El Espejo | Del México posrevolucionario al narcocapitalismo; Tradoc: Una lucha interminable. Autor: Iván Uranga

Cuando un trabajador se apropia de su trabajo, el capitalismo tiembla
Iván Uranga

Huyendo de la guerra en España el inmigrante vasco Ángel Urraza llega a México, en donde se tiene que emplear en el campo para sobrevivir, y gracias a su esfuerzo en 1929 funda la Compañía Manufacturera de Artefactos de Hule Euzkadi, S.A. En 1933 la necesidad de fabricar llantas en México ya era imperiosa, por lo que Urraza firma un contrato por medio del cual Euzkadi fabricaría llantas con materiales, especificaciones y supervisión técnica de la llantera norteamericana BF Goodrich en la recién construida “Planta 1” en la Ciudad de México. En junio de 1933 se vulcanizó la primera llanta Goodrich-Euzkadi medida 4.75-19 fabricada en México. En 1950, BF Goodrich adquirió participación mayoritaria.

La ya muy exitosa empresa con una mega planta de producción en El Salto, Jalisco, fue vendida al mexicano Carlos Slim en 1992 en sociedad con la llantera alemana General Tire. En 1998 Slim vende su parte al consorcio alemán Continental Tires, y un año más tarde las condiciones de trabajo cambiaron drásticamente al grado de que 19 de sus dirigentes sindicales fueron despedidos.

En 2001, frente a un sindicato independiente y democrático, la Continental intentó hacer una reforma al contrato colectivo de trabajo ajena a los intereses de los trabajadores y violatoria de la Ley Federal del Trabajo en donde planteaban jornadas laborales de 12 horas. La empresa alemana se dio cuenta que no podría vencer a su sindicato y cierra la empresa el 17 de diciembre dejando sin trabajo automáticamente a más de 1000 trabajadores.

Ahí fue que comenzó una de las luchas obreras más significativas en México.

El sindicato convocó a una asamblea general en donde comenzaron una lucha de largo aliento que duró 3 años. Fue hasta 2 años después de haber comenzado su huelga, que el gobierno de México empujado por los trabajadores, decidió declarar legal la huelga; fue una lucha que costó la vida de 5 obreros sindicalistas y la desintegración de familias. Muchos trabajadores tuvieron que abandonar el movimiento por hambre, lo que dejó al final de la lucha a 587 obreros dignos, que se mantuvieron hasta que el 18 de febrero de 2004, fue reconocida legalmente la existencia de huelga, lo que llevó a alcanzar un acuerdo en el que los trabajadores obtuvieron la mitad de la empresa como pago de salarios caídos, y con ello la reapertura de su fuente de trabajo.

Tomaron el acceso a la planta para evitar que la trasnacional sacara las decenas de miles de llantas que se quedaran dentro y la maquinaria, y bajo las consignas de “Ni un solo tornillo saldrá” y “Resistiremos un día más que Continental” comenzaron su odisea.

El 17 enero del año 2005 se reabrió la planta llantera y comenzó su funcionamiento con la participación de inversionistas de la empresa Llanti Sistems. Así fue que el sindicato formó la Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente o Tradoc, y lograron ser dueños de su trabajo. Ese día los 587 obreros entraron por primera vez a trabajar como dueños de una historia que estaba apenas por comenzar. La mayoría del equipo requería reparaciones debido a daños ocasionados por el clima (polvo, óxido y otros daños por tormentas eléctricas). Durante los primeros dos meses, no había electricidad y los trabajadores tenían que cuidarse de no ser mordidos por serpientes que habían entrado a la planta durante su inactividad. Cinco meses después, a principios de julio de 2005, la planta y sus nuevos dueños produjeron la primera llanta. El sueño comenzaba a rodar, todos los trabajadores querían tomarse una foto con esa hermosa llanta de camión producto de mil días de resistencia, vidas humanas y familias desintegradas por el capitalismo salvaje.

Lo más difícil fue aprender a ser responsables de su trabajo y su empresa; pasar de obrero a dueño fue una muy difícil transición, sobre todo porque los trabajadores no querían dejar de ser sindicalistas, así que decidieron que su cooperativa era su nuevo sindicato y que seguirían autodefiniéndose como obreros.

A partir de ese momento comenzaron una lucha de trabajo y empeño, que se convirtió en un ejemplo internacional, logrando como cooperativa dueña de la fábrica producir 20 mil llantas diarias vendidas en Estado Unidos y México, la cooperativa creció tanto y tan rápidamente que en muy poco tiempo duplicó a sus miembros, estableciendo que cualquier trabajador nuevo que permaneciera por más de 5 años laborando tendría derecho a ser parte de la cooperativa.

