Fuga de Cerebros | Gobernar con el pueblo: Cómo hacer presupuestos participativos. Autor: Diego Emilio Cuesy

Foto: Por Diego Emilio Cuesy

Por Diego Emilio Cuesy[1]

La primera vez que voté tenía 27 años y fue por un proyecto de presupuesto participativo en mi colonia, de la ahora Alcaldía Benito Juárez en la Ciudad de México en 2017.

Antes no votaba porque sentía que no servía. Veía a los políticos como gente alejada de mí, desinteresada o incapaz de resolver problemas. Vi más útil protestar junto con el YoSoy132, contra la manipulación mediática del PRI, que actualizar la dirección de mi INE. La primera vez que voté me entusiasmó hacerlo para resolver un problema concreto en mi colonia: intersecciones seguras.

Nunca supe qué pasó con el proyecto por el que voté. Igual que con la democracia representativa, ese ejercicio de democracia directa me dejó desconfiado. Hasta julio de 2021 supe que ese proyecto no ganó y que el dinero del que ganó nunca se gastó. Esto gracias a que la organización Ollin A.C. transformó miles de papeles en bases de datos y los puso en la plataforma https://presupuestoparticipativo.org. De acuerdo con los datos de esta nueva plataforma, en 2017, no se ejecutaron el 56% de los proyectos en la Benito Juárez.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

El Atlas Mundial de presupuestos participativos financiado por el Gobierno de Cascais (2019) calculó 11 mil programas en el mundo donde el pueblo decide cómo gastar dinero público. Su portada dice “Antes de imaginarlo, el derecho parecía imposible. Hoy es imposible no considerarlo como derecho”.

Es inevitable que a 30 años de la aparición de estos mecanismos de democracia directa y con el incentivo de la reelección, las y los nuevos alcaldes, regidoras y legisladoras en México busquen impulsarlos. Sin embargo, como muestra el caso de la Alcaldía Benito Juárez, abrir el canal de participación es fácil, cumplir con los proyectos no tanto.

Han pasado seis años desde que voté por primera vez y hoy coordino el programa de presupuesto participativo municipal de San Pedro Garza García (decide.sanpedro.gob.mx). Soy responsable de crear el espacio para que las personas decidan cómo usar una parte del presupuesto público y de coordinar que se hagan realidad los proyectos seleccionados.

En 2019, 2711 personas de 185 colonias decidieron invertir 100 millones de pesos en 231 proyectos. De éstos ya entregamos 226 y 5 están en ejecución (un centro comunitario, una estación de bomberos, 2 banquetas y una glorieta). En 2020 los fondos se destinaron a la pandemia. En 2021, 3144 personas decidieron invertir 100 millones en 220 proyectos, de los cuales 36 están entregados, 54 ejecutándose, 33 contratándose, 31 cotizándose, 41 en elaboración de anexo técnico y 29 sin iniciar.

El Dr. David López García una vez me dijo que la participación es como el agua en la siembra. Si el agua se va por todos lados y no riega las semillas que producen alimento, se desperdicia. Existen dos principales beneficios si no desperdiciamos la participación en presupuestos que se desbordan a todo el quehacer público:

  1. Agilizar la burocracia: cumplir un proyecto implica mucho trabajo en equipo entre áreas y jerarquías, con reportes de avances recurrentes. Evidenciar el cumplimiento visibiliza a los servidores públicos con ganas de trabajar y hacer las cosas bien.

  2. Educar: cumplir un proyecto implica mediar espacios de diálogo e intercambio de información sobre el funcionamiento de fenómenos complejos; por ejemplo movilidad, seguridad o contaminación, y desenmarañar procesos de la administración pública. Esto acerca a vecinos, servidores públicos, expertos y contratistas, les sensibiliza sobre las necesidades y limitaciones de cada uno y les permite practicar la escucha y colaboración en vez de la grilla y la confrontación.

[1] Maestro en Diseño Urbano y Ciencias Sociales y licenciado en Relaciones Internacionales con enfoque en política pública. Twitter (@Cerebros_Fuga)

Proyecto Jardín Terraza frente a Casa de la Cultura San Pedro
Foto de LGZ Arquitectos

Para hacer un programa de presupuesto participativo existen al menos 8 piezas clave:

  1. Reglamento: Formalizar las reglas del programa.
  2. Presupuesto: Definir la fuente del recurso y el monto destinado.
  3. Fórmula de distribución: Definir las variables relevantes, su ponderación y los temas, poblaciones o territorios prioritarios.
  4. Participantes: Definir quiénes participan y con qué requisito.
  5. Espacio de participación: Definir dónde participan, si en una plataforma digital, en un órgano colegiado, asamblea o en espacios híbridos.
  6. Propuestas: Acotar el tipo de propuestas que pueden hacerse y cómo, cuándo y quién evalúa si son viables o no en lo jurídico, presupuestal y técnico.
  7. Decisiones: Definir si los proyectos se eligen por medio de votaciones, firmas, consensos o asambleas.
  8. Ejecución de proyectos: Definir quién es responsable de ejecutar proyectos, cómo ejecutarlos, qué plazos tiene, y el nivel de involucramiento ciudadano en ello.

Existen tres retos principales que cada ciudad o pueblo interesado puede tomar en cuenta para analizar cómo adaptar cada pieza a su realidad particular:

  1. Dimensionar el costo operativo del programa: Más propuestas requieren más recursos humanos para evaluarlas y ejecutarlas. Para no evaluar mal las propuestas o acumular proyectos sin cumplir, se debe considerar un formato de registro de propuestas y una fórmula de distribución que privilegie calidad de proyectos sobre cantidad.

  2. Diversificar el tipo de participantes: Entre menos diverso el grupo de participantes, mayor el riesgo de captura por intereses partidistas y grilla. Universalizar la participación con requisitos mínimos abre la posibilidad de voces diversas y creativas.
  1. Establecer formatos de cumplimiento: Obligar a las áreas ejecutoras a reportar sus calendarios de trabajo, avances y necesidades de apoyo, para que los altos mandos tomen decisiones y rindan cuentas a las participantes.

México vivió su primer ejercicio de democracia directa a nivel federal este mes. La consulta pública organizada por el INE reunió a más de 7 millones de participantes. Cada vez habrá más ejercicios de democracia directa y los presupuestos participativos son uno de ellos. Hacerlos bien permitirá que cada vez más personas transformemos directamente la infraestructura física y social de nuestra casa común.

Comenta

Deja un comentario