Investigaciones respaldan dar dinero a los más desprotegidos ante crisis por pandemia (nota de Jorge Cerino en NotiPress)

Imagen ilustrativa. Una mujer barrendera porta una mascarilla y una careta como medida de prevención contra la enfermedad causada por el nuevo coronavirus (COVID-19), en la Ciudad de México, capital de México. Foto: Xinhua/Francisco Cañedo.

Por: Jorge Cerino de NotiPress.

Ante la crisis económica por la pandemia de Covid-19, el método más usado por los gobiernos para asistir a los sectores más vulnerables de la población ha sido la transferencia directa de dinero, conocida formalmente como transferencia condicionada de recursos (TCR). El Banco Mundial reporta 234 medidas de este tipo alrededor del mundo, junto a 100 esquemas de alimentos o cupones.

La transferencia condicionada de recursos ha ganado aceptación desde que México implementó uno de los primeros modelos en 1994, a través del programa Progresa. A partir de entonces, el modelo comenzó a popularizarse y para 2010, dieciséis países de Latinoamérica implementaban programas de TCR, con un estimado de 22 millones de hogares beneficiados, un 16 por ciento de la población, según un artículo de la dra. economista del desarrollo Emily J. Brearly.

Contrario a la creencia popular, la TCR funciona mejor que la distribución de alimentos, de acuerdo a múltiples estudios. Por ejemplo, los beneficiarios de subvenciones en efectivo gozan de una mejor diversidad dietética y son menos propensos a padecer inseguridad alimentaria, reporta el Instituto de Desarrollo de Ultramar (ODI, por sus siglas en inglés), a partir de una revisión de 165 estudios. De manera similar, el Banco Mundial ha concluido, estas subvenciones favorecen el crecimiento y el desarrollo cognitivo de niños pequeños.

Varios estudios, incluido uno del Fondo Monetario Internacional (FMI) acerca de la epidemia de ébola en África en 2014, señalan la importancia de actuar rápida y eficazmente para evitar graves afectaciones a la salud y a la economía. Según algunas investigaciones, con TCR pueden prevenirse algunas consecuencias negativas de las crisis económicas. Entre ellas, la desnutrición infantil, la venta de bienes esenciales durante la crisis, y algunas formas de explotación sexual, al disminuir la probabilidad de que mujeres recurran a relaciones de intercambio sexual por necesidades monetarias.

El FMI pronostica, no ocurrirá la recuperación prevista en meses anteriores para América Latina, y no descarta la posibilidad de crecimiento negativo durante 2020. Entre las múltiples políticas fiscales recomendadas por este organismo internacional se encuentra el aumento y ampliación de las transferencias en efectivo. El FMI ejemplifica esta medida con la aceleración de los pagos por seguro de desempleo y la ampliación de las redes de protección social, en China, así como el aumento de las prestaciones a adultos jóvenes que buscan empleo y su ampliación a hogares de bajo ingreso, en Corea del Sur.

Mientras tanto en México, las pensiones a adultos mayores y personas con discapacidad, el programa de Apoyo para el bienestar de los hijos de madres trabajadoras y las Becas para el Bienestar Benito Juárez, son algunas de las medidas del plan ante la crisis económica por el Covid-19, del presidente, Andrés Manuel López Obrador, que se alinean a esta recomendación del FMI de apoyar con transferencias de dinero a sectores desprotegidos durante la crisis.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de NotiPress. Prohibida su reproducción.

Deja un comentario