La dignidad. Autor: Iván Uranga

0
1756

Cualquier persona o institución que trate de despojarme de mi dignidad, fracasará.
Nelson Mandela.

El 68 y los Goyos
Belisario Domínguez y Toledo
El Che, Lennon y Del Toro
Mercedes Sosa y Manuel Bartlett

Dice la Real Academia Española que la dignidad es “la cualidad propia de la condición humana de la que emanan los derechos fundamentales, junto al libre desarrollo de la personalidad”. Precisamente por ese fundamento tendría que ser inviolable e inalienable. La palabra “dignidad” viene del latín “dignus” que significa “merecedor” y aunque la dignidad en su acepción pareciera que es una propiedad de todos los humanos, si no se tiene consciencia de quiénes somos, difícilmente se puede ser digno, aunque todos seamos merecedores de esos derechos fundamentales, aquél que piensa que el derecho garantiza tu dignidad no sabe que el poder domina al derecho y que su dignidad en sus manos se convierte en un bien de consumo negociable, que incluso se puede convertir en algo tan tangible como el cuerpo humano; nada que pueda ser tangible es digno, porque es una propiedad de la consciencia y ahí sólo entra el otro si se lo permites; sólo quien defiende y lucha siempre por sus derechos y los derechos de los demás puede vivir y morir con dignidad. Es decir la dignidad no se pide ni se da, la dignidad se gana, debes “merecer” ser digno.

El 68 y los Goyos

Los primeros días de octubre son muy significativos para la historia de la dignidad y la construcción de la democracia en México, no sólo por el 2 de octubre de 1968 que después de ese día México nunca volvió a ser el mismo y es gracias a la lucha estudiantil y guerrillera de ese tiempo, que se abre la vida democrática posibilitando a la izquierda partidista a participar oficialmente en las elecciones. También 10 años antes, el 6 de octubre en Poza Rica el ejército y miembros del sindicato charro de Pemex asesinaron a ciudadanos que protestaron por el fraude electoral del PRI en el que le robaron la alcaldía al Dr. Fausto Dávila Solís, cuentan que salieron del edificio del sindicato para disparar contra los manifestantes por la espalda, la historia oficial reconoce 7 muertos, pero la gente que lo vivió cuenta que fueron decenas de muertos, se le conoce como “la matanza de los Goyos” y fue olvidada por la izquierda (aquí el olvido).

Belisario Domínguez y Toledo

La noche del 7 de octubre de 1913, Belisario Domínguez fue sacado de su habitación en el hotel y conducido al cementerio de Xoco, en Coyoacán; fue torturado, le cortaron la lengua para ser entregada al entonces presidente Victoriano Huerta y asesinado cobardemente a balazos, Belisario es uno de los pocos políticos mexicanos que llevaron una vida digna y de verdadero servicio y entrega a México por lo que les recomiendo ampliamente que lean sobre su vida y sobre todo sus extraordinarios discursos, hoy sólo les comparto un fragmento de su discurso que siendo senador, dirigió a Victoriano Huerta, el 23 de septiembre de 1913 y que causó su muerte. (Que si el discurso en lugar de decir Victoriano Huerta dijera Felipe Calderón, sería bastante cercano):

“La paz se hará cueste lo que cueste”, ha dicho don Victoriano Huerta. ¿Habéis profundizado, señores senadores, lo que significan esas palabras en el criterio egoísta y feroz de don Victoriano Huerta? Estas palabras significan que don Victoriano Huerta está dispuesto a derramar toda la sangre mexicana, a cubrir de cadáveres todo el territorio nacional, a convertir en una inmensa ruina toda la extensión de nuestra patria, con tal de que él no abandone la presidencia, ni derrame una sola gota de su propia sangre… irían estoicamente a dar y a encontrar la muerte todos los mexicanos sobrevivientes a las amenazas de don Victoriano Huerta, todos, menos don Victoriano Huerta, ni don Aureliano Blanquet, porque esos desgraciados están manchados con el estigma de la traición, y el pueblo y el ejército los repudiarían, llegado el caso.” (aquí el discurso completo). Por eso es que desde 1954 el Senado de la República de México entrega una medalla en su honor a ciudadanos que se distingan por sus servicios a la Nación o a la humanidad y que este año será entregada en reconocimiento póstumo al maestro Francisco Toledo, prócer de las resistencias, la lucha por la dignidad de los pueblos originarios, el maíz nativo y el medio ambiente o a doña Rosario Ibarra de Piedra quien desde 1973 ha luchado incansablemente por encontrar a su hijo Jesús Piedra que sufrió una desaparición forzosa por parte del ejército y que dio origen a la epopeya de una madre que convirtió su lucha en la lucha por todos los desaparecidos, perseguidos y presos políticos de México. Cualquiera de los dos que reciba la medalla Belisario Domínguez este año será un reconocimiento a dignidad y puedo decir con mucho orgullo que he luchado muchos años codo a codo con los dos.

