Esthela, desertora de Guardia Nacional que recibía dinero del narco en Michoacán, muere al manipular explosivo (nota de SinEmbargo)

La Guardia Nacional confirmó esta semana que una exintegrante del 28 Batallón de Apatzingán, investigada como desertora, murió al detonar por accidente un explosivo que sería usado por un grupo delictivo.

Ciudad de México, 17 de julio (SinEmbargo/ InSight Crime).– Esthela de Jesús “N”, la exintegrante de la Guardia Nacional que murió cuando manipulaba un explosivo que sería arrojado a integrantes de un grupo criminal, recibió una oferta de Los Viagras para reportar cualquier movimiento organizado por las autoridades federales contra los criminales en Michoacán, reveló una investigación de MVS Noticias.

“El negocio es muy simple, le dijeron aquellos hombres a Esthela de Jesús, quien siempre cargaba su identificación como integrante de la Guardia Nacional: ella sería los ojos y oídos de Los Viagras en el 28 Batallón de Apatzingán y les reportaría cualquier movimiento que hicieran las autoridades federales contra los criminales michoacanos”, señala la investigación firmada esta semana por el periodista Óscar Balderas.

De acuerdo con el reportero, que cita fuentes de la Guardia Nacional y autodefensas, Esthela habría recibido 120 mil pesos mensuales a cambio de ser la infiltrada del grupo criminal Los Viagras.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

El dinero que recibiría sería entregado por los Cárteles Unidos, la organización criminal surgida de una alianza entre el Cártel de Tepalcatepec, Los Viagras y otros grupos más para repeler los avances del Cártel Jalisco Nueva Generación en Michoacán.

En diciembre de 2020, un mes después de que la mujer recibió la oferta del grupo delictivo, a Esthela le encomendaron la tarea de revender las armas que la Guardia Nacional decomisaba. La exintegrantes de las fuerzas armadas murió recientemente en Michoacán, reportó MVS Noticias.

Imagen de una vivienda en Aguililla con las siglas de grupos criminales como el cártel Jalisco y Los Viagras. Foto: Juan José Estrada Serafín, Cuartoscuro.

La Guardia Nacional informó el 12 de julio que la mujer dejó de asistir a su trabajo desde el 16 de diciembre, por lo que se le investigaba como responsable del delito de deserción.

La dependencia detalló que Esthela era de originaria de Chiapas y confirmó que formaba parte del 28 Batallón de Apatzingán.

CÁRTELES UNIDOS Y SU DISPUTA POR MICHOACÁN

Los Cárteles Unidos (CU) operan bajo un nombre que antes usaron otros grupos aliados en Michoacán para enfrentar a Los Zetas, de acuerdo con información publicada el 21 de mayo por Insight Crime.

La investigación señala que los CU se conocen por su participación en economías ilícitas en la región de Tierra Caliente en Michoacán y por sus esfuerzos para mantener al CJNG fuera del estado en una disputa territorial brutal sin fin a la vista.

La lista de quienes trabajan bajo la bandera de “Cárteles Unidos” para combatir un enemigo común con pretensiones de entrar al Estado de Michoacán ha cambiado en múltiples ocasiones.

En 2010, el antiguo jefe del Cártel de Sinaloa, Ignacio Coronel Villarreal, reunió a varios miembros del Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo y los Caballeros Templarios bajo ese nombre.

El grupo se alió con antiguos miembros del Cártel Milenio y con agentes de La Familia Michoacana para frenar el avance de Los Zetas en los estados de los estados de Michoacán y Jalisco. La información señala que algunos integrantes del CJNG también participaron de esta alianza.

Después de que se logró el objetivo de repeler a Los Zetas, esta alianza de grupos se fragmentó y a la larga reanudaron las peleas entre ellos.

La manifestación más reciente de los CU se formó para mantener a raya la invasión del CJNG en el oeste de Michoacán, una ofensiva que se intensificó en 2019. Hoy los CU están formados por dos grupos principales que tienen raíces muy profundas en las economías ilícitas del estado: el Cártel del Abuelo (también conocidos como Cártel de Tepalcatepec) y Los Viagras.

