La paz ¿una ilusión o un mero concepto? Autora: Emma Rubio

Walter Benjamin decía: “Ser feliz significa poder percibirse sin horror” y yo me pregunto actualmente ¿podemos ser felices desde esta perspectiva? Pues podremos conmemorar el día mundial de la paz pero ¿qué es la paz? ¿Cómo concebimos a la paz en un mundo donde tal parece se ha vuelto más un concepto que una acción?

Vivimos ante una normalización de la violencia en donde incluso una expresión violenta nos puede parecer un chiste gracioso y en definitiva esto es el reflejo de una sociedad ajena completamente a la noción de paz. Palabra que viene del latín pax, pacis y que significa: Situación y relación mutua de quienes no están en guerra. Parece simple e inclusive real pero ciertamente vivimos muy alejados de la paz tanto a nivel social como personal.

Hoy en día podemos seguirle dando la razón a Hobbes cuando en su gran obra del Leviatán escribió que el hombre es el lobo del hombre. Siendo el ser humano la única especie viviente que mata por placer nos lleva a pensar si en realidad la violencia no es realmente el estado natural de la humanidad como en su momento lo dijo el filósofo Kant. Entonces tenemos un gran dilema filosófico: ¿es la paz propia a la humanidad o es en todo caso una habilidad a desarrollar? Sin embargo, el tiempo es apremiante y no hay posibilidad a la reflexión, hemos perdido la oportunidad de hacerlo puesto que la realidad nos rebasa y henos aquí tratando de hablar de la paz como si la conociéramos, como si la promulgáramos y la practicáramos. Como si la paz fuese esa amistad que tenemos con alguien por años y que nos acostumbramos tanto a tenerla que la damos por supuesta y pensamos que se ha convertido en una condición sine qua non en nuestra existencia.

Basta ver las estadísticas de asesinatos para darnos cuenta que lejos estamos de que asi lo sea. Pero aquí el punto principal radica no en ver cómo el mundo se desgaja poco a poco entre actos violentos sino en cómo uno mismo es promotor de la falta de paz. Damos por entendido que al no ser personas que matamos, que no estamos metidos en ningún tipo de grupo delincuencial, somos pacíficos y por tanto somos buenos. Pero yo tan solo quiero lanzar un cuestionamiento con base en una sentencia kantiana: ¿Actuamos de tal modo que no usamos al otro como un medio para lograr nuestros objetivos? Son muy raras las relaciones que existen de tal modo que no busquemos un bienestar personal pues hasta el más puro amor entre dos personas conllevan a un bien personal. Y ¿esto qué tiene que ver con la paz? Que no podemos pensar en la paz sin la compasión y sin el amor por los otros de tal modo que no nos importe un beneficio personal. La paz será existente en el momento que comprendamos que el sentimiento que debemos procurar y cultivar es el de la compasión, el amor por la vida y no solo por la propia y que hasta que podamos habitar este mundo sin horror e incertidumbre podremos tener el honor de pronunciar la palabra paz como una cualidad en el existir humano. De lo contrario, seguimos manoseando al lenguaje, banalizando completamente su existencia y por ende, desperdiciando la nuestra. La humanidad vivirá en paz hasta que comprendamos todas y todos que la perfección humana radica en el desarrollo de la educación, pues como bien dijo Immanuel Kant “La educación es el mayor y más grande problema que pueda imponérsele al ser humano”.

Emma Laura Rubio Ballesteros
Emma Laura Rubio Ballesteros

Licenciada en filosofía, maestra en educación y especialista en Teoría Crítica y hermenéutica, certificada en educación socioemocional. Autora de diversos artículos en revistas académicas

Deja un comentario