Integraron por primera vez en la industria llantera a 120 mujeres (que hoy son ya cooperativistas), quienes comenzaron a cambiar el rostro a la cooperativa con trabajos que no pueden ser considerados exclusivos de hombres y que son responsables del armado de las almohadillas, su labor es de tal importancia que a esas piezas les llaman, “el corazón de la llanta”.

De acuerdo a sus vivencias, las mujeres tuvieron que lidiar en un principio con situaciones difíciles, con machismos y egoísmos. Pero a partir de capacitaciones y educación en conjunto, mujeres y hombres trabajan en ambientes de respeto. Por lo que se puede presumir que el corazón de las llantas Tradoc, es fabricado con la fuerza, el cariño y el cuidado de las manos de una mujer cooperativista, dueña de su trabajo.

Este éxito y crecimiento tan acelerado trajo consigo muchos problemas, como el hecho de que los nuevos cooperativistas no tengan la dignidad y el respeto por un trabajo adquirido a pulmón, ni la mística revolucionaria de los “viejos” trabajadores que lucharon durante toda su vida como obreros sindicalistas y que ahora como dueños de su trabajo intentan trasmitir esa dignidad forjada en la resistencia.

La demanda del mercado logró que el capitalismo a través de la trasnacional Cooper Tyre & Rubber Company tomara el control accionario completo de la planta llantera que compartía desde 2008 con la cooperativa del sindicato Trabajadores Democráticos de Occidente (Tradoc), quienes ahora de dueños de su trabajo pasaron a ser de nuevo empleados, tras la decisión de la mayoría de la asamblea de cooperativistas realizada el 1 de noviembre de 2019 en la fábrica ubicada en El Salto, Jalisco. Por 387 votos a favor y 144 en contra, los socios trabajadores decidieron, ante la crisis y deudas que enfrenta Tradoc, vender sus acciones a la llantera estadunidense con matriz en Findlay, Ohio, que desde 2010 es propietaria de 58 por ciento con lo que además era socia mayoritaria.

En la negociación los cooperativistas lograron quedarse como socios de la empresa como propietarios de la marca Blackstone y su comercialización, que es donde más ganancia se obtiene. También acordaron que se contrataría a todos los socios como empleados con nuevas condiciones de trabajo y un salario inferior al que se les pagaba.

Tradoc y su marca de llantas Blackstone se asocia con los trabajadores de la Cooperativa Pascual y su empresa de autopartes Valbo para instalar diversos puntos de venta de llantas y refacciones y se mantiene actualmente como una de las cooperativas más importantes en México.

Pero los problemas no terminan, después de una campaña negra al interior de la cooperativa, con la intervención de grupos mafiosos a través de una votación en su asamblea efectuada el 19 de diciembre de 2019, el grupo que encabezó la lucha desde un inicio pierde el control con una diferencia de 21 votos y se cambia a los Consejos de Administración, Vigilancia y de Conciliación y Arbitraje con lo que la planilla encabezada por Jesús Torres Nuño, presidente del Consejo de Administración hasta ese momento, es reemplazado por César Rodríguez y su grupo, colocando al frente de la tesorería a Rodolfo Mendoza Díaz, un personaje oscuro que si bien era cooperativista, tenía tiempo alejado y no trabajaba dentro de ella.

Este personaje, Mendoza Díaz, figura principal de este grupo se suicidó en el presente año dejando a cientos de socios y habitantes de El Salto y Juanacatlán, Jalisco, que “invirtieron” sus recursos, fruto de la venta de las acciones de la cooperativa en empresas fraudulentas que prometían grandes e inmediatas ganancias, dejando la credibilidad y la tesorería de la cooperativa en desgracia, porque entregó grandes cantidades a los demás miembros del fraudulento Consejo de Administración integrado por:

Presidente: César Mavael Rodríguez Tejeda
Secretario: José de Jesús Rosales Jiménez
Tesorero: Rodolfo Mendoza Díaz
Vocal: Héctor Manuel Cabrera Jiménez
Vocal: Ramiro Briseño López

Y a sus “asesores” que son reconocidos ex reos delincuentes con antecedentes penales, y numerosas denuncias vigentes.

Los compañeros cooperativistas históricos cuentan con las pruebas que registran más de 42 millones de pesos depositados a los asesores en el primer año de su administración y más de 200 millones de pesos repartidos entre los consejeros e incondicionales. Pero además dispusieron de 70 millones de pesos de la cooperativa que “invirtieron”, sin la autorización de la Asamblea General, como marcan sus Bases Constitutivas, en una de estas fraudulentas empresas.

Y retiraron ilegalmente dos fondos que se depositaron en Estados Unidos, como fruto de los acuerdos con Cooper por la venta de las acciones para garantizar el pago de posibles demandas laborales, penales, civiles, etc. Por el proceso de venta, que, de no utilizarse en el pago de algún laudo, se devolverían íntegramente a los socios de Tradoc. El primer fondo era de 1 millón 300 mil dólares, para cubrir demandas contra nuestra cooperativa y el segundo es de 6 millones 500 mil dólares, para demandas en contra de Cooper o de Corporación de Occidente, la empresa conjunta. Así que de manera irregular lograron retirar el primer fondo, contratando un bufete de abogados norteamericanos, pero violando los acuerdos de la Asamblea, pues hicieron uso ilegal de ese fondo y no fue entregado a los socios de Tradoc; millones de dólares que fueron robados descaradamente, y lo saben los compañeros porque los ladrones cometieron el error de no cambiar a los titulares de las cuentas bancarias de la cooperativa, por lo que los estados de cuenta siguieron llegando al tesorero de la administración pasada, es por ello que cuentan con pruebas irrefutables de todos los movimientos bancarios y transferencias que realizaron durante todo el 2020 y hasta julio de 2021.

Para detener este robo descarado y poder procesar a los responsables se ha trabajado con todos los socios fortaleciendo a los que ingresaron después del triunfo, para construir una corriente democrática en la cooperativa, grupo dirigido por una compañera que se ha destacado por derecho propio y a quien los compañeros históricos y los nuevos pretenden que se haga responsable de la cooperativa.

Aprovechando que el documento de la cooperativa permite que la mayoría de los socios convoquen a asamblea sin que el Consejo de Administración lo consienta, los compañeros lograron convocar para este domingo 5 de diciembre de 2021 a una Asamblea General, con la finalidad de expulsar a los rateros y hacer una nueva elección para rescatar su cooperativa de manos de la mafia.

Pero al llegar a la asamblea en el Cine Lamas en El Salto, Jalisco, los mafiosos tenían un grupo de provocadores para impedir la entrada. Gracias a la unión de la mayoría de los socios se pudo entrar y ya adentro el consejo corrupto no permitió la participación en la elección del presidente de debates, ni les daban la palabra a todos los compañeros y compañeras que ubicaban en la Corriente Democrática argumentando absurdamente que todos enfrentan un proceso ante la comisión de Conciliación y Arbitraje. Impusieron un informe de uno de sus asesores, un abogado, que hizo acusaciones descabelladas en contra del anterior consejo, queriendo desviar la atención de la Asamblea, sin permitirles defenderse.

Por ello el compañero Jesús Torres expresidente del Consejo se levantó y exigió que, si querían que saliera de la Asamblea, como le gritaban desde el estrado, lo pusieran a votación, porque era inadmisible que lo atacaran y no le permitieran hablar. El presidente de debates lo puso a votación y una absoluta mayoría votó en contra de su salida, lo que los llevó a declarar que no había condiciones para celebrar la Asamblea, y se retiraron, quedando evidenciados antes los más de 300 asistentes de su negativa a permitirles la palabra y su intento de controlar de manera dictatorial la Asamblea.

Hoy el futuro de Tradoc está en juego, el esfuerzo de tantos años de lucha ha sido secuestrado por las mafias que operan en el estado de Jalisco, los trabajadores y los cooperativistas necesitan de nuevo de todo nuestro apoyo para defender su trabajo, sabemos que lograrán salir adelante porque la historia ha demostrado que son capaces de luchar unidos contra cualquier enemigo y salir victoriosos. Sí, su futuro está en juego, pero no en riesgo, porque son capaces de comenzar siempre y porque han demostrado que su futuro les pertenece.

Resistir un día más, siempre, es la consigna.

La vida es una construcción consciente.

Iván Uranga
Iván Uranga

Especialista en Ciencias Sociales, promotor de comunidades autónomas autogestivas, investigador social, docente de Permacultura, escritor de
ensayos, novelas, cuentos, teatro y poesía.

Comenta

📱 Únete al grupo #AstilleroInforma en Telegram y recibe las noticias

Deja un comentario