Cuando 2,700 millones de personas hablan con una sola voz, el mundo escuchará atentamente

0
653
Xinhua

Por Shi Xiaomeng
BEIJING, 11 oct (Xinhua) — Cuando China y la India fueron pioneras por primera vez en conjunto de los Cinco Principios de la Convivencia Pacífica en una declaración de 1954, no imaginaron que sus esfuerzos concertados de defensa han ayudado a generar uno de los pilares de las relaciones internacionales modernas.
Décadas más tarde, China y la India se han convertido en jugadores importantes en el escenario mundial, y cuentan respectivamente con una población de más de 1.300 millones. Si los dos países se unen aún más para lograr una cooperación más enérgica y pragmática, es muy probable que produzcan más beneficios no solo para ellos sino también para el resto del mundo.
Mientras el presidente chino, Xi Jinping, viajó este viernes a la ciudad de Chennai, en el sur de la India, para tener una reunión informal con el primer ministro indio, Narendra Modi, se espera que se centren en cuestiones reales que van desde los lazos bilaterales hasta los desafíos compartidos que enfrentan los dos países, sin el boato de una visita de Estado, tal como lo hicieron en el centro de transporte principal de China, Wuhan, en abril del año pasado.
Durante el último año y medio, guiados por el consenso alcanzado por los dos líderes en la reunión de Wuhan, el desarrollo de las relaciones bilaterales ha mantenido un impulso sólido y estable, lo que ha inyectado certeza en la región y más allá.
Más importante aún, la cooperación práctica entre las dos partes está ganando fuerza. En 2018, el volumen comercial bilateral alcanzó un récord de 95,5 mil millones de dólares estadounidenses. Más de 1.000 compañías chinas están haciendo negocios en la India, con una inversión acumulada de 8 mil millones de dólares.
Como un avance en la cooperación bilateral, el comercio farmacéutico China-la India ha estado creciendo constantemente. La India se ha convertido en el cuarto mayor socio comercial de China en el área y en el mayor exportador de materias primas médicas a China.
Mientras tanto, los intercambios frecuentes en los sectores culturales y de alta tecnología han electrificado la vitalidad de ambos mercados. Las películas indias como «3 idiotas», «Dangal» y «Secret Superstar» barrieron la taquilla china. A su vez, la serie de teléfonos inteligentes Redmi de la compañía tecnológica china Xiaomi ha encabezado el ranking de ventas en la India. El gigante de comercio electrónico de China, Alibaba, también proporcionó conocimientos tecnológicos y apoyo financiero para el esfuerzo de la India por desarrollar su mayor plataforma de pagos móviles Paytm.
Si bien la cooperación bilateral está adquiriendo un aspecto nuevo y vigoroso, aún se debe aprovechar un mayor potencial.
China es ahora la segunda economía más grande del mundo, y la India ha sido una de las economías de mercados emergentes de más rápido crecimiento.
En los últimos años, ambos países han priorizado reformas estructurales para impulsar el desarrollo económico, crear más empleos y mejorar el bienestar de las personas. Como las dos economías son altamente complementarias, el desarrollo de China significa amplias oportunidades de crecimiento para la India, y viceversa.
El sector de alta tecnología puede ser un nuevo punto de crecimiento. A medida que se acerca la era de la cuarta revolución industrial con grandes datos e inteligencia artificial, los dos países comparten oportunidades e incentivos para montar olas globales de una nueva transformación tecnológica.
La infraestructura es otra área próspera ya que la construcción conjunta del Corredor Económico Bangladesh-China-la India-Myanmar ha proporcionado un marco efectivo para animar la interconectividad regional y el desarrollo común.
La cooperación entre China y la India siempre ha trascendido el alcance de las relaciones bilaterales. Tiene importancia regional y global.
Con los dos mercados de consumo más poblados del mundo, China y la India tienen enormes oportunidades comerciales y de inversión para las empresas globales mientras luchan por hacer frente a la creciente ola de proteccionismo comercial y nacionalismo económico.
Como las principales naciones en desarrollo, China y la India también comparten una postura similar sobre la erradicación de la pobreza, la lucha contra el cambio climático y los ataques cibernéticos, y la protección del multilateralismo en los asuntos mundiales.
Mientras los dos países puedan apegarse al juicio fundamental de que no representan amenazas y ofrecen oportunidades de desarrollo, pueden ayudar a mantener la estabilidad y la prosperidad regional y global.
Para lograr eso, los dos vecinos deben gestionar adecuadamente sus diferencias a través de los canales de comunicación existentes, mejorar la confianza política mutua, profundizar el entendimiento mutuo y buscar puntos en común sobre cuestiones relacionadas con sus respectivos intereses centrales.
Cuando Xi se reunió por primera vez con Modi antes de la cumbre de los BRICS de 2014 en Brasil, le dijo al líder indio que «si los dos países hablan con una sola voz, todo el mundo escuchará atentamente; si los dos países se unen de la mano, todo el mundo los vigilá de cerca». Su afirmación es aún más cierta hoy en día.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR julioastillero.com CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE XINHUA.  Prohibida su reproducción.

Deja un comentario