Hospital de “El Mencho”, un ejemplo inusual de infraestructura construida por cárteles mexicanos (nota de Zachary Goodwin en InSight Crime)

Imagen ilustrativa.

Escrito por: Zachary Goodwin de InSight Crime.

Los informes de que el jefe del Cartel de Jalisco Nueva Generación construyó un hospital son un ejemplo concreto de las inversiones en infraestructura que hacen los grupos criminales de México con el fin de obtener el apoyo de las comunidades locales.

El 27 de julio, El Universal informó que las autoridades mexicanas habían localizado un hospital en la comunidad de El Alcíhuatl, en el estado de Jalisco, supuestamente construido por el jefe del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.

El hospital fue construido principalmente para que Oseguera Cervantes, quien se cree que padece enfermedad renal, pudiera recibir tratamiento sin el riesgo de ser capturado por las autoridades. Sin embargo, los residentes locales y los miembros del equipo de seguridad de El Mencho también pueden usar los servicios del hospital.

El CJNG ha llamado la atención de la prensa en los últimos meses, debido a varias demostraciones de violencia sin precedentes.

El gobierno mexicano ha acusado al grupo de llevar a cabo el atentado del 26 de junio contra Omar García Harfuch, secretario de seguridad pública de la Ciudad de México, que dejó como resultado dos guardaespaldas y un transeúnte muertos.

Luego, a mediados de julio, surgió un video de un convoy de vehículos blindados del CJNG con al menos 75 hombres que llevaban armas de alto calibre. En el video se puede escuchar a los miembros del cartel que gritan sus consignas de lealtad hacia El Mencho.

Como InSight Crime informó en un detallado perfil del CJNG en junio, el cartel intenta consolidar el poder en varios lugares clave, incluidos el norte de México, Tierra Caliente y el área de la Ciudad de México.

Análisis de InSight Crime

Ha habido varios ejemplos históricos de grupos criminales de México que proporcionan bienes esenciales a las comunidades locales, especialmente durante la reciente pandemia del coronavirus. Que esos grupos construyan infraestructura, como escuelas u hospitales, es más raro.

“La Familia Michoacana y los Caballeros Templarios construyeron una serie de escuelas que se necesitaban en Tierra Caliente, Guerrero”, dijo Óscar Balderas, periodista mexicano especializado en crimen organizado, en comunicación con InSight Crime.

“Y en el estado de Veracruz, los productores de naranjas le habían pedido al gobierno durante mucho tiempo que construyera mejores carreteras para poder vender sus productos más fácilmente. El gobierno nunca lo hizo, por lo que Los Zetas construyeron muchas de las carreteras que conectan Veracruz y Tamaulipas, especialmente entre Tuxpan y Tampico”, agregó Balderas.

El excabecilla del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, se hizo de una reputación como celebridad, especialmente entre las comunidades rurales de Sinaloa. Pero en una investigación de 2015, Associated Press no halló ninguna infraestructura física construida por Guzmán Loera en beneficio de las comunidades de Sinaloa.

“No hay ningún edificio que genere empleo, ninguna obra pública, ni cancha de fútbol, alcantarillado ni acueducto, ni escuelas, clínicas ni hospitales; no hay ni un solo edificio que se pueda decir que fue construido por narcotraficantes o con su dinero”, le dijo Mario Valenzuela, entonces alcalde de Badiraguato, ciudad natal de El Chapo, a la AP.

La reputación de El Chapo parece proceder más bien de su prestigio como narcotraficante y de sus repetidas fugas de prisión.

“¿Por qué la gente lo admira [a El Chapo]? Porque es una leyenda viviente. Es como Al Capone, como Lucky Luciano, como Tony Soprano, como Scarface. Es como un personaje de televisión, solo que este está vivo, es real”, expresa Adrián Cabrera, periodista de Culiacán, Sinaloa, en un informe de Milenio.

A pesar de la tendencia del CJNG de ejecutar actos llamativos, El Mencho no ha buscado tal culto a la personalidad. Incluso antes de convertirse en uno de los criminales más buscados de México y Estados Unidos, Oseguera Cervantes casi nunca apareció en público.

No es de extrañar que decidiera construir su hospital en El Alcíhuatl, en una zona esencial para el CJNG.

Durante el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), las fuerzas mexicanas se enfocaron en tratar de capturar o matar a los principales líderes de los grupos criminales. Esto incluía a Oseguera Cervantes. Su hospital se encuentra a solo 50 kilómetros de Villa Purificación, un importante bastión del CJNG donde en 2015 algunos integrantes del grupo derribaron un helicóptero militar mexicano, durante un intento fallido de capturar a El Mencho.

Contenido publicado originalmente en: https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/hospital-mencho-carteles-mexico/

Deja un comentario