La marcha del #Terremotofeminista, una historia ilustrada del patriarcado (nota de Alejandro Jiménez en OEM-Informex)

Foto: Libro "La marcha del #Terremotofeminista"

La periodista Laura Castellanos presenta su nuevo libro en el que busca narrar a las nuevas generaciones, los momentos de resistencia y triunfo de las mujeres

Alejandro Jiménez | OEM-Informex

La historia de México presentada con perspectiva de género, desde los primeros pobladores de estos territorios hasta los tiempos actuales, pasando por el Virreinato, la Reforma y el Siglo XX, es lo que contiene el nuevo libro de la periodista Laura Castellanos, quien junto con la ilustradora Brenda Castro, condensan esta línea de tiempo en La marcha del #Terremotofeminista. Historia ilustrada del patriarcado en México (Editorial Grijalbo, 2021).

La idea partió de notar una carencia de literatura mexicana sobre este tema, pues si bien hay oferta de libros feministas para niñas y adolescentes, la mayoría son de origen español o estadounidense.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio
Foto: Brenda Castro.

Para Castellanos, el hilo conductor de su texto es la violencia de género a lo largo de la historia, explicando que es un tema que lleva arraigándose por siglos. Dice que en la actualidad las niñas y las adolescentes están muy conscientes de que viven en una sociedad y en un país que las violenta, que las agrede.

“Hay una frase muy linda que me dijo Lucia Lagunes: lo que hiciste realmente es describir cuál es nuestro linaje; el linaje de las mexicanas, de quiénes fueron nuestras ancestras, cuáles son nuestras raíces y eso es lo que me propuse porque nosotras también tenemos una historia que contar”.

Asegura que se dio a la tarea de explicarle a las mexicanas jóvenes cómo fue que llegamos hasta aquí. Porque además se propone relatar no sólo la violencia hacia las mujeres sino otro componente nocivo de este sistema patriarcal, que es la destrucción del planeta.

Foto: Brenda Castro.

“Tan es así que tenemos una Greta Thumberg y a otra, una niña de 8 años, de origen asiático, que está encabezando un movimiento mundial de niñas y niños en defensa del planeta. Al ver esas expresiones tan tempranas de inconformidad fue que me di a la tarea de narrar esta historia, para dar herramientas de comprensión a las nuevas generaciones de que vivimos en una sociedad patriarcal, dominada por ciertos hombres quienes, a partir de la opresión contra mujeres, niñas, pueblos originarios y sobre cualquier tipo de vida del planeta, han acumulado mucho poder político y económico, lo que ha creado una crisis civilizatoria y planetaria. Y que eso no tiene que ser un destino obligado, sino que es algo que podemos transformar”.

Rechaza que su texto esté más cerca del cómic que de los libros académicos. “No es un cómic, es una crónica periodística, yo soy periodista, no soy pedagoga, no soy historiadora”.

En el centro de todo, Sofía

El personaje central del libro es una adolescente de 13 años, inspirada en una sobrina de la autora, que para su edad estaba bastante consciente de su realidad, pues a esa edad ya se asumía feminista, sin tener una influencia familiar o escolar porque venía de una familia muy conservadora.

“Decidí que el libro fuera ilustrado para hablarle a esta población de mujeres adolescentes, aunque en realidad esta crónica es para todas las mujeres. Pretende ser un puente entre generaciones y no sólo para mujeres, yo esperaría que los niños y los hombres lo leyeran, para que abandonen esas practicas de poder patriarcal que nos han dejado un saldo doloroso”.

Foto: Brenda Castro.

El hilo conductor del relato sucede en una marcha donde confluyen también mexicanas de distintas épocas que en su momento se manifestaron contra diversos tipos de violencia. Por ahí va también una millennial, que es la vecina de Sofi, se llama Luisa y ella es la que la acompaña con algunas de estas ancestras y le va explicando cómo se fueron dando los hechos.

“He ido encontrando niñas que se interesan en el libro y de pronto éste sirve de puente con la mamá que poco sabe de feminismo; o al revés, una mamá feminista que toma el libro y se lo empieza a leer a la hija o una niña que se acerca sola con curiosidad y empieza a preguntar cosas que no comprende. Voy relatando así cómo se construyo el patriarcado”, explica la autora.

El texto, dice Castellanos, tiene mucha bibliografía e investigación detrás. Toma como ejemplo el libro de la feminista alemana María Mies, titulado Patriarcado y acumulación a escala mundial (Editorial Traficantes de sueños, 2019), que parte de un marco teórico marxista para describir cómo, desde la época de la Prehistoria, se construye el patriarcado y lo hace responsable de la creación del armamentismo, de las guerras, de la esclavitud y de la acumulación económica que dio surgimiento al capitalismo

Ahí se argumenta que la opresión sobre las mujeres por parte de ciertos hombres se logró a través de la violencia o de la creación de las armas.