El Che, Lennon y del Toro

Este 9 de octubre se cumplen 52 años del asesinato de Ernesto Guevara de la Serna El Che, que nos inspira con su congruencia de vida y que creía en la necesidad de que toda acción del hombre debe estar orientada por la solidaridad, convirtiéndose en un ejemplo inmortal de congruencia, dignidad, humanismo y lucha. También el 9 de octubre pero de 1940 nace en la ciudad Liverpool para el mundo John Winston Ono Lennon o John Lennon como lo conoció el mundo, y que es con mucho el músico más reconocido en la construcción de la cultura universal humanista, talentoso, rebelde, ingenioso, mordaz, creativo, sensible e incansable luchador por la paz mundial. Y por esas extrañas causalidades de la vida este 9 de octubre es el cumpleaños número 55 del multi-premiado director de cine Guillermo del Toro que no ha perdido la oportunidad de aprovechar su fama para salir a la defensa de los derechos humanos y de los mexicanos en el extranjero y que ha acompañado fuertemente en la denuncia de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa que a 5 años de la ignominia el gobierno no puede dar una respuesta del paradero de estos estudiantes que debieran estar ahora formando mexicanos para la reconstrucción de México.

Mercedes Sosa y Manuel Bartlett

El 4 de octubre se cumplieron 10 años sin Mercedes Sosa por lo que les contaré una pequeña historia:

Era 1988, el sexenio de Miguel de Madrid Hurtado había sido muy difícil para el pueblo de México y los diversos movimientos sociales habían realizado cientos de huelgas, marchas, paros cívicos y un movimiento estudiantil muy exitoso que sumado al movimiento nacional de solidaridad que emergió de las entrañas del pueblo para salir a ayudar durante el temblor del 19 de septiembre de 1985, que ante la inmovilidad del gobierno, la sociedad civil rebasó toda autoridad y fue el pueblo el encargado del rescate. (Algún día podré contarles mi experiencia como rescatista esos dolorosos días). Por esos días la represión del gobierno era brutal, cuando salíamos a repartir volantes o hacer una “pinta” era siempre con el riesgo de ser asesinado y desaparecido por la Dirección General de Investigación y Seguridad Nacional, dirigida por Manuel Bartlett (actual director de la Comisión Federal de Electricidad) que en su calidad de secretario de Gobernación, el 6 de julio de ese mismo año 1988, había operado un histórico fraude electoral contra el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas cuya candidatura fue apoyada en mucho por la indignación popular por la actitud del gobierno durante el sismo, y el gran movimiento estudiantil del CEU en 1986-87 y que aunque Cárdenas venía del PRI, había sido capaz de articular el apoyo de todos los sectores progresistas de la oposición a su favor, a tal grado que las organizaciones de izquierda independientes hasta ese año anti-partidistas dejaron la lucha revolucionaria por el poder y abrazaron la candidatura de la burguesía nacionalista representada por Cárdenas, con la idea de “sacar al PRI de Los Pinos” y aunque la gran mayoría de los mexicanos votaron por Cárdenas, Manuel Bartlett se las arregló para darle el triunfo a Carlos Salinas de Gortari,  por lo que recibió en premio la Secretaría de Educación Pública y luego la gubernatura de Puebla. Durante las elecciones del histórico fraude de 1988 el actual Presidente de México Andrés Manuel López Obrador militaba en el PRI. Por eso cada vez que escucho a AMLO decir qué, “si no hubieran cometido el fraude electoral del 2006 el país no estaría así” en el que impusieron a la bestia de Felipe Calderón pienso: qué diferente sería México si el PRI al cual pertenecía Obrador en ese momento, no hubiera cometido el fraude del 6 de julio de 1988 con el que llegó a la presidencia Carlos Salinas de Gortari, el origen del mal. Los otros candidatos a la presidencia fueron doña Rosario Ibarra y Maquío (Manuel Clouthier) el único panista decente que he conocido y que murió un año después en un extraño accidente el primero de octubre ya estando en la presidencia Salinas.

