La consulta y oposición de derechas. Autor: Federico Anaya Gallardo

Foto: Cuartoscuro.

La semana pasada tuve oportunidad de conversar con Julio Hernández sobre la consulta popular del 8 de agosto próximo. JulioAstillero resumió bien mi opinión en un tuit: “necesaria inyección de exigencia para que se aplique la ley”. (Liga 1.) El tuit tuvo una vida modesta (36 me gusta, 13 retuits) pero los 16 tuits dados en respuesta –en su mayoría en contra– ilustran bien los argumentos de derecha en contra de este ejercicio democrático. (Me declaro neófito en esto de reconocer bots y troles, pero lo que me interesa es la argumentación tuiteada.) Veamos dos de las respuestas.

“No podrían ser más brutos, desde cuando la aplicación de la justicia se consulta????? No mmn” (@marcotm17, el 10 de julio de 2021.)

https://ipstori.com/

“Pues @ANAYAFederico es un [payaso] La ley se aplica y punto.” (@eddie7676, el 10 de julio de 2021.)

Notemos el enojo que se deja ver a través de estas respuestas. Contrasta con la serena preocupación con que Julio Hernández abordó el tema en la entrevista. Es verdad que la ley no requiere ser consultada para aplicarse, pero lo cierto es que hubo dos millones y medio de personas que pidieron realizar esta consulta. Este es un hecho duro (que las derechas suelen ignorar) y del que debemos hacer sentido. Para ello ayuda regresar a Eduardo García Máynez (1908-1993), el traductor mexicano de Hans Kelsen. Su “teoría de los tres círculos” es moneda corriente desde el bachillerato y se ha vuelto ícono de este viejo profesor universitario: su retrato en el Colegio Nacional (adonde fue admitido en 1958) muestra los tres círculos intercalados como fondo.

Anuncio
Eduardo García Máynez. (Liga 2.)

García Máynez podría responder a los tuiteros que argumentan agriamente que “la ley se aplica y punto” que no, que muchas veces la ley no se aplica. Cuando se analiza la eficacia del Derecho no sólo se pregunta si el Derecho es “positivo” (que sea creado conforme a la Constitución y esté vigente) sino si se aplica efectivamente en la realidad social. Y esto lo afirmaba el gran clásico de la Filosofía del Derecho Mexicano desde 1933. Y ¡atención, lectora! García Máynez no es un radical de izquierdas, sino todo lo contrario. Fue el primer director del ITAM entre 1946 y 1952 (cuando esa casa de estudios abrió sus puertas para formar a la juventud empresarial y detener el “marxismo defendido por el general Cárdenas”).

Como el Derecho se aplica muy pocas veces a los poderosos, la impunidad de los grandes funcionarios es un reclamo popular masivo. Esto explica el éxito de Ariadna Bahena y Omar García en reunir las firmas necesarias. ¡Quién iba a pensar que la realidad política mexicana iba a poner en el mismo argumento a García Máynez y a un egresado de la Normal Rural de Ayotzinapa! Año de maravillas (Anno admirabilis). Es un hecho: la consulta es necesaria por los graves defectos en la efectividad del Derecho respecto de los altos funcionarios de nuestra República. Aparte, el venerable García Máynez aplaudiría que hayamos llegado al evento luego de reformar la Constitución para incluir las consultas populares entre los derechos de la ciudadanía y de haber expedido una ley reglamentaria específica. Estos fueron actos de positivización jurídica de reclamos políticos que, de otra manera, tendrían que haberse canalizado fuera del marco jurídico. (“¡Dios no lo permita!”, comentaría alguna dama católica del círculo garcíamayneziano en 1946.)

Veamos ahora otra respuesta al tuit de #EntrevistasAstilladas:

“El asunto es: son tan ingenuos que creen, en sus delirios más absurdos, que se va a aplicar la ley? Uds. Saben cuál será el resultado de este despropósito, enaltecer la imagen del demagogo. Nadamás.” (@JuanCarlosFlo67, el 11 de julio de 2021.)

Mientras @marcotm17 y @eddie7676 defendían que “La Ley” simplemente “se aplica”, @JuanCarlosFlo67 afirma que “es un delirio” pensar que “La Ley” se aplique. Lo que a mí me llama la atención es que ambas críticas a la consulta popular aparezcan juntas en el mismo escenario y que guarden armonía. No sólo es que los críticos de la consulta popular pueden saltar (y saltan) irresponsablemente entre argumentos contradictorios. Sucede que la defensa a ultranza de “La Ley” ha tenido siempre un carácter formalista que pragmáticamente se hace cargo de que “La Ley” sólo se aplica cuando es políticamente conveniente. Y esto último tiene que ver con el poder relativo que tienen los actores sociales.

Hay un dicho popular muy practicado por las élites: hágase la voluntad de Dios en la milpa de mi compadre. “La Ley” se defiende siempre y cuando se aplique a otros. Hay hasta una versión juarista de la práctica: A los amigos, justicia y gracia; a los enemigos, la ley a secas. Este cinismo en la praxis del Derecho explica la incredulidad de @JuanCarlosFlo67. Desde esa perspectiva, la única manera de hacer sentido de lo que está ocurriendo es que existe una conspiración del “tirano demagogo” manipulando la “bestialidad” de las masas que lo siguen para distraer la atención pública. Porque (y esto es el punto final) “La Ley” nunca toca a quien detenta el poder. ¡Ah, el fatalismo hispánico!

De este último asunto escribí en septiembre de 2020 en El presente del pasado, la publicación electrónica del Observatorio de Historia que coordinaba Luis Fernando Granados Salinas. (“Castañeda en Sinegallia”, Liga 3.) Comparaba yo a nuestras derechas con los nobles que conjuraron contra César Borgia en 1502 y decía que en ambos casos se podía apreciar cómo las élites del viejo régimen asumen que los nuevos actores políticos se comportarán exactamente como ellos. Esto es un peligroso error, como lo demostró Nicolás Maquiavelo, testigo directo de los hechos de 1502. Cuando se viven tiempos de cambio (y los triunfos electorales del obradorismo en 2018 y 2021 no dejan dudas acerca de que estamos en ese escenario), la apuesta ganadora no es que “todo seguirá igual”, sino que “todo puede cambiar”. Pero de ello trataré la semana que viene. Por hoy cierro recordando a Luis Fernando quien acaba de morir. Hemos perdido a un gran historiador y a un ser humano grande.

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
https://twitter.com/julioastillero/status/1413966260518277120

Liga 2:
https://colnal.mx/integrantes/eduardo-garcia-maynez/

Liga3:
https://elpresentedelpasado.com/2020/09/10/castaneda-en-sinegallia/

Federico Anaya-Gallardo
Federico Anaya-Gallardo

Abogado y politólogo. Defensor de derechos humanos. Ha trabajado en Chiapas, San Luis Potosí y Ciudad de México. Correo electrónico: agallardof@hotmail.com

Comenta

Deja un comentario