El PRI se hace bolas en Chihuahua en intento por apoyar al PAN (nota de SinEmbargo)

La candidata aseguró en un video que aunque no deje su candidatura, sí apoyará a quien tenga mayor posibilidad de voto para que no gane Morena. Foto: Twitter, @GOrtizGlez.

Por Redacción/SinEmbargo

Ciudad de México, 27 de mayo (SinEmbargo).– La decisión de Graciela Ortiz –quien buscaba, hasta hace unos días, gobernar Chihuahua por el Partido Revolucionario Institucional (PRI)– ha provocado un tormenta al interior de su propio partido.

La militante priista llamó a votar por la abanderada del Partido Acción Nacional (PAN), María Eugenia “Maru” Campos. Pero dice que no dejará su propia candidatura. Seguirá con su actividad proselitista, pero no para que el ciudadano vote por su partido, sino por otro. Y esto no ha sido fácil de entender por sus propios correligionarios.

La elección de Chihuahua se ha cerrado dramáticamente. Campos, del PAN, llevaba una ventaja importante sobre el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). Pero su pleito con el Gobernador (también panista) Javier Corral les ha llevado a cruzar acusaciones, unas más serias que otras. La candidata panista está formalmente señalada por corrupción: se dice que recibió sobornos de César Duarte, un exgobernador a quien se le ha incautado fortuna mal habida.

📱 Suscríbete a #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Anuncio

La decisión de Ortiz fue respaldada casi de inmediato por Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI. Le dijo que hacía bien en llamar a votar por Campos, de Acción Nacional. Pero lo que Moreno ve en la capital del país no es lo que se siente a nivel piso. O eso dijeron los priistas locales, que han llamado a expulsar a su candidata y se preguntan qué pasará con el resto de las candidaturas (alcaldías, diputados) si su candidata espejea el voto para el PAN.

Lo que Ortiz argumenta es que Morena no debe ganar en Chihuahua e intenta “trasladar” sus votos hacia la del PAN. El partido en el Gobierno eligió a Juan Carlos Loera de la Rosa como candidato.

Pero la abanderada del PRI no contaba con que la militancia local no justificó su decisión. Más de 350 priistas solicitaron ayer su expulsión “por violentar los estatutos y el código de ética del Partido”.

Luis Miguel Corte Carrillo, portavoz, dijo que también se debe ir Fernando Baeza, exgobernador priista, quien apareció pidiendo el voto por el PAN. La alianza “Va por México” sí plantea unir fuerzas contra Morena en varias partes del país, pero no se consolidó en Chihuahua.

La dirigencia estatal del PRI se ha visto en la necesidad de pedir apoyo a los candidatos en el resto de las posiciones en juego. El Comité Directivo Estatal afirmó que los apoyará “independientemente” de la declinación de Graciela Ortiz. Alejandro Domínguez, presidente estatal del PRI, destacó que la decisión fue tomada de forma personal por Ortiz; que no era decisión del partido.

“Los priistas estamos dando la batalla en los 67 municipios, en los distritos y seguiremos trabajando juntos para poder sacar adelante el proyecto. Seguiremos apoyando al resto de los candidatos y esa es la tarea que estaremos realizando”, dijo. La aclaración sale al paso de quienes cuestionaban qué pasaría si la cabeza de la campaña ya no es cabeza de campaña y pide votar por quien, se suponía, era su contrincante.

“Desde el primer día [de campaña] hasta el día de ayer hablé del peligro de que Morena gobierne el estado de Chihuahua, porque tengo la profunda convicción, absoluta convicción, que si el norte del país cae, si Chihuahua cae en manos de Morena, este país ya no tendrá remedio”, dijo Ortiz para justificar su decisión.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de SinEmbargo. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://www.sinembargo.mx/27-05-2021/3980812 

Alejandro Moreno respalda adhesión de candidata priista a campaña del PAN en Chihuahua (nota de Sarahi Uribe en OEM-Informex)

 

Comenta

Deja un comentario