Por esos tiempos, teníamos prohibido entrar al Zócalo, así que cada vez que intentábamos llegar con alguna marcha “no oficial”, teníamos que enfrentarnos a los granaderos, para lo que teníamos estrategias muy entrenadas, pero esa tarde de domingo hace 31 años no marcharíamos y era muy especial, nos preparábamos para el mitin-festival para conmemorar los 20 años del 2 de octubre de 1968. Estaban anunciados Óscar Chávez, Los Folkloristas y Los Nacos como elenco principal, ya no cabía nadie en la plaza y nadie quería perder su lugar, de repente un bloque de personas comenzó a desplazarnos para pasar entre nosotros, cuando pasaron junto a mí vi que llevaban a una persona envuelta en un gabán, acompañada por algunos compañeros de los organizadores, que de forma muy rápida la llevaron hasta el escenario dispuesto para el evento, la persona envuelta se acercó al micrófono y sin medir presentación alguna, levantando las dos manos al cielo se quitó el gabán y salió por aquel micrófono una voz hermosa y profunda que provocó un silencio total cantando a capela: “Quien dice que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón” entre la sorpresa y la piel chinita, descubrimos a Mercedes Sosa, y todos a uno solo, rompimos el silencio con gritos y aplausos, sabíamos que Mercedes se estaba jugando la expulsión de México si le aplicaban el famoso artículo 33, que prohíbe a los extranjeros participar en política dentro del país, y sabíamos que la bestia de Bartlett no dudaría en hacerlo; al terminar la canción toda a capela todavía entre los aplausos y el llanto de emoción, Mercedes se cubrió de nuevo y salió de aquella plaza en la que sin duda dejó su corazón para siempre.

Después supe por el compa Anthar López, que el día anterior se enteraron de que no habría sonido para el evento, fueron a buscar para pedirle apoyo a Julio Solórzano, compa productor (hijo de Alaíde Foppa), al Auditorio Nacional en donde se presentaba Mercedes y aprovecharon para saludarla y contarle el programa del día siguiente, por lo que La Negra (así le gustaba a Mercedes que le nombraran) se animó a ir sin invitación, sabiendo que todos ahí valoraríamos su tributo a la lucha estudiantil de México.

La dignidad humana es el origen, la esencia y el fin de todos los derechos humanos y un ser humano digno no sólo hace valer esos derechos para sí mismo, sino que también tienen el deber ético de luchar porque todo lo vivo sea respetado. El primer paso es formar una consciencia informada, y para eso se necesita leer, leer, leer y luego pensar, pensar y pensar, analizar todo tu entorno, no dar nada por hecho, todo es cuestionable, todo es perfectible, la reflexión sobre el origen de todo nos puede llevar a construir una realidad diferente, la dignidad es una, pero como dice Mandela es imposible que te despojen de algo que vive en todo y en todos, porque no existen muchas dignidades. Sólo es una y es de todos.

Y por cierto, el 9 de octubre en 1964 los Estados Unidos detonaron la bomba atómica número 388 en su territorio de las 1129 bombas nucleares que detonaron los gringos entre 1945 y 1992. Así que no debe extrañarnos porque tienen a ese presidente; es probable que la radiación provocara la involución de su cerebro y sea el origen de su cabello.

La vida es una construcción consciente.
Iván Uranga
@CompaRevolución
iuranga@cnpm.mx

Deja un comentario