Cumbres, chapitos y la búsqueda del punto de inflexión. Autor: Felipe León López

Imagen: Felipe León.
  • Crisis en la Línea 3 del Metro, la estrella de la película de Sheinbaum y el juego sucio
  • Fifíesta familiar de los Salgado en Guerrero

Felipe León López

Justo cuando arrancaba el 2023 apuntamos que una de las prioridades para atender en el gobierno de la llamada cuarta transformación era la política de seguridad, pues a cuatro años el vacío institucional en amplias regiones del país seguían dominadas por criminales, entre otras, el pacífico mexicano, el corredor Bajío- SLP- Zacatecas- Tamaulipas y la ruta del Golfo de México, y los números de homicidios dolosos, extorsiones, secuestros y robos en todas sus modalidades simplemente no se estaban reflejando.

También apuntamos que este desorden y vacío estructural entre los aparatos de seguridad, procuración y administración de justicia no era responsabilidad absoluta del actual gobierno, condenado por una frase bíblica desafortunada de “abrazos, no balazos” y de no haber tenido una política de información que despresurizara la malinterpretada militarización de la seguridad pública y que vinculara a los ciudadanos comunes como coadyuvantes en la pacificación del país.

Y bueno, en estas estábamos cuando se desencadenaron una serie de acciones que indicarían un viraje a la política de seguridad pública federal.

En dos semanas fueron neutralizados tres personajes identificados como generadores de violencia de los grupos delictivos asentados en Sinaloa, Chihuahua y la tierra caliente de Guerrero y Michoacán; el más famoso, Ovidio Guzmán López, alias “El Ratón” integrante del Cártel de Sinaloa, a quien se tenía como objetivo prioritario por los gobiernos de México y los Estados Unidos.

Pero, ¿Cuál es el viraje en esta política de seguridad pública? Pues, en principio, la detención de Ovidio se trató de una operación político- militar de filigrana, en un contexto que requería enviar señales de fortaleza del gobierno mexicano a la comunidad internacional y romper de tajo con las conjeturas de opositores que señalaban contubernio con esta organización criminal.

Segundo, porque sin ser un retorno a la línea de detención de líderes de grupo, sí comienza a retomarse la estrategia de descabezamiento de los líderes generadores de violencia como fórmula para desarticularlos.

Tercero, que las fuerzas armadas y la Guardia Nacional habrían dejado atrás la tolerancia a las afrentas de criminales y bases sociales afines a éstos para hacerles frente y desactivarlas. Dejando atrás el debate de prevención de abusos, las fuerzas armadas y la GN dejarían de lado la tolerancia a los ataques y campañas en su contra alentados por delincuentes.

Y cuarto, aunque hasta el momento no se ha reconocido, dada la coyuntura previa a la cumbre de gobernantes de países del Tratado Comercial de Norteamérica, la detención de Guzmán López se generó cuando desde los Estados Unidos mandaban señales de que el grupo de Sinaloa es uno de los que más exporta fentanilo a su territorio y que habría provocado la muerte de más de 90 mil estadounidenses en el último año, según sus propios datos.

En este momento, no hay duda de que se restableció la línea de colaboración de nuestro país con el vecino del norte y que haya intercambio de información de inteligencia, lo cual además tiene en la antesala las extradiciones de Rafael Caro Quintero y la de Ovidio Guzmán. Sin embargo, como apuntamos con antelación, siguen latentes y sin plan de contención las pre liberaciones de “La Barbie”, Emma Coronel y Osiel Cárdenas Guillén, que sin duda alterarán una vez más el mapa criminal de México y el plan de pacificación.

Hay que esperar que estas desactivaciones de criminales de alto perfil contribuyan a contener la ola de violencia que, en este naciente 2023 lleva casi de 700 homicidios y otros tres reporteros desaparecidos en Guerrero y uno amenazado en Coahuila por bandas criminales.

Claro, como comentamos antes, el ajuste a la política de seguridad deberá encontrar pronto un punto de inflexión que hasta el momento no se ha dado para disminuir las cifras de delitos alto impacto, porque mientras no exista una buena coordinación internacional, de inteligencia criminal y financiera, además de la participación ciudadana y de los medios, el esfuerzo quedará acotado.

Se requiere que todos coadyuvemos, porque la recuperación de la seguridad nos atañe, nos obliga y nos exige como país ser ciudadanos más solidarios, colaboracionistas, empáticos y atentos para mejorar la prevención de delitos.

CORCHOLATERO: El Metro, la estrella de la película de Sheinbaum.

El sistema de transporte colectivo Metro se preparaba para una serie de anuncios estelares para el 2023: la reapertura del túnel de Mixcoac a Atlalilco de la Línea 12 este 14 de enero; la anticipaba reapertura y relanzamiento de la Línea 1 de Pantitlán a Balderas para marzo; la adquisición de nuevos trenes chinos para la línea 3 y el arranque de las acciones de mantenimiento en el primer semestre. Después de la gran crisis de la caída de la Línea 12 en Tláhuac, también se anunciarían avances y expectativas de reapertura. El Metro, los nuevos trolebuses chinos y los cablebuses serían las estrellas de del gobierno de Claudia Sheinbaum para el 2023. Lo supieron todos en su gabinete y sus operadores políticos. ¿Entonces qué pasó? ¿Cómo pudo ocurrir un nuevo percance y otros incidentes más en el arranque de año? Fueron 28 o 32 horas aproximadamente que de los 30 TT 21 de las redes sociales que eran relativos a la situación de la Línea 3 del Metro y el papel de la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. El saldo de imagen pública en redes sociales (e-Reputation) fue negativo, según la consultora MW GROUP: 86 por ciento reprobando a la jefa de Gobierno y apenas un 14 por ciento la respaldó. Una crisis más para la jefa de gobierno que ocurre cuando está fuera de la capital y no hay estrategia política y mediática de contención de daños. Algunas veces uso excesivo de fuerza pública, otras, escalada de protestas o alguna situación de seguridad pública o protección civil. Nada es casualidad, pero quizá estos hechos no se registrarían sin complicidades internas, en el primer círculo de colaboradores que por anteponer su agenda personal crean fuegos y aparecen como bomberos. Por supuesto, cuando estas aguas corren desbordadas terminan en los molinos de los adversarios de Claudia. En la guerra, la política y el amor, las casualidades no existen, dicen por ahí.

Guerrero: Félix Salgado y su “fifiesta” familiar de año nuevo 2023, mientras en Acapulco y Tierra Caliente siguen sin control

Félix Salgado Macedonio, dejó su populosa y bulliciosa colonia “la Marroquín”, donde se ubicaba su vivienda para ocupar, como él mismo lo dijo, “el mejor lugar para observar el espectáculo de luces y juegos pirotécnicos sobre la bahía y ahí recibir el año 2023”. Salgado Macedonio, nos cuentan, recibió el año nuevo desde una terraza del lujoso y fifí fraccionamiento Joyas de Brisamar, a un costado del fraccionamiento Las Brisas y arriba de la doceava Región Naval Militar. No tuvo empacho para disfrutar de las luces que, según su hija, Evelyn Salgado Pineda, tuvo un costo de 12 millones de pesos para este y otros eventos pirotécnicos en el estado. En este disfrute, sin embargo, contrasta con la ausencia de información de un presunto enfrentamiento violento en Coyuca de Catalán donde habrían muerto 20 personas y la desaparición de tres administradores de una página de red social dedicada a denunciar a grupos delictivos, y ni qué decir de los cinco cadáveres desmembrados hallados en Acapulco. El senador Salgado y vicegobernador de Guerrero, quien sigue metiendo la mano para nombrar y destituir funcionarios, como Ludwing Marcial Reynoso Núñez, priista de toda la vida y como conversa al morenismo, ahora fue nombrada secretaria de Migrantes y Asuntos Internacionales. La fiesta familiar no quedó ahí, porque el yerno, Rubén Hernández Fuentes, es decir esposo de Evelyn Salgado Pineda, jefe del staff de la gubernatura de Guerrero (con quien se casaría el año pasado en un lujoso hotel y en una fecha dolorosa para los 43 desaparecidos de Ayotzinapa), según la columna “Kiosco” de El Universal tiene un presupuesto de 33 millones de pesos para operar este año, algo así como 21 millones de pesos más que en 2022, mientras que la oficina de Atención a Víctimas apenas tiene presupuestados 13 millones. Más aún, la directora del DIF estatal a cargo de la otra hija de Félix, Luz Adriana Salgado Pineda, manejará presupuesto de 453 millones 211 mil pesos, que es superior a todo lo autorizado para el Congreso local. Y falta conocer cuándo se llevaría la otra hija en publicidad, María del Sol Salgado, a cargo del periódico El Guerrero, propiedad de su padre. Diría Pompín Iglesias: “¡Qué bonita familia!”.

Felipe León López
Felipe León López

Analista político, egresado de la FCPyS UNAM, con especialidad en estudios prospectivos. Es coautor de El Video poder en México (1995), Una Historia hecha de Sonidos (2004), Historia y Remembranzas de Radio Educación (2008) y Días de Radio (2017). Ha sido colaborador de portales, diarios y revistas de cultura, política y educación. Contacto feleon_2000@yahoo.com

Comenta

Deja un comentario