“Ése es para mi un hilo conductor a lo largo del libro y eso ayuda a la comprensión del fenómeno, particularmente de México y en Mesoamericana, donde tuvo fuerte raigambre durante la Independencia, durante las revoluciones del siglo XX hasta nuestros días. Fue una historia muy compleja de escribir porque tuve que condensar toda la historia en unas cuantas páginas”.

“Mientras a las mujeres en el mundo les tomó, en promedio, en el siglo XX, 50 años lograr que los hombres en el poder les dieran el derecho a votar, en ese mismo lapso los hombres hicieron dos guerras mundiales que provocaron millones de muertes y dejaron a millones de viudas y niños y niñas huérfanos, de eso estoy hablando…”

La periodista dice cuidarse de generalizaciones o de manejar una narrativa de odio, o antihombres. “Cito a Laura Rita Segato, feminista argentina, quien dice que las feministas no debemos ver a los hombres como enemigos naturales, sino al orden patriarcal, que es el que provoca la desigualdad de género y la violencia. El orden patriarcal incluso es sostenido y reproducido por mujeres, porque se les ha dado culturalmente, por ignorancia, por omisión o como resultado de la misma opresión”.

La marcha del #Terremotofeminista no sólo busca narrar lo malo que ha pasado, sino los momentos de resistencia y triunfo de las mujeres. Algunas de sus formas de resistencia y de organización como antecedentes válidos, que guíen a las nuevas generaciones en la búsqueda de una sociedad mucho mejor que la que ellas vivieron.

Ilustrado y físico

Las ilustraciones apoyan los textos y refuerzan el discurso central. Las imágenes fueron encargadas a Brenda Castro, una ilustradora feminista militante, a quien Castellanos no conocía personalmente sino a través de su cuenta de Twitter.

Cuenta que la editorial le propuso para esa parte del trabajo a ilustradoras propias, pero ella prefirió a una persona que no sólo hiciera dibujos bonitos, sino que tuviera una posición feminista ante la violencia contra las mujeres y que tuviera una posición de defensa planetaria, para que verdaderamente se apasionara con el proyecto.

Foto: Brenda Castro.

“Cuando la conocí (a Brenda) le mostré una diversidad de libros para niñas, la mayoría eran ilustrados con mujeres muy estilizadas, la mayoría blancas. Entonces le dije, mira todos estos libros, míralos bien por que no quiero nada de esto, y los hice a un lado. De pronto ella respiró aliviada y me dijo ‘¡Ay, qué bueno!’. Quiero que hagamos un libro ilustrado, pero que sea trasgresor, que no estemos nosotras recurriendo a los estereotipos de los cuerpos estilizados, las mujeres blancas.

Algo importante que la autora destaca de su libro es que buscó visibilizar a las ancestras indígenas y a las afromexicanas, ya que en este país tenemos una pluralidad de tonos de piel, de cabelleras, de cuerpos de todo tipo, llenitas, delgadas, altas, delgadas, chaparritas, de distintos orígenes sociales.

“Todas ellas se tienen que encontrar en la marcha en la que está Sofi; todas coincidiendo en su exigencia de una sociedad mas igualitaria en México, donde las niñas y las mujeres vivan sin violencia, donde puedan vivir sin miedo”.

A la pregunta de por qué hacer un libro físico para una generación que es nativa digital, la autora refiere que ella sí detecta interés de estas generaciones por leer. La niña que inspiro a Sofí tenía 13 años y llevaba uno de estos libros de biografías de mujeres destacadas y rebeldes, y cada vez que la maestra salía del salón de clases ella se levantaba y les leía a sus compañeros una historia.

“Por eso insisto que este libro es un puente entre generaciones. Aunque lo dedico a nuestras ancestras y a las morritas del siglo XXI, no está específicamente escrito para niñas pubertas, sino para un amplio abanico de generaciones. Digamos que se pretende que el libro sea un pretexto para el diálogo, para el encuentro entre mujeres, para la discusión, para un cambio de ideas”, refiere.

Y pone el ejemplo de Sara Lovera, pionera del periodismo feminista en el país, que sentó una tarde a sus nietas de 16 y 6 años, para explicarles la historia que cuenta este libro.

Tan no está sólo escrito para niñas, menciona, que incluso hay pasajes un poco densos, cargados de información, para que se vayan acercando de manera personal al libro, lo suelten y regresen conforme vayan creciendo, de tal modo que se acerquen a él de manera distinta.

Pese a estar en pandemia, en clases a distancia y casi por salir a vacaciones, Laura Castellanos menciona que las universidades que tienen departamentos de estudio de género han acogido bien el texto.

“Tengo una invitación para presentarlo con consejeros estudiantiles de los tres planteles de la Universidad Autónoma Metropolitana. Una académica de la Ibero quiere que lo presente a varios grupos en el verano, que van a cursar un diplomado sobre género. La UACM también quiere que haga una presentación. En la Universidad de Hidalgo también. A mi esto me gusta mucho por que un dicho importante que me importa mucho es que sea leído y comprendido el libro en el espacio universitario”, concluye la autora.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Comenta

Deja un comentario