Desfile de dolientes en SEMEFO de Irapuato, a la espera de recoger restos de las 26 víctimas en anexo (nota de POPLab)

Foto: POPLab.

Pide CNDH a Sinhue que investigue masacre mientras el estado prepara plan de regularización de estos centros.

Por: POPLab.

Desaseado y abandonado es como luce el anexo “Buscando el Camino a Mi Recuperación”, escenario de la peor masacre que hasta el momento ha vivido el municipio de Irapuato, la cual dejó 26 personas muertas y 7 heridos; entre las víctimas se encuentra un menor de edad.

Mientras familiares de las víctimas una a una llegaban este jueves al Servicio Médico Forense con la esperanza de que les entregara los cuerpos de sus hijos, hermanos y esposos, algunos tendrán que esperar hasta el sábado para sepultar a sus seres queridos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos se pronunció ante los ataques a centros de atención de adiciones conocidos también como anexos, y exhortó al gobernador de Guanajuato Diego Sinhue Rodríguez Vallejo para que se “investigue de manera diligente los hechos y que no queden impunes, se realicen acciones encaminadas a garantizar los derechos de las personas en situación de adicción”, al señalar preocupación por la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las personas que están internas en estos lugares.

Foto: POPLab.

En el abandono

En la calle Cerrada Guanajuato de la comunidad de Arandas, entre el lodo apenas se alcanzan a visualizar las huellas de las botas de los más de 250 agentes que resguardaron el inmueble después del ataque, entre el lodazal también están ahora las cintas amarillas con la leyenda “Prohibido el paso” que se utilizaron para el cerco de la escena del crimen.

En la ventana de la planta baja del centro de rehabilitación “Buscando el Camino a Mi Recuperación” que da a la calle, unos guantes blancos de látex cuelgan en la orilla. Algunos pedazos de cinta amarilla caen de entre los barrotes del portón principal de color blanco.

A lo lejos los perros ladran, la calle luce sola, el silencio se apodera por unos instantes, pero en el interior del inmueble un perro negro con sarna entra y sale de los cuartos de la planta alta al encontrar la puerta abierta y en ocasiones se asoma sobre los barrotes, dos perros blancos echados en la plancha de cemento del pasillo lateral lo acompañan, pero hoy los tres están solos.

A lo lejos pasan vecinos que de reojo voltean y entre ellos cuchichean, pero no definen su paso, durante varias horas solo se vio una patrulla de la Guardia Nacional pasar de largo a lo lejos.

Foto: POPLab.

Mientras exigen justicia, familias buscan recoger los cuerpos

A 12 kilometros del inmueble, en la colonia Morelos, a las afueras del Servicio Médico Forense, iban llegando los familiares de las 26 víctimas mortales, ingresaban preguntando cuándo entregarían los cuerpos, a dos personas les entregaron a sus seres queridos, que llevarían a velarlos a sus casas y después darles el último adiós. No habría velorio comunitario.

Sin embargo, otros tendrán que esperar al viernes o hasta el sábado para que recoger los restos así les informaron los funcionarios del Semefo. Lo que no faltó fue el personal de las funerarias que esperaban dialogar con los familiares para ofrecer sus servicios.

“Queremos justicia, no es una vez, son varias veces (las que han atacado los anexos) y el gobierno dice que va hacer algo y no hace nada, ayer no fue uno fueron más de 30 y solo eran muchachos tranquilos que buscaban superarse, queremos justicia” explicó el familiar de uno de los fallecidos, quien ingresó al centro de rehabilitación hace seis meses por problemas de drogadicción.

“Él ya no sabía de nada de tanto que se drogaba, ya no sabía de nada, era tranquillo… queremos justicia, muchachitos que no hacen nada, como puede ser mi hijo, puede ser hijo de otra señora, no son (malos), pero que una persona, no tiene corazón, sentimientos para hacer eso”, dijo, e incluso señaló que sí vio mejoría con su familiar al visitarlo cada 15 días.

Una segunda familiar, quien vive por la zona, explicó que el día del ataque escuchó los disparos pero pensó que eran “cuetes”, recuerda que el anexo tenía poco en el lugar y siempre estaba calmado “no había nada raro, nosotros luego salimos a (la calle) a sentarse no vimos nada raro”.

“Imagínese cómo se siente uno, si le mataron a su hijo… ir al anexo a matarlos como si fueran animales yo creo que no (están haciendo su trabajo las autoridades), exigimos justicia”, explicó un familiar de una tercera víctima, un familiar más se sumó a la exigencia “es injusto, queremos justicia”.

Otra madre explicó que en el Semefo les informaron que los gastos funerarios correrán a cargo de la Fiscalía General de Guanajuato del fondo de víctimas.

Después de los 26 muertos buscan regular anexos

Después de éste, el cuarto ataque a los anexos en Irapuato, que dejó 26 muertos y 7 personas heridas, el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez dijo que han detectado 47 anexos pero solo 3 están regulares y 15 iniciaron el proceso de regularización, y señaló que deberán regularizarse o los clausurarán.

Dicha regularización será en todo el estado, anunció el gobierno estatal.

El del miércoles, el cuarto ataque de su tipo en Irapuato. Foto: POPLab.

Esta respuesta obligada del municipio viene hasta que la masacre en el anexo de Arandas puso a Irapuato en el mapa internacional, porque el pasado 6 de junio, en un episodio similar contra el anexo “Empezando una Nueva Vida” asesinaron a 10 personas en la colonia 24 de abril, mientras que en la colonia Progresiva del Jaral incendiaron otro anexo con bombas molotov y privaron de la libertad al menos a cuatro internos e incendiaron una bodega y dos casas, privando de la libertad a un habitante.

En diciembre de 2019, hombres armados irrumpieron en otro de estos centros y privaron de la libertad a 23 hombres, y horas después los dejaron en libertad.

Ortiz Gutiérrez dijo que han detectado que la mayoría de los anexos atacados son irregulares, y se excusó en que no están supervisados porque cambian constantemente de domicilio porque no quieren regularizarse, pero aseveró que los internos “sufren violencia”.

Aunque dijo qué hay gente “bondadosa” que instala anexos de buena fe, coincidió con el secretario de Seguridad Pública, Albar Cabeza de Vaca, en que “seguramente habría otros como los que dice el Secretario que sean fachadas de los propios carteles” sin señalar si los últimos ataques a los anexos tenían relación con el crimen organizado.

La guerra entre los carteles, a los que no quiso nombrar, dijo se aguzó en el municipio el presente año, pero es responsabilidad de los tres niveles de gobierno de atenderla porque “la violencia es generalizada no solo es a anexos, en las calles… No basta el acompañamiento mientras no exista una estrategia más efectiva” culminó.

Este contenido es publicado por julioastillero.com con autorización expresa de POPLab. Prohibida su reproducción. Puedes ver el contenido original haciendo click aquí: https://poplab.mx/article/DesfilededolientesenSemefodeIrapuatoalaesperaderecogerrestosdelas26victimasenanexo

Deja un comentario