El Cártel del Abuelo es un grupo local del municipio de Tepalcatepec, suroeste de Michoacán, que se inició como grupo de autodefensa pero pasó al narcotráfico.

Por otro lado, Los Viagras comenzaron como una disidencia de los Caballeros Templarios y La Familia Michoacana. Operaron como grupo de autodefensa durante la administración del expresidente mexicano Enrique Peña Nieto. Ahora se conocen como una empresa criminal e información de inteligencia afirma que Los Viagras se dedican al sicariato, la extorsión a ganaderos y cultivadores de lima, y al tráfico de marihuana y drogas sintéticas.

Se ha informado que células de la Familia Michoacana, los Caballeros Templarios y los Troyanos Blancos también hacen parte de la actual plantilla de los CU.

Estos grupos se unieron luego del intento de expansión territorial del CJNG al oeste de Michoacán desde su base de operaciones en la frontera con Jalisco.

La invasión del CJNG inicialmente detonó un conflicto con el Cártel del Abuelo, quien les declaró públicamente la guerra a mediados de agosto de 2019. Ese mes, un enfrentamiento a mano armada que duró varias horas entre los dos grupos obligó al cierre de negocios y escuelas, dejó 11 heridos y nueve muertos en los municipios de Ixtlán y Tepalcatepec, al oeste de Michoacán.

Sabiendo que solos no podrían ganar esa guerra, el Cártel del Abuelo unió fuerzas con Los Viagras —otro rival del CJNG— bajo el nombre de Cárteles Unidos. En mayo de 2020, comenzaron a circular informaciones de los medios en las que se afirmaba que el jefe del Cártel del Abuelo, Juan José Farías Álvarez, había convocado a grupos de autodefensas de cuatro municipios de todo Michoacán para que se unieran y resistieran el CJNG.

Desde su formación, los CU han estado trabados en una guerra incesante con el CJNG en el oeste de Michoacán, que ha sido la mayor causante del derramamiento de sangre en varios municipios de la región de Tierra Caliente. El grupo aliado lucha por mantener el control de los corredores de narcotráfico que pasan por el estado y su participación en las economías ilícitas locales, incluida la producción de narcóticos y la extorsión a los productores de aguacate.

En septiembre de 2020, varios agentes de los CU condujeron un tanque del ejército por la ciudad de Bonifacio Moreno (también conocida como “El Aguaje”) en el municipio de Aguililla, suroeste de Michoacán. En ese momento, grabaron una advertencia al jefe del CJNG Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, después de afirmar que habían asesinato a varios agentes del CJNG.

Dos meses después, residentes de la ciudad denunciaron que presuntos miembros de Los Viagras habían estado cavando trincheras alrededor de los municipios de Tepalcatepec y Coalcomán para impedir la entrada de los vehículos del CJNG.

Los enfrentamientos entre los dos grupos escalaron de nuevo a finales de 2020. A comienzos de diciembre, el CJNG irrumpió en una casa segura de los CU en Los Reyes, y las confrontaciones armadas entre los dos grupos se extendieron a otros tres municipios: Cotija de la Paz, Tocumbo y Tingüindín. En Los Reyes, este enfrentamiento presuntamente incluyó múltiples tiroteos entre agentes que peleaban en unas 40 camionetas.

Los intereses de los CU en el tráfico de drogas sintéticas ha sido una fuente constante de conflictos. En marzo de 2021, un exalcalde de la ciudad de Aguililla fue detenido por su participación como intermediario de un trato de varios millones de dólares a nombre de los CU para la entrega en cambión de una tonelada de metanfetaminas, ocultas en losas de concreto y pintura para construcción residencial, al sur de la Florida. Poco después, miembros del CJNG —uno de los principales productores de drogas sintéticas como las metanfetaminas— supuestamente asaltaron Aguililla.

–Con información de Insight Crime.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/16-07-2021/4002261
Comenta

Deja un comentario