Decomiso de armas disminuyó 72% con Cienfuegos (nota de Andrés Estrada en OEM-Informex)

Foto: Cuartoscuro

Al tomar el cargo se redujeron los aseguramientos a menos de la mitad respecto a su antecesor en la Sedena

Andrés Estrada | OEM-Informex

A lo largo de la mesa se muestran un sin fin de armas de fuego cortas y largas, de diversos calibres. Un soldado desmonta el tambor de un revólver y lo pasa por la cortadora de metales, para partirlo a la mitad del cañón. Sus compañeros realizan tareas idénticas con escopetas, escuadras simuladas en baño de oro, ametralladoras calibre .50, fusiles Barret, AR-15 y hasta lanzagranadas. Todos tienen el mismo fin. Su destrucción.

Ese marzo de 2018, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, procede igual con un rifle y posa frente a las cámaras. Durante aquella ceremonia de Destrucción de Armas de Fuego en el Campo Militar Número 1, en la Ciudad de México, mil 800 piezas fueron desmanteladas. Algunas de ellas forman parte de la lista de las 35 mil 354 aseguradas en el país por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de enero de 2013 a diciembre de 2018, de acuerdo con una solicitud de información obtenida vía transparencia en poder de El Sol de México.

Sin embargo, esa cantidad es mínima respecto a las 127 mil 58 confiscadas también por personal militar durante el sexenio del ex presidente Felipe Calderón Hinojosa, cuando el general Guillermo Galván Galván encabezaba la Sedena.

Es decir, los decomisos de armas de fuego a nivel nacional se desplomaron un 72 por ciento durante la gestión de Cienfuegos Zepeda al frente del Ejército mexicano.

El titular de la Sedena en tiempos de Enrique Peña Nieto se encuentra actualmente detenido en Estados Unidos acusado de cinco delitos relacionados con narcotráfico y presuntos vínculos con el crimen organizado.

Los aseguramientos de armamento a las organizaciones criminales disminuyeron de manera gradual conforme transcurrió su periodo al frente del Ejército.

Sigue nuestro canal en Google Noticias

En 2012, último año de funciones de Guillermo Galván, se incautaron 20 mil 825 armas. No obstante, al tomar Cienfuegos el cargo, en su primer año se redujo el aseguramiento a menos de la mitad, con nueve mil 472. Para 2014 las armas decomisadas disminuyeron a seis mil 552; en 2015, a cinco mil 513; en 2016, a tres mil 547, en 2017, a cinco mil 141 y para 2018, a cinco mil 129.

En contraste, los aseguramientos de armas por elementos de la Secretaría de Marina (Semar) sólo se redujeron 20 por ciento entre los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La Sedena no desglosó el calibre del armamento, pero su respuesta revela que 22 mil 810 (65 por ciento) corresponden a armas de fuego largas y 12 mil 544 (35 por ciento) a cortas.

La porosidad de las fronteras permite el ingreso ilícito de armas de fuego al territorio mexicano. En julio de 2019, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio a conocer, que se estimaba que cada año ingresaban a México entre 200 mil y 250 mil armas de forma ilegal por la frontera del norte del país provenientes de Estados Unidos.

Aunque no es la única, pues por la frontera sur también existe otro flujo de armamento que, aunque no es nuevo o de reciente fabricación, de igual forma va a parar a manos de la delincuencia.

Las entidades que aparecen con mayor número de aseguramientos de armas de fuego, en el periodo de Cienfuegos, son en las que el narcotráfico ha impuesto la ley del plomo y la violencia: Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa, Guerrero, Sonora, Durango, Chihuahua, Baja California, Jalisco y Guanajuato.

En contraste, las de menor incautación son la Ciudad de México, con apenas 1; Yucatán, con 14; Aguascalientes, con 25; Tlaxcala con 27 y Quintana Roo, con 29 armas.

En Nayarit, territorio que dominó Juan Francisco Patrón Sánchez, alias El H-2, tras la detención de Héctor Beltrán en 2014, y a quien presuntamente dio protección Salvador Cienfuegos a cambio de sobornos, sólo se aseguraron 266 armas (entre estas 157 largas).

Deja un comentario