El confort nacionalista. Autora: Emma Rubio

0
763

Realmente ¿habrá algo que celebrar? México hoy se siente de fiesta por el grito de Independencia que aconteció hace siglos, y no pretendo meterme en la hermenéutica de los acontecimientos de aquellos tiempos, pero sí en la de estos tiempos. Hace unos días en mi ámbito laboral hubo quienes se sintieron ofendidos por una broma que se realizó en la cual se hizo alusión a la bandera, comentario que en lo personal yo no le vi ninguna connotación ofensiva, sin embargo, esto me llevó a cuestionarme sobre cómo los mexicanos en verdad solemos ser tan hipócritas o quizá ignorantes con respecto a lo que en verdad nos debería representar y conformar la identidad como mexicanos. Porque si nos apegamos a este tipo de simbolismos como parte de nuestra identidad ¿qué sería lo que hoy en día nos representaría? ¿la narcocultura? ¿la impunidad? ¿la corrupción? ¿los feminicidios?

Cierto que el actual gobierno pretende terminar con eso, lo cual, es imposible; pues no puede uno mismo cambiar un patrón de pensamiento que llevamos repitiendo desde que nos “educaron”, mucho menos cambiará una nación por las meras intenciones bondadosas de un presidente.

Así entonces, hablar hoy de Independencia me parece una burla por no verme tan dramática y hablar de ofensa, pero sí me parece un absurdo que hoy se “celebre” algo tan trascendente como la independencia de una nación cuando yo como mujer no me siento independiente para andar por las calles sin temor, cuando no me siento con la libertad de hablar con cualquiera que me salude porque no confío en nadie, hoy día es imposible sentirse independiente económicamente porque no hay sueldo que alcance para quienes somos de clase media, y ni certeza de que se tenga un empleo seguro. No puedo celebrar una independencia cuando las condiciones laborales de este país no nos asegura ya una vejez digna, ni una salud estable.

Yo celebraré la independencia y me sentiré orgullosa mexicana, cuando ya deje de haber tanta violencia de género, cuando dejen de señalarse minorías, cuando dejemos de lado las ideologías y adoptemos todos una razón más humana y menos instrumental, cuando entendamos que todos en esencia sí somos iguales como especie y merecemos los mismos derechos y privilegios y tenemos las mismas obligaciones. Cuando todos tengamos acceso a las mismas oportunidades para lograr el bienestar. México realmente será independiente no cuando el presidente sea el que nos agrade a todos sino cuando realmente asumamos nuestra responsabilidad no sólo como ciudadanos sino como seres humanos y nos dejemos de idioteces partidistas y rompamos las fronteras ideológicas, cuando aprendamos que los prejuicios son los que más dañan a la humanidad. México sí es un país maravilloso, el mexicano es un gran ser humano cuando en verdad saca la casta de la solidaridad y la empatía, ya lo hemos hecho pero solamente en las tragedias, podemos ser eso todos los días y no dejar que el miedo nos arrobe y nos convierta en esos egoístas, miserables, narcisistas, clasistas, racistas y asesinos de modo directo o indirecto que hemos sido y que hemos convertido a este país en un campo de batalla sin sentido.

Si hoy quieres celebrar algo, celebra que aún podemos lograr ser un país educado, unido, libre y seguro para todos. Porque en estos tiempos seguir pensando que esos seres del pasado, una bandera, o algún símbolo patrio que dicho sea de paso están muy cargados de milicia y religión y lo que realmente ponderar esos símbolo, no es mas que la representación de querer seguir en la ceguera social y en el confort que da la mediocridad.

@Hadacosquillas

Deja un comentario