua)

Foto: Xinhua

NUEVA YORK, 6 ago (Xinhua) — El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció este miércoles el lanzamiento una ampliación de los esfuerzos dentro del programa denominado “Red Limpia” con el objetivo de “proteger la infraestructura esencial de telecomunicaciones y tecnología de EE. UU.”, dando así otro paso en la represión de las empresas tecnológicas chinas.

Según se establece en los cinco nuevos ejes del programa, Washington tratará de retirar apps chinas que considera “no fiables” como TikTok y WeChat de las tiendas de software del país, limitar la capacidad de acceso a sistemas en la nube en el país de proveedores de servicios chinos como Alibaba, Baidu y Tencent y asegurar que China no “sabotee los cables submarinos para recabar información de inteligencia”.

La esencia de esta medida es el desacoplamiento actual en estas áreas entre China y Estados Unidos, y también otros países a los que Pompeo ha presionado para que apoyen a Washington. A pesar de que Pompeo habla de una “red limpia”, la ideas que encierra y los medios que ha empleado para obtenerla son sucios.

No hay ninguna razón que justifique estas acciones. Las excusas de Pompeo son que las compañías chinas roban tecnología estadounidense, recaban datos y amenazan la seguridad nacional de EE. UU., pese a que hasta el momento no ha mostrado ninguna prueba convincente.

Al contrario, Estados Unidos tiene una conocida reputación de espiar a todo el mundo, incluso a sus aliados. Quizás Pompeo ha falseado las acusaciones contra las empresas chinas basándose simplemente en su propia experiencia pues, como dijo en una ocasión en un discurso, “mentimos, engañamos y robamos”.

Este tipo de actuaciones tendrán consecuencias graves y las firmas chinas no serán las únicas en padecerlas. Las empresas de otros países, entre ellos el propio EE. UU., afrontarán también pérdidas debido a la disrupción de las cadenas mundiales de suministro y la cooperación internacional científica y tecnológica.

Este tipo de actuaciones, además, perjudicarán los intereses de los consumidores de productos tecnológicos. El escrutinio político y la amenaza de expulsión o venta forzada de apps populares de videos cortos como TikTok por parte del Gobierno estadounidense ha sido recibida con una fuerte oposición por los jóvenes estadounidenses y con críticas generalizadas dentro y fuera del país.

Este tipo de actuaciones, por otra parte, seguirá desacreditando el entorno de inversión y negocios en EE. UU., como lo han advertido analistas en el caso de TikTok, que ha sido asimilado como un acto de piratería.

Pompeo se jactó de que más de 30 países y territorios están de su lado, comprometidos a usar exclusivamente “vendedores confiables” en sus Redes Limpias. Es obvio que está tratando de tejer una red global para acabar con las empresas tecnológicas chinas y obstaculizar el desarrollo de China.

Pero su esquema está condenado al fracaso. Estos países mencionados por Pompeo se acabarán dando cuenta de que pierden al rechazar las tecnologías chinas. Si se revisa el desarrollo de China en las últimas décadas, se puede ver claramente que los trucos de Pompeo difícilmente entorpecerán el ritmo de desarrollo del país asiático.

Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo un abanderado del principio del libre mercado y el juego limpio en los intercambios internacionales, pero ahora está acabando con ellos con sus propias manos. Como única superpotencia mundial, Estados Unidos está intimidando a cualquier país, empresa o individuo al que considere un desafío potencial, sin respetar las reglas y regulaciones internacionales.

Los comentarios publicados recientemente por muchos medios de comunicación estadounidenses han llamado a Pompeo “el peor secretario de Estado” de los tiempos modernos, e incluso de todos los tiempos, principalmente por su sentido indisimulado de supremacía y su desafío a la etiqueta diplomática en las relaciones bilaterales e internacionales.

Según una encuesta reciente de AP-NORC, el 80 por ciento, un máximo histórico, de los estadounidenses afirma que su país se dirige en la dirección equivocada.

Esto no es una sorpresa, ya que bajo el liderazgo de políticos como Pompeo en la Casa Blanca es imposible que el país se dirija en la dirección correcta.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario