Industria automotriz reanudará hasta el 1 de junio (nota de Juan Luis Ramos de OEM-Informex)

FOTO: Mauricio Huizar/OEM-Informex

La Secretaría de Salud emitió un acuerdo que retrasa el reinicio de la producción en México

JUAN LUIS RAMOS /OEM-Informex

CDMX. La Secretaría de Salud dio marcha atrás a un acuerdo con la industria automotriz en el país. Las fábricas podrán empezar a producir hasta el 1 de junio y no este lunes, cuando se dará la reapertura de las plantas en Estados Unidos.

“El haber dado marcha atrás de ayer a hoy (jueves) es una señal muy mala”, dijo Eduardo Solís, el expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz e integrante del Consejo Directivo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin). 

Solís señaló que hay nerviosismo en la industria automotriz de Estados Unidos porque no tiene con qué empezar a trabajar si las plantas en México no reanudan antes del lunes 8 de mayo.

La autoridad sanitaria publicó ayer en el Diario Oficial de la Federación un documento que “cancela” el acuerdo de palabra con el sector automotor para alinear la reactivación de las fábricas con las de la Unión Americana.

Las actividades de la industria de la construcción, la minería y la referente a la fabricación de equipo de transporte, serán consideradas como actividades esenciales, pero “podrán iniciar labores el 1 de junio de 2020”, precisó el acuerdo.

Del 18 al 31 de mayo de 2020, dichas empresas implementarán los lineamientos de seguridad sanitaria en el entorno laboral, que publique la Secretaría de Salud, en coordinación con las secretarías de Economía y del Trabajo y Previsión Social, así como con el IMSS, agrega el documento. 

El presidente del organismo, Francisco Cervantes, dijo que al retrasar dos semanas más el regreso de la industria se corre el riesgo de que sus socios en Estados Unidos y Canadá, que sí reinician operaciones el lunes, desplacen a los proveedores mexicanos por otros.

“Tenemos que ir cuidando nuestras cadenas de valor, hay mucha presión porque México ha jugado un rol muy importante en el ranking de los 10 países más importantes del mundo en proveeduría, y podemos perderlo”, comentó.

Cervantes apuntó que para la industria la prioridad son los pedidos que tienen para fábricas en Estados Unidos los cuales, de no atenderse, van a cambiar de origen.

Eduardo Solís insistió que las modificaciones que hizo la Secretaría de Salud “de último momento” pararán toda la industria en la región.

“Ellos (las fábricas en Estados Unidos) no pueden abrir si nosotros no abrimos porque reciben 40 por ciento de partes y componentes de México”, dijo.

El martes por la noche el Consejo de Salubridad General declaró a estas industrias como actividades esenciales,y el miércoles se anunció por la mañana que podrían reiniciar operaciones. 

“El haber dado marcha atrás de ayer a hoy es una señal muy mala, las contrapartes en Estados Unidos están nerviosas por lo publicado”, comentó Solís.

El acuerdo que tenían con el gobierno federal “no fue una fe de erratas, se canceló”, acusó Eduardo Solís, quien atribuyó la decisión a “luchas de fuerza entre el tema de salud y el tema económico”. 

El miércoles, Alberto Bustamante, director de Comercio Exterior de la Industria Nacional de Autopartes (INA), dijo a este diario que habían iniciado contactos con sus proveedores para poner en marcha la producción de piezas en más de mil 500 plantas para empezar a entregar a las fábricas en México y Estados Unidos desde el lunes próximo. 

La Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) pronosticaba el miércoles pasado el regreso a partir del próximo lunes de unas tres mil 800 empresas vinculadas con el sector automotriz, que incluye a las armadoras, plantas de autopartes y proveedores del ramo.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE OEM-Informex.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario