Distintos tipos de riesgo de inversión en México

Imagen ilustrativa.

En México existen diferentes formas de invertir, lo que conlleva una variabilidad de riesgos en las mismas. 

Las inversiones son un gran escenario para combatir en cierta forma a la inflación que vive el país. Informa el INEGI que la inflación ha llegado al 7,68% según el Índice Nacional de Precios al Consumidor, lo que equivale al valor más alto desde el año 2001. Esto explica el Banco Central de México que refiere a un aumento desordenado de precios de bienes y servicios en su mayoría.

Pero, aun así, con este panorama, Forbes explicita que solo el 2% de los ciudadanos mexicanos invierten en la Bolsa de Valores. Es un país donde prácticamente nadie invierte su dinero, lo que acorta mucho las posibilidades de los ciudadanos, los cuales pierden de vista sus posibilidades.

Una de las principales necesidades que se deben tener en cuenta a la hora de invertir es tener paciencia ante este elemento, ya que no se obtienen resultados inmediatos. 

Además, es importante invertir en elementos que se conocen y que estén regulados por instituciones financieras por riesgos de estafas y engaños económicos. Se puede conocer las regulaciones a través de la Condusef y sus cursos básicos para localizar las mejores inversiones. Incluso se pueden utilizar diferentes plataformas que alinean la información en un solo lugar lo que hace que sea más eficaz la búsqueda de en qué invertir y el cómo realizarlo.

Es fundamental no invertir todo inmediatamente, si no ver la posibilidad de diversificar los ámbitos de inversión, ya que es la mejor manera de mantenerla a salvo o por lo menos, con menores riesgos.

Ahora bien, para tener en cuenta los diversos riesgos que puede presentar, se pueden catalogar de diferentes maneras, desde el alto riesgo, en el cual se pueden obtener grandes rendimientos, pero contando con una gran pérdida si no sale bien la misma. Por ejemplo, puede ser la inversión en criptomonedas, ya que son volátiles y noveles en el mercado.

Luego se encuentran las inversiones de riesgo medio, las cuales pueden ser títulos, bienes raíces y bonos de deuda, donde es menor la incertidumbre que representa frente a la rentabilidad.

Por último, se localizan las inversiones de riesgos bajos, las cuales se basan en entes nacionales, estatales sustentados por algún organismo o ente público o institución como lo es el sector bancario. En este caso, también la rentabilidad que se puede representar es pequeña.

También se encuentran riesgos de liquidez, como por ejemplo la adquisición de un inmueble, ya que los mismos no resultan fáciles de vender como cuando son adquiridos.

Así mismo, se encuentran los riesgos de crédito, donde el inversionista no cuenta con capacidad de pagar el préstamo hipotecario que se le ha otorgado. 

Se suma a estos tipos de riesgo, los de volatilidad, dentro del cual se encuentra la posibilidad de perder el capital y genera grandes problemas para quienes asumen la inversión. Estos son los que conllevan cambios inesperados y bruscos de los valores.

En México, si bien las inversiones inmobiliarias son a largo plazo, son una de las mejores formas de invertir, por su seguridad y estabilidad ya que el mercado tiene menos bursatilidad, si bien no tienen gran liquidez. Para generar mayor seguridad es una gran posibilidad trabajar con un administrador inmobiliario que oriente al futuro inversor, en las mejores posibilidades en relación a elementos que al no tener el conocimiento en el tema se perdería de visualizarlos.


Comenta

Deja